Cáncer de testículo (carcinoma testicular)

Cáncer de testículo (carcinoma testicular)
Clasificación Internacional (CIE) C62.-

Básico

El cáncer de testículo es uno de los tumores malignos más frecuentes en los hombres jóvenes. Sin embargo, es uno de los cánceres con más posibilidades de curación.

En general, el cáncer de testículo es muy raro. Estadísticamente, es una de las formas de cáncer más comunes entre los tumores de los hombres menores de 40 años. Cada año se diagnostican unos 4.750 hombres con cáncer testicular, y la edad media de aparición es de 37 años.

Todavía no está claro cómo se desarrolla el cáncer testicular. Sin embargo, el descenso incompleto de los testículos (maldescenso testicular) se considera un factor de riesgo.

Se pueden distinguir dos grupos de cánceres testiculares: los seminomas, que son más frecuentes, y los no seminomas, que son menos frecuentes y pueden subdividirse en numerosos subtipos. La diferencia radica en el hecho de que en los seminomas y en los no seminomas degeneran diferentes tipos de células. La separación de los dos tipos es importante porque los seminomas responden a la radioterapia, mientras que los no seminomas sólo pueden tratarse con cirugía y quimioterapia.

Causas

Todavía no está claro cómo se desarrolla el cáncer testicular. Sin embargo, en general, hay una mayor incidencia de cáncer testicular en los hombres que tuvieron un testículo no descendido (testículo maldescendiente) en la infancia (aunque se haya corregido quirúrgicamente), que padecen infertilidad, testículos poco desarrollados o una determinada anomalía cromosómica (síndrome de Klinefelter). También se encontró un mayor riesgo en el caso de una predisposición hereditaria, es decir, si el padre o el hermano ya tenían cáncer testicular. Además, se supone que un nivel elevado de estrógenos en la madre durante el embarazo aumenta el riesgo de la enfermedad en el feto.

La incidencia del cáncer testicular ha aumentado en las últimas décadas. Esto es especialmente cierto para el grupo de edad de 35 a 49 años. Se cree que las principales causas son el uso de pesticidas e insecticidas, el inicio temprano de la pubertad, las enfermedades víricas, la exposición a disolventes, los metales pesados y el cromo. Sin embargo, ninguno de estos factores ha sido aún probado científicamente.

Se supone que el desarrollo de las células precursoras del cáncer ya tiene lugar de forma prenatal en la fase embrionaria. Estas células denominadas TIN (= neoplasia intraepitelial testicular) pueden convertirse posteriormente en células cancerosas testiculares por influencia hormonal a partir de la pubertad.

Síntomas

A menudo, el cáncer testicular sólo se detecta por casualidad. Se advierte por un cambio de tamaño, en forma de nudo, en el testículo, que es particularmente notable cuando se compara con el lateral. Otros síntomas pueden ser un dolor de tirón en el testículo y una sensación de pesadez en el testículo afectado. Sin embargo, estas características no tienen por qué estar presentes. Algunos tumores testiculares tienden a producir estrógenos (hormonas sexuales femeninas). En este caso, las glándulas mamarias pueden hincharse (ginecomastia).

Diagnóstico

Si existe la sospecha de un cáncer testicular, el médico realiza el diagnóstico sobre la base de una exploración de ambos testículos y un examen ecográfico (ecografía). Los resultados de la ecografía son muy informativos: casi siempre es posible determinar si la causa de la inflamación está en el testículo o en otra estructura del escroto. Si el médico sospecha que se trata de un cáncer testicular, primero examinará ambas ingles, ya que allí hay ganglios linfáticos que pueden estar afectados. También puede haber testículos en la zona de la ingle que no han descendido completamente. En algunos casos, también es necesario tomar una muestra de tejido (biopsia) del testículo para hacer un diagnóstico definitivo.

Si se confirma el diagnóstico de cáncer de testículo, hay que realizar otros exámenes para averiguar si otros órganos han sido afectados por células tumorales (metástasis). Para determinarlo, se realizan exámenes de rayos X y tomografía computarizada de tórax, abdomen y pelvis.

Además, se determinan en la sangre los llamados marcadores tumorales, producidos por las células cancerosas. Las alfa fetoproteínas (AFP) y la gonadotropina coriónica humana beta (ß-HCG) son específicas del cáncer testicular. Aunque estos valores no se pueden utilizar para hacer un diagnóstico definitivo, más adelante se pueden sacar conclusiones importantes sobre el curso del tratamiento del carcinoma testicular.

Terapia

Si se confirma el diagnóstico de cáncer de testículo, se extirpa el testículo con el cordón espermático y los vasos sanguíneos asociados en el curso de una operación. Si el tumor representa menos del 30 por ciento del volumen testicular, también es posible realizar una operación en centros especiales para tumores en la que se conserva el testículo. En la mayoría de los casos, durante la operación se toma una muestra de tejido del tamaño de un grano de arroz del testículo sano. Esta muestra puede utilizarse para identificar las células precursoras de un tumor testicular. De este modo, el médico puede determinar si el segundo testículo está sano o ya está afectado por el cáncer.

En función del diagnóstico microscópico (seminoma o no seminoma) y de la extensión del tumor, el médico decidirá si es necesario tomar otras medidas. Estos incluyen la radioterapia, la quimioterapia, la extirpación quirúrgica de los ganglios linfáticos del abdomen o una combinación de estos métodos. Si el cáncer de testículo ya está avanzado, puede ser necesario administrar primero quimioterapia para limitar el tamaño del tumor, de modo que la cirugía pueda realizarse más adelante. La quimioterapia se utiliza sobre todo para el cáncer testicular metastásico.

Se pueden esperar efectos secundarios según el tipo y el alcance del tratamiento. La extirpación de ambos testículos hace que el hombre sea infértil. Esto también puede ocurrir con la quimioterapia y la radioterapia intensivas.

Los cuidados posteriores al cáncer de testículo incluyen controles regulares de los marcadores tumorales en la sangre. Además, se realizan radiografías de tórax y abdomen y ecografías del testículo sano. Los controles sirven para asegurarse de que no hay más células cancerosas en el cuerpo que puedan hacer que el tumor vuelva a crecer. Además, las citas periódicas de seguimiento deben mantenerse durante un periodo de tres a cinco años.

Si se han extirpado quirúrgicamente ambos testículos o si hay un nivel bajo de testosterona después del tratamiento, esto puede contrarrestarse con la administración de testosterona de por vida.

Previsión

En general, las perspectivas de recuperación del cáncer testicular son muy buenas. La mayoría de los pacientes se recuperan completamente. Cinco años después del diagnóstico, más del 95% de los afectados siguen vivos.

Sin embargo, las posibilidades de recuperación dependen del grado de extensión del tumor en el momento del diagnóstico. Esto afecta principalmente a los pacientes con no-seminomas, para quienes las posibilidades de curación disminuyen significativamente a medida que la enfermedad progresa.

Si es posible, el tratamiento del cáncer de testículo debe realizarse en una clínica especializada que trabaje de forma multidisciplinar.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.