Acúfenos (zumbidos en los oídos)

Acúfenos (zumbidos en los oídos)
Clasificación Internacional (CIE) H93.-

Básico

El tinnitus es un término que engloba todas las formas de ruidos en el oído o la cabeza, sin una definición más precisa de sus causas. Los pacientes con acúfenos oyen sonidos o tonos que son percibidos exclusivamente por ellos mismos y que no existen fuera de la cabeza. Por lo tanto, otras personas no pueden oír los sonidos. Coloquialmente, esto se conoce como zumbido en los oídos.

Según las estadísticas, unos diez millones de personas en Alemania ya han sufrido tinnitus al menos una vez durante un periodo de tiempo prolongado. De ellos, unos tres millones necesitaron tratamiento médico. Se calcula que en Alemania 340.000 personas sufren tinnitus cada año.

Debido a la creciente exposición al ruido en la adolescencia (por ejemplo, en los conciertos o en las discotecas), la frecuencia de los acúfenos en los adolescentes y los adultos jóvenes aumenta constantemente.

Causas

El tinnitus puede estar causado por numerosos trastornos de la salud. Por ejemplo, el zumbido de oídos puede estar causado por daños en el nervio auditivo o en el oído interno. En muchos casos, las finas células ciliadas del oído interno también resultan dañadas por el ruido o las infecciones víricas.

El desarrollo del tinnitus se ve favorecido por los siguientes factores:

  • Estrés y ruido: se sospecha que estos factores son la causa de aproximadamente la mitad de los casos de acúfenos.
  • Pérdida de audición en el oído interno
  • Pérdida de audición: alrededor del 70 por ciento de los pacientes sufren tinnitus tras una pérdida de audición.
  • Ciertas enfermedades del oído: por ejemplo, infecciones del oído medio, perforación del tímpano (lesiones en el tímpano), otosclerosis (disminución de la movilidad de los huesecillos del oído medio) o trastornos funcionales de la trompa de Eustaquio.
  • Tumores: Los ruidos en el oído suelen ser el primer síntoma de un tumor de los nervios auditivos y vestibulares.
  • Ciertas enfermedades subyacentes fuera del oído: por ejemplo, enfermedades metabólicas (hipercolesterolemia: aumento del nivel de colesterol), trastornos circulatorios de los vasos sanguíneos de la zona de la cabeza como consecuencia de la arteriosclerosis, hipertensión (presión arterial alta), maloclusiones, enfermedades de la columna cervical (por ejemplo, latigazo cervical).
  • Ciertos medicamentos / intoxicaciones: por ejemplo, antibióticos, analgésicos (como el ácido acetilsalicílico) o antidepresivos.
  • Tensión en la columna vertebral o en los músculos de la articulación de la mandíbula
  • Factores psicológicos: por ejemplo, emociones fuertes como la ansiedad o la sobreestimulación psicológica.

Síntomas

En concreto, el tinnitus no es una enfermedad, sino un síntoma derivado de ciertos problemas físicos o psicológicos. La gravedad de los síntomas puede variar mucho según el paciente. Las molestias que se perciben con más frecuencia son ruidos unilaterales o bilaterales que pueden parecerse a silbidos, zumbidos, siseos, zumbidos, crujidos o silbidos. Si los sonidos se producen de forma sincronizada con el pulso, esto puede ser un indicio de malformaciones o estrechamiento de los vasos sanguíneos en la zona de la cabeza y el cuello. A menudo también se produce una reducción simultánea de la audición y, en algunos casos, también un mareo en espiral.

Los acúfenos pueden dividirse en los siguientes tipos en función de su gravedad individual:

  • Acúfenos compensados: En este caso, la persona afectada es consciente de los ruidos, pero es capaz de soportar bien la exposición constante al ruido. La presión de sufrimiento de este tipo de acúfenos es baja o inexistente.
  • Tinnitus descompensado: Tiene un gran impacto en todos los ámbitos de la vida y provoca un gran sufrimiento. Como consecuencia de los acúfenos, pueden producirse trastornos del sueño, de la concentración, depresión o ansiedad.

Según la duración del cuadro clínico, se distinguen los siguientes tipos:

  • Acúfenos agudos: quejas que duran hasta tres meses
  • Acúfenos crónicos: Los síntomas duran más de tres meses.

Dependiendo de si el zumbido de oídos también puede ser percibido por personas ajenas, se distinguen los siguientes tipos de acúfenos:

  • Acúfenos subjetivos: El acúfeno sólo puede ser percibido por la persona afectada.
  • Acúfenos objetivos: En el caso de los acúfenos objetivos, el zumbido en los oídos se basa en una fuente de sonido endógena que también puede percibirse o medirse desde el exterior, como los ruidos de flujo debidos a la constricción de los vasos en la zona de la cabeza y el cuello. Sin embargo, el tinnitus objetivo es extremadamente raro en comparación con el tinnitus subjetivo.

Se puede hacer otra distinción del tinnitus en función de la audición:

  • Acúfenos con pérdida de audición: En este caso, además de los acúfenos, existe una limitación de la capacidad auditiva.
  • Acúfenos sin pérdida de audición: La capacidad auditiva permanece totalmente intacta.

Diagnóstico

Dado que el tinnitus puede estar causado por otras enfermedades subyacentes que requieren un tratamiento agudo, el primer paso es tratar de identificarlas. Para ello, se llevan a cabo determinados exámenes, como la anamnesis (elaboración de la historia clínica), un examen detallado de la zona del oído, la nariz y la garganta, una microscopía del oído, una prueba de equilibrio, pruebas de audición, una nasofaringoscopia (examen de la zona de la nariz y la garganta) y, en determinados casos, una audiometría del tronco cerebral.

Además, se determina el umbral sonoro por encima del cual deja de percibirse el acúfeno (nivel de enmascaramiento). Para ello, se reproducen diferentes sonidos al paciente a través de auriculares hasta alcanzar el volumen en el que se enmascara el tinnitus.

Con la ayuda de un análisis de sangre, se pueden determinar posibles inflamaciones o un aumento del nivel de colesterol. La medición de la presión arterial permite diagnosticar la hipertensión (tensión arterial alta). Un examen del sistema masticatorio puede revelar posibles maloclusiones o trastornos de la articulación temporomandibular. Un examen ortopédico puede descartar la afectación de la columna cervical.

En algunos casos, también se llevan a cabo procedimientos de imagen. En particular, se utiliza la resonancia magnética (RM) para excluir ciertos tumores (por ejemplo, neuroma acústico, paraganglión) o la ecografía Doppler (examen de ultrasonido) de los vasos del cuello.

Terapia

Una opción terapéutica importante es identificar y eliminar las causas del tinnitus. Sin embargo, a menudo no es posible determinarlas con exactitud. Dependiendo de si el acúfeno es agudo o crónico, existen pautas de tratamiento claras que se basan en el tiempo y la gravedad de la enfermedad.

Acúfenos agudos

En el caso de los acúfenos agudos, es especialmente importante iniciar el tratamiento lo antes posible, idealmente en los primeros días tras la aparición del zumbido en los oídos. Se pueden llevar a cabo, entre otras, las siguientes medidas

  • Terapia de infusión: En este caso, el paciente recibe una medicación que mejora la circulación sanguínea a través de una infusión, cuyo objetivo es mejorar el suministro de sangre y oxígeno al oído interno.
  • Cortisona: Si se sospecha que el acúfeno tiene una causa inflamatoria, se administra una infusión de cortisona.
  • Terapia de cámara depresión (oxigenoterapia hiperbárica): Si las terapias mencionadas anteriormente no consiguen ninguna mejora, se puede llevar a cabo una terapia de cámara de presión.
  • Tratamiento físico-médico o fisioterapéutico: Estos procedimientos pueden utilizarse si las lesiones o malposiciones de la columna cervical son la causa del tinnitus.
  • Tratamiento de ortodoncia: Se lleva a cabo si los desajustes de la dentición o de la articulación temporomandibular desencadenan el tinnitus.

Acúfenos crónicos

Si el paciente padece un acúfeno crónico, la atención médica intensiva es de especial importancia. Es importante que el paciente aprenda a lidiar con su constante zumbido de oídos en la vida cotidiana. La reducción del estrés y los métodos especiales de relajación, como el entrenamiento autógeno o el yoga, también pueden favorecer el proceso de curación.

Con la ayuda de enfoques psicoterapéuticos, se puede ayudar especialmente a aquellos pacientes que se sienten inseguros, deprimidos o ansiosos a causa del tinnitus. La terapia cognitivo-conductual, entre otras, ha demostrado su eficacia en este contexto.

Mediante el uso de audífonos especiales, como máscaras para el tinnitus o generadores de ruido, se puede suprimir la percepción del tinnitus. Se asemejan visualmente a los audífonos y producen continuamente un ruido que distrae de los sonidos del tinnitus o los tapa por completo. En algunos casos, también se lleva a cabo una terapia de reentrenamiento del tinnitus (TRT). En la TRT, los audífonos se ajustan. Además, se realizan varias sesiones de asesoramiento, en las que se ofrece educación y orientación (asesoramiento) y apoyo psicoterapéutico, durante un periodo de unos 18 meses. Utilizando estos audífonos especiales en combinación con una terapia de reeducación del tinnitus, se pueden conseguir buenos resultados en el tratamiento.

Si, además del tinnitus, hay una reducción de la audición, el uso de audífonos puede ser útil. En el caso de una pérdida auditiva neurosensorial grave, ésta puede tratarse con un electrodo en el oído interno (implante coclear). En muchos casos, el tinnitus desaparece por completo o, al menos, los síntomas mejoran cuando se recupera la audición.

Previsión

En los acúfenos agudos, la llamada curación espontánea se produce en un 60-80% de los casos. Se trata de una desaparición completa y repentina del zumbido de oídos. El tinnitus crónico sólo se cura espontáneamente en casos excepcionales.

Sin embargo, los síntomas del tinnitus crónico suelen mejorar con el tiempo. En la mayoría de los casos, después de unos 18 meses, los enfermos perciben que el zumbido de oídos es mucho más silencioso que al principio de la enfermedad. Sin embargo, en raras ocasiones, los síntomas pueden aumentar de intensidad con el tiempo.

Pronóstico con terapia

En general, el pronóstico es mejor cuanto antes se inicie el tratamiento del tinnitus agudo. En el caso de los acúfenos agudos, el mejor resultado puede conseguirse con la ayuda de una terapia de infusión de cortisona. El objetivo del tratamiento es eliminar por completo el zumbido de oídos.

En el caso de los acúfenos crónicos, sólo en raras ocasiones puede conseguirse la eliminación completa del zumbido en los oídos. En este caso, los mejores éxitos de la terapia se consiguen mediante el aprendizaje de determinadas estrategias de procesamiento: el paciente aprende, por ejemplo, a dejar de percibir el acúfeno escuchando específicamente lejos de él.

Complicaciones del tinnitus

Si la persona afectada no consigue acostumbrarse al tinnitus, también pueden aparecer las siguientes molestias:

  • Depresión
  • Trastornos del sueño
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de estómago
  • Ansiedad

En casos excepcionales, estas molestias secundarias pueden llegar a provocar una incapacidad laboral. Con la ayuda de una terapia combinada médico-psicológica, el estrés provocado por el tinnitus puede reducirse significativamente en la fase inicial y, posiblemente, incluso puede evitarse una cronificación de la enfermedad.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.