Burnout

Burnout

Básico

"Burnout" es un término inglés que significa quemado, completamente agotado. Todavía no existe una definición clara de burnout, por lo que el número exacto de personas afectadas sigue sin estar claro.

El término fue acuñado en los años 70 por el psicólogo estadounidense Herbert Freudenberger. El burnout se describió por primera vez en las profesiones sociales (profesiones sanitarias y de enfermería, voluntariado). El idealismo de la mayoría de las personas de este grupo ocupacional y el trabajo constante al límite emocional y físico con un bajo nivel de reconocimiento pueden hacer que se quemen.

Actualmente, el síndrome de burnout se describe como un completo agotamiento físico, mental y emocional. Además, hay inquietud, tensión, falta de motivación, disminución del rendimiento y molestias psicosomáticas.

En la mayoría de los casos, estos síntomas son consecuencia de una fuerte frustración, cuya causa suele estar en el trabajo. Las razones para ello son las exigencias excesivas, la falta de reconocimiento (elogios, oportunidades de promoción, aumento de sueldo) o las trabas burocráticas que dificultan la consecución de los objetivos personales.

También puede ser frustrante no alcanzar un objetivo vital o lograrlo sin sentir la satisfacción esperada.

Hoy en día, se admite que el burnout puede afectar a todos los grupos profesionales y también a las personas mayores o a los desempleados. El burnout no tiene por qué ir precedido de un "burn" en el sentido de un compromiso excesivo; también puede ser desencadenado por el mobbing.

Fases

Los investigadores dividen el burnout en diferentes fases (generalmente sucesivas). El siguiente modelo se refiere al experto Prof. Martin Burisch (Universidad de Hamburgo).

Fase 1: Sobrecarga, sobrecompromiso

El idealismo y el exceso de compromiso hacen que las personas "ardientes" se lancen a una empresa. En esta fase, el agotamiento sólo puede predecirse en muy pocas ocasiones. En cuanto el reconocimiento esperado (recompensa, promoción profesional) queda por detrás de la expectativa durante un periodo de tiempo más largo, comienza el verdadero síndrome de burnout.

La presión que sufren los afectados también puede tener una motivación externa. A esto le sigue el agotamiento, la frustración y la irritación. El cuerpo también reacciona al sobreesfuerzo. El resultado son dolores de cabeza, de estómago y alteraciones del sueño.

Fase 2: Reducción del compromiso

Una característica típica del síndrome de burnout es la intensa frustración. Los enfermos tienen que aceptar que el objetivo fijado no se alcanzará. El idealismo anterior se desvanece y el compromiso disminuye.

Dado que se ha invertido mucho tiempo y esfuerzo en la fijación de objetivos, las exigencias aumentan considerablemente. Los afectados se sienten explotados y tratados con muy poco aprecio.

Al mismo tiempo, se produce una resignación interior. A partir de este momento, sólo se hace lo más necesario, incluso con descansos generosos, y los errores se acumulan. Para algunos, esta actitud se extiende también al tiempo de ocio, mientras que otros florecen en cuanto abandonan su lugar de trabajo.

Los enfermos de burnout se distancian de su entorno social. La compasión y la simpatía (empatía) dan paso a la frialdad emocional, y el cinismo no es infrecuente. El sentimiento normalmente positivo hacia los seres humanos (compañeros de trabajo, amigos, familia) disminuye.

Fase 3: Depresión, agresión y culpabilidad

Ahora hay que encontrar un culpable del fracaso personal. Puede ser el propio enfermo, pero también personas de su entorno.

Si la culpa se busca y se encuentra en uno mismo, la depresión amenaza. Los sentimientos de fracaso, incapacidad, impotencia y desamparo se apoderan de ellos y hacen que toda la autoestima disminuya.

Los síntomas característicos de la depresión (nerviosismo, vacío, pesimismo, ansiedad, incluso pensamientos suicidas) se hacen notar.

El panorama es diferente cuando se culpa a los compañeros o al "sistema". Se niega la propia parte en el fracaso, la agresión se extiende. Hay numerosos conflictos con otras personas contra las que se dirige toda la ira. Las personas afectadas están de mal humor, constantemente irritadas y se sienten atacadas muy rápidamente.

Fase 4: Degradación y disminución del rendimiento

Aumentan los errores por descuido, se olvidan las citas. Las dificultades en la toma de decisiones, la falta de creatividad y la incapacidad para afrontar problemas complejos son el resultado de una tensión constante.

En el trabajo, el principio rector es "trabajar para gobernar". La iniciativa, la motivación y la productividad disminuyen constantemente.

La actitud mental también cambia gradualmente. El "encasillamiento" y el "pensamiento en blanco y negro" se instalan, los cambios y la ruptura de la rutina se rechazan porque requerirían un gasto adicional de energía.

Fase 5: Desinterés, aplanamiento

Las personas afectadas también se retraen emocionalmente a causa del descenso de su rendimiento. La indiferencia y el aburrimiento aumentan. Las aficiones, la familia y los amigos se reducen al mínimo, la soledad se extiende.

Fase 6: Desesperación

En la última fase, prevalece la desesperación total. Se cuestiona el sentido y el valor de la vida, los pensamientos suicidas se acumulan y a veces se ponen en práctica.

Causas

El burnout está influenciado por factores internos (personales) y externos (ambientales).

Dependiendo de la personalidad y de las habilidades para afrontar los obstáculos y la presión, el riesgo de padecer este síndrome varía de una persona a otra.

Sin embargo, las situaciones individuales pueden ser tan estresantes y desesperantes que muy pocos pueden superarlas sin dejar huellas. Los expertos llaman a esto "desgaste" o agotamiento pasivo.

Las causas son tan variables como las personas afectadas. Dado que cada situación vital es diferente, los factores que conducen al agotamiento sólo pueden dividirse a grandes rasgos en factores internos y externos.

Factores internos

Hay dos tipos de personas. Lo que ambos tienen en común es un pronunciado afán de reconocimiento.

Tipo 1:Personas con baja autoestima. Son hipersensibles, adaptados, pasivos y muy necesitados de amor.

Tipo 2:Personas muy dinámicas, decididas y ambiciosas con un alto grado de idealismo y compromiso.

También hay otros factores de riesgo:

  • La imagen de sí mismo se construye a partir del desempeño exitoso de un solo rol (por ejemplo, gerente exitoso).
  • Se cuestiona el sentido de las propias acciones
  • Objetivos poco realistas, relación desigual entre el esfuerzo requerido y el resultado.
  • Los objetivos se fijan en función de las expectativas de los demás
  • Grandes expectativas de reconocimiento tras la consecución de un objetivo
  • Falta de sentido y aceptación de las propias debilidades, impotencia
  • Incapacidad de decir no (a los demás o al propio afán de perfección)
  • Conseguir objetivos a toda costa, porque lo propio o el proyecto es excepcional y justifica todos los medios.

Factores externos

El burnout suele comenzar con un cambio drástico en la situación vital de la persona (empezar la universidad, iniciar una carrera, cambiar de trabajo). Estos cambios sacuden y cuestionan la imagen que se tiene de uno mismo. Las expectativas pueden verse defraudadas y los objetivos vitales destruidos.

Por el contrario, la decepción de una expectativa también puede desencadenar el agotamiento (no conseguir un ascenso).

  • Sobrecarga en el trabajo
  • Demasiado poco control
  • Demasiada poca autonomía
  • Falta de éxito y reconocimiento
  • injusticia
  • obstáculos burocráticos
  • Las recompensas no son satisfactorias
  • los propios valores y creencias contradicen los requisitos
  • falta de apoyo social
  • conflictos no resueltos en el trabajo

La actitud interior y la percepción de la situación influyen más en el desarrollo del burnout que el estrés real. Si la entrada y el resultado, o lo positivo y lo negativo, se perciben al menos como aproximadamente iguales, las exigencias elevadas pueden mantenerse durante un periodo de tiempo más largo.

Síntomas

El agotamiento afecta a las emociones, la psique, las capacidades cognitivas y el cuerpo. La constelación de síntomas en la que se presenta el síndrome varía de un paciente a otro. Las quejas pueden clasificarse a grandes rasgos según las fases y la psicosomática.

Anuncio Fase 1: Síntomas de alerta

El uso excesivo de energía para un proyecto se manifiesta por:

  • Hiperactividad
  • Trabajo extra voluntario no remunerado
  • Sensación de ser indispensable
  • Percepción de falta de tiempo permanente
  • Supresión de las necesidades personales
  • Negación del fracaso y la decepción
  • Restringir los contactos sociales a los objetivos (clientes, pacientes, etc.)

El agotamiento pronto se hace notar:

  • Inquietud, incapacidad para relajarse
  • Falta de energía
  • Insomnio
  • Susceptibilidad a las infecciones por encima de la media
  • Mayor riesgo de accidentes

Fase de anuncios 2:

  • El idealismo disminuye
  • El compromiso es limitado
  • Aumento desproporcionado de las demandas
  • Resignación interior
  • Convicción de ser explotado y no valorado lo suficiente
  • Rebelión interior contra el trabajo
  • Disminución de la jornada laboral (más descansos, llegar más tarde, salir más temprano)
  • Aumento del distanciamiento y de los sentimientos negativos hacia los contactos laborales (pacientes, compañeros)
  • floreciendo durante el tiempo libre
  • falta de empatía
  • frialdad emocional, cinismo

Fase publicitaria 3:

Depresión:

  • impotencia, impotencia
  • vacío interior
  • Disminución de la autoestima
  • Pesimismo
  • Miedo
  • desánimo
  • falta de motivación

Agresión:

  • La culpa se busca en el exterior (colegas, "el sistema")
  • Irritabilidad
  • Impaciencia
  • Conflictos sociales frecuentes
  • Intolerancia
  • Agresión

Fase publicitaria 4:

  • Descuido
  • disminución de la creatividad
  • Dificultades para resolver problemas complejos
  • Dificultad para tomar decisiones
  • falta de motivación
  • Disminución de la productividad
  • Falta de voluntad para tomar la iniciativa
  • "El deber según el libro
  • Encasillamiento y pensamiento en blanco y negro
  • Rechazo al cambio

Fase publicitaria 5:

  • retraimiento emocional
  • Aburrimiento
  • Indiferencia
  • La soledad
  • Dejar de lado las aficiones
  • Alienación

Fase publicitaria 6:

  • Desesperación total
  • Desesperanza
  • Todo parece inútil
  • Duda sobre el sentido de la vida
  • Pensamientos suicidas

Síntomas psicomáticos

  • Pesadillas, trastornos del sueño
  • Dolor de cabeza y de espalda, tensión
  • Presión arterial alta, palpitaciones, opresión en el pecho
  • Náuseas, vómitos, diarrea
  • Problemas sexuales
  • Pérdida o aumento de peso notable (cambios en los hábitos alimenticios)
  • Aumento del consumo de nicotina, alcohol o cafeína
  • Alta susceptibilidad a las infecciones

Diagnóstico

El catálogo de la CIE10 sólo incluye el agotamiento como un sub-dígito con la descripción "estado de agotamiento total". Dado que no existe un diagnóstico oficial independiente, es difícil identificar claramente el síndrome en la práctica.

Los síntomas de desgana, etc., no sólo son muy similares a los de la depresión, sino que el agotamiento suele acabar en depresión si no se trata.

Síntomas como el agotamiento también se aplican al síndrome de fatiga crónica, o SFC para abreviar.

Por estas razones, es esencial descartar primero enfermedades similares. Una anamnesis detallada (historial médico, quejas) sirve para este propósito.

MBI

Muchos cuestionarios tratan de hacer medible el burnout. El más utilizado es el MBI - Maslach Burnout Inventory. Fue desarrollado en 1976 por la psicóloga Christina Maslach y contiene 22 preguntas y 3 dimensiones:

  1. agotamiento emocional y físico persistente
  2. Despersonalización (actitud negativa, distanciada y cínica hacia los clientes, los colegas y los superiores)
  3. Reducción de la capacidad de rendimiento

Además, las declaraciones deben evaluarse en función de su exactitud.

En otras pruebas, la atención se centra en otros criterios. El cuestionario Patrones de comportamiento y experiencia relacionados con el trabajo (AVEM) evalúa el compromiso laboral, la capacidad de afrontar el estrés, el estado emocional y describe los "tipos de afrontamiento".

La herramienta más importante para realizar un diagnóstico es, sin duda, la entrevista médico-paciente. Así se identifican los factores y mecanismos desencadenantes.

Terapia

Cuanto más tarde se trate el agotamiento, peores serán las posibilidades de recuperación. Por lo tanto, es importante iniciar el tratamiento de forma rápida y profesional.

En la fase de formación

Si el síndrome es incipiente, la intervención en crisis o la terapia de corta duración (unas horas) pueden ser suficientes. Se desarrollan estrategias mejoradas para la resolución de problemas y conflictos y se agudiza el sentido de los límites del estrés. El entrenamiento autógeno y la relajación muscular progresiva pueden apoyar el tratamiento.

Quemado avanzado

Si la enfermedad ya está más avanzada, se hace necesaria una terapia más intensiva (ambulatoria o de hospitalización). Debido a las diferentes causas, no existe una estrategia de tratamiento universal.

A través de la terapia cognitivo-conductual, se pueden identificar las ideas erróneas y los patrones de comportamiento y corregirlos gradualmente. Se anulan paradigmas (visiones del mundo) como la compulsión al perfeccionismo para ser valioso y el paciente se libera así de sus motivadores internos patógenos.

Para la mayoría de los afectados, la prioridad principal es construir una autoestima sana. Esto reduce la dependencia del reconocimiento externo. Sin embargo, a menudo es necesaria una profunda reestructuración psicológica para ello. Esto puede hacerse mediante procedimientos que requieren mucho tiempo y energía, como los procedimientos psicológicos de profundidad o el psicoanálisis.

Algunos enfermos han perdido el sentido de sus propias necesidades. Las terapias corporales pueden ayudar a recuperar este sentido. Aprenden a escuchar el cuerpo, a disolver las tensiones físicas y a aliviar así las tensiones psicológicas.

Si a los síntomas se suma la depresión, se puede utilizar medicación (antidepresivos, hierba de San Juan en dosis altas) como complemento de la terapia.

Previsión

Cuanto antes se reconozca y trate el burnout, mejor será el pronóstico. El requisito previo para la curación es, sin embargo, el reconocimiento de un problema. Las personas afectadas deberían discutir estas 4 preguntas con apoyo terapéutico:

  1. ¿Cómo contribuyo yo mismo a mi agotamiento?
  2. ¿Dónde supero mis límites?
  3. ¿Qué factores ambientales influyen?
  4. ¿Cuáles se pueden cambiar y cuáles no?

Si no se admite el problema, no se puede tratar la causa.

Cuando comienza el agotamiento, un cambio de trabajo, una intervención en crisis o una estancia en un centro de salud pueden ser suficientes. Con el apoyo terapéutico, es importante aprender a manejar mejor el estrés. Una red social estable, la seguridad financiera y las aficiones pueden tener un efecto positivo en el pronóstico.

Si no se reconoce el agotamiento durante un período de tiempo más largo, no se puede descartar un daño permanente. Incluso el estrés normal (profesional o social) es un obstáculo incluso después de años de terapia.

Dado que la incapacidad parcial o total no es infrecuente, el agotamiento debe ser tomado en serio y tratado.

Lo que puede hacer usted mismo

El burnout está influenciado por factores externos (ambientales) e internos (personales). Cambiar las actitudes internas lentamente suele ser más fácil que cambiar el entorno (por ejemplo, el trabajo) desde cero. Las empresas pueden apoyar a sus empleados a través de una serie de medidas y ayudar a prevenir que los empleados desarrollen el síndrome de burnout.

Consejos

Consejos para particulares

Identificar las necesidades básicas

El agotamiento se desarrolla a partir de la frustración. Identifica las tareas que satisfacen tus necesidades básicas. Para ello, es importante conocer con exactitud el día a día del rol social o del trabajo al que se aspira.

Conozca sus necesidades y deseos. ¿Qué es realmente importante para usted? ¿Reconocimiento social, oportunidades de promoción, libertad o influencia en la configuración de su trabajo?

Gestionar el estrés y la relajación

El estrés desempeña un papel importante en el desarrollo del burnout. Utiliza técnicas de gestión del estrés y de relajación para contrarrestarlo.

Conciencia de sí mismo

El agotamiento suele desarrollarse en secreto. Tómate un tiempo regularmente para preguntarte si estás estresado o satisfecho. Un diario del estrés puede ayudar. Puede utilizarlo para identificar los factores desencadenantes y también para reconocer los aumentos progresivos del estrés. Otra opción es pedir ayuda a amigos y familiares. Puedes hablar con ellos directamente si estás más irritable o menos motivado de lo habitual.

Quitar el poder a los conductores internos

Los que están en riesgo se ven empujados a trabajar en exceso por impulsores internos. Estos conductores pueden ser máximos como la perfección. Si desenmascaras a tus conductores, puedes quitarles el poder. Intenta comprender que la perfección es algo utópico y que sus propias necesidades están al mismo nivel que las de los demás.

Define tu objetivo en la vida

Puedes hacerte la siguiente pregunta: ¿Qué es lo que realmente quiero de la vida? Persigue tus objetivos conscientemente; sólo así te acercarás a una satisfacción duradera. Despídete de los objetivos que no son tuyos.

Acéptate a ti mismo

Si construyes tu autoestima en gran medida a partir del éxito profesional, puedes correr un riesgo especial de agotamiento. Si te aceptas a ti mismo, desarrollarás una confianza en ti mismo que es independiente del éxito. Esto limita el peligro de un compromiso excesivo y la explotación.

Estilo de vida saludable

Una dieta mixta equilibrada y la práctica regular de ejercicio y deporte pueden ayudar a reducir el estrés. Mantenga la nicotina, la cafeína y los estimulantes (azúcar, alcohol) al mínimo.

Consejos para las personas que forman parte de una organización

Gestión del tiempo

En un trabajo exigente, la gestión del tiempo bien estructurada es especialmente importante.

Diga no

Para no excederse, aprenda a ser capaz de decir "no" a una tarea o reto ofrecido o autoimpuesto.

Expectativas poco realistas

Si esperas demasiado de una tarea, es más probable que te decepciones.

Conciliación de la vida laboral y familiar

El equilibrio entre el trabajo y la vida privada se refiere a una importante necesidad humana básica. Quienes programan muy poco tiempo para el ocio y el tiempo de inactividad pueden verse abocados al agotamiento.

Planificación de la carrera profesional

Los objetivos profesionales evitan que las personas caigan en un aburrimiento monótono. La formación continua también crea una nueva perspectiva en la vida laboral cotidiana y es inspiradora.

Estrategias en el lugar de trabajo

El agotamiento puede prevenirse mediante la satisfacción de los empleados. A ello contribuye una cultura empresarial que refuerza a los empleados en su autonomía, promueve su desarrollo y hace un uso positivo de los recursos disponibles.

Encuesta a los empleados

A través de encuestas escritas estrictamente anónimas, se pueden identificar signos de agotamiento y posible insatisfacción. Sólo cuando los problemas son conscientes pueden remediarse.

Modalidades de trabajo flexibles

Los empleados que pueden influir activamente en el contenido de su trabajo o ayudar a determinar la forma en que se llevan a cabo las tareas tienen más espacio para la iniciativa y la autodeterminación.

Horario de trabajo flexible

Los directivos deben vigilar las horas de trabajo de sus empleados. Hay que evitar la acumulación de horas extras y el desequilibrio entre el trabajo y el tiempo libre. La oferta de trabajo a tiempo parcial también puede contribuir a ello.

Formación para un estilo de gestión que prevenga el burnout

La formación de directivos es una buena herramienta para prevenir el agotamiento de los empleados. Las personas con responsabilidad directiva aprenden qué influye en el burnout y cómo pueden contribuir a su prevención mediante el aprecio, el apoyo y la apertura.

Formación continua

El agotamiento también puede ser causado por una jornada laboral monótona. La formación continua puede proporcionar nuevas perspectivas y aportar nueva energía a la rutina diaria de trabajo.

Fitness y bienestar

Los empleados pueden reducir el estrés y recargar las pilas. Además, se promueve el sentimiento de ser valorado por la empresa, lo que contrarresta la insatisfacción.

Gestión de conflictos, toma de decisiones, flujo de información

La autonomía del individuo se ve reforzada por unas jerarquías planas y una filosofía empresarial abierta que deja margen para la toma de decisiones.

Eliminar el tabú

La discusión abierta del burnout crea un clima de trabajo que protege los límites y los recursos del individuo.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.