Apnea del sueño

Apnea del sueño
Clasificación Internacional (CIE) G47.-

Básico

Los ronquidos, aunque muchos los consideran molestos, rara vez se consideran un síntoma grave de enfermedad. Sin embargo, en algunos casos puede ser un indicio de un trastorno respiratorio, concretamente el síndrome de apnea obstructiva del sueño. En particular, los ronquidos muy fuertes e irregulares pueden indicar esta enfermedad, que puede causar pausas en la respiración que pongan en peligro la vida.

Aproximadamente el cinco por ciento de la población está afectada por esta enfermedad, y los hombres de mediana edad con sobrepeso corren un riesgo especial.

Entre las apneas del sueño, el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) es una forma muy común. Se trata de una afección en la que los músculos del paladar se relajan durante el sueño, provocando el estrechamiento de las vías respiratorias superiores. Esto perturba la respiración de la persona afectada, lo que puede incluso provocar una insuficiencia respiratoria. El descenso de la presión parcial de oxígeno en la sangre hace que el centro respiratorio del cerebro reaccione, activando los músculos respiratorios. El cuerpo intenta compensar la falta de oxígeno con unas cuantas respiraciones fuertes, y la persona afectada suele despertarse, lo que también se denomina excitación. La duración de las pausas en la respiración puede ser de sólo unos segundos, pero también puede ser de hasta dos minutos en algunas circunstancias. Es posible que estas pausas en la respiración se produzcan varias veces durante la noche, pero la mayoría de las personas no pueden recordar al día siguiente que se vieron sacudidas del sueño por estas pausas en la respiración.

Dado que las pausas repetidas en la respiración reducen el suministro de oxígeno del cuerpo, éste trata de aumentar el suministro de oxígeno incrementando el gasto cardíaco. En algunos casos, esto puede provocar problemas de presión arterial o arritmias cardíacas.

Además de la forma obstructiva, también existe la apnea del sueño de causa central. En esta forma, las razones de las pausas respiratorias no están en las vías respiratorias, sino en los músculos respiratorios. El diafragma y los músculos respiratorios del tórax dejan de funcionar satisfactoriamente, por lo que se produce una falta de oxígeno y la persona afectada se despierta del sueño. La apnea central del sueño suele afectar a personas mayores, pero no suele ser muy peligrosa, por lo que rara vez necesita tratamiento médico. Sin embargo, si hay otros problemas de salud, como una enfermedad cardíaca o una insuficiencia nerviosa, definitivamente hay que acudir al médico.

Causas

Hay una serie de factores de riesgo que pueden favorecer el desarrollo de la enfermedad de la apnea del sueño: Entre ellos se encuentran, sobre todo, el aumento del peso corporal, el consumo de alcohol, así como la ingesta de somníferos y tranquilizantes. Esto hace que el paladar se relaje, lo que puede bloquear las vías respiratorias. Además, los cambios anatómicos pueden favorecer la aparición del síndrome de apnea del sueño. Por ejemplo, si la lengua o las amígdalas están agrandadas, o las vías respiratorias están estrechas, esto puede contribuir al desarrollo del síndrome de apnea del sueño.

En el caso de la apnea central del sueño, las causas de la enfermedad se encuentran en el sistema nervioso central, lo que provoca una alteración de la regulación de los músculos respiratorios.

Síntomas

Las personas con apnea del sueño suelen tener problemas para dormir toda la noche debido a su enfermedad, que puede afectar a capacidades cognitivas como la atención y la memoria. Esto también puede conducir a un microsueño durante el día, lo que supone un gran peligro para quienes lo padecen, especialmente mientras conducen. La apnea del sueño también puede tener un efecto a largo plazo en la psique, cuando se desarrollan la depresión y la ansiedad debido a las alteraciones del sueño. Debido a la reducción del suministro de oxígeno, los afectados pueden sufrir dolores de cabeza al despertarse. Además, la apnea del sueño puede provocar apatía sexual y, por tanto, problemas de potencia en los hombres.

A veces, los niños también se ven afectados por el síndrome de apnea del sueño. Se sospecha que el síndrome de apnea obstructiva del sueño puede ser una causa del "síndrome de muerte súbita del lactante". Los niños en edad escolar suelen destacar por su pereza y desgana, así como por un descenso del rendimiento académico.

Diagnóstico

Los ronquidos, que suelen ser el primer signo de la apnea del sueño, suelen ser percibidos por la pareja. Si además se observan pausas respiratorias durante el sueño, la persona afectada debería acudir a un médico o ser observada en un laboratorio del sueño. Para ello es necesario que el paciente pase una o dos noches en el laboratorio del sueño, donde se miden su sueño y algunas constantes vitales, como la respiración, la frecuencia cardíaca, los movimientos del pecho y la saturación de oxígeno en la sangre. A veces también es necesario realizar pruebas de las funciones mentales durante el día.

De vez en cuando, el síndrome de apnea obstructiva del sueño puede estar causado por pólipos en las vías respiratorias o por la desviación del tabique nasal. En estos casos, puede ser útil que un otorrinolaringólogo diagnostique o descarte estas alteraciones anatómicas.

Terapia

Un factor de riesgo que puede contribuir significativamente al desarrollo del síndrome de apnea del sueño es la obesidad. Por lo tanto, es muy recomendable que las personas que padecen esta enfermedad pierdan peso. Incluso una pequeña pérdida de peso conlleva una mejora de la respiración durante el sueño, lo que hace que los afectados se sientan mejor y más eficientes también durante el día.

Además, el consumo de alcohol puede favorecer la aparición del síndrome de apnea del sueño, por lo que debe limitarse al máximo o, al menos, omitirse por completo dos horas antes de acostarse. El alcohol tiene un efecto inhibidor de la respiración y, en algunos casos, también puede desencadenar una parada respiratoria. Además del alcohol, los medicamentos como los somníferos (benzodiacepinas) también restringen la respiración y pueden provocar apnea del sueño.

Para evitar la apnea del sueño, es aconsejable dormir de lado. El uso de gotas nasales también puede mejorar la condición al despejar las vías respiratorias, pero éstas pueden causar problemas incluso con un uso prolongado.

En algunos casos, la apnea del sueño puede curarse con estas acciones, pero la mayoría de los pacientes necesitan tratamiento médico.

Terapia CPAP (presión positiva contínua en las vías respiratorias): En este tratamiento, el paciente recibe presión positiva en las vías respiratorias a través de una máscara nasal para mantenerlas abiertas, lo que puede mejorar los problemas respiratorios. Esta terapia suele utilizarse para la forma obstructiva de la apnea del sueño, pero estudios recientes han demostrado también un efecto positivo en el síndrome de apnea central del sueño. La mayoría de las personas toleran esta forma de terapia, pero hay algunos pacientes que no pueden soportar el ventilador o se sienten molestos.

Férulas de mordida: Estas férulas se colocan directamente en el maxilar inferior o superior del enfermo y están diseñadas para mantener abiertas las vías respiratorias desplazando la lengua y el paladar, así como abriendo la mandíbula. Las desventajas de este tratamiento son que es muy caro y no se puede utilizar en todo el mundo.

Métodos quirúrgicos: Algunas alteraciones anatómicas pueden tratarse con métodos quirúrgicos. Por ejemplo, las adenoides, las amígdalas hinchadas o las malformaciones del paladar o la mandíbula, así como el tabique desviado, pueden tratarse mediante cirugía en la mayoría de los casos. También existe un método quirúrgico denominado uvulopalatofaringoplastia (UPPP), en el que se extrae tejido de la zona de la garganta para abrir las vías respiratorias. Este método tiene éxito en aproximadamente la mitad de los casos.

Oxigenoterapia: En combinación con otras formas de tratamiento, el suministro de oxígeno puede tener un efecto favorable sobre el síndrome de apnea del sueño. Especialmente en casos de enfermedades cardiopulmonares adicionales, la ventilación con oxígeno a través de una máscara nasal CPAP es necesaria para saturar la sangre suficientemente con oxígeno.

Desgraciadamente, en la actualidad no existen medicamentos que puedan curar directamente los ronquidos o el síndrome de apnea del sueño.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.