Cáncer de útero (carcinoma uterino, carcinoma endometrial)

Cáncer de útero (carcinoma uterino, carcinoma endometrial)
Clasificación Internacional (CIE) C55

Básico

El útero es un órgano hueco hecho de músculo, de forma similar a una pera invertida, con el extremo puntiagudo hacia la vagina. El interior está cubierto por una membrana mucosa (llamada endometrio), que se desprende mensualmente durante la menstruación hasta la menopausia y se regenera entonces. Las alteraciones tisulares malignas del endometrio suelen producirse sólo después de la menopausia. El 95% de los casos afectan a las mujeres después de los 40 años.

El cáncer de endometrio se denomina cáncer del cuerpo del útero, cáncer uterino o, en términos técnicos, carcinoma uterino o carcinoma endometrial. La enfermedad no debe confundirse con el cáncer de cuello de útero, que es aproximadamente dos veces más frecuente.

En Alemania, cada año se diagnostica un carcinoma de endometrio a unas 11.000 mujeres. La edad media de diagnóstico es de 68 años. Dado que las hemorragias del útero son el principal síntoma del cáncer de útero, las hemorragias que se producen después de la menopausia deben aclararse definitivamente mediante un examen médico.

Causas

No se conoce la causa exacta del carcinoma de endometrio. Se supone que la hormona sexual estrógeno desempeña un papel importante en el desarrollo de este cáncer. Los estrógenos se producen en los ovarios y en el tejido graso y, entre otras cosas, tienen un efecto promotor del crecimiento de las células glandulares del revestimiento del útero (endometrio). Las mujeres que están expuestas a las mayores concentraciones de estrógenos de la fase fértil de la vida durante mucho tiempo (es decir, que tienen la primera menstruación antes de tiempo o llegan a la menopausia tarde) tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de útero. Además, el sobrepeso también aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Si las mujeres son tratadas con estrógenos durante la menopausia para aliviar los síntomas de la misma, esto también aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de útero. Por ello, según las nuevas directrices de tratamiento, los estrógenos sólo se administran en combinación con progestágenos, ya que éstos reducen los efectos negativos de los estrógenos.

Además, el tratamiento con antiestrógenos utilizado para el cáncer de mama también puede favorecer el desarrollo del cáncer de endometrio. En estos casos, sin embargo, los beneficios de la terapia antiestrógeno sobre el desarrollo del cáncer de mama superan claramente el riesgo de desarrollo del cáncer de endometrio.

Síntomas

Los primeros síntomas del cáncer de útero suelen ser el sangrado del útero o de la vagina. Son similares a la menstruación, pero suelen ser más débiles y también pueden presentarse como sangrados intermitentes.

En algunos casos, hay manchado o secreción sanguinolenta. El dolor de tipo contracción también puede ser un signo de cáncer de endometrio. Después de la menopausia, cualquier sangrado del útero es siempre sospechoso y debe ser aclarado por un médico.

Diagnóstico

Para diagnosticar el carcinoma de endometrio, se suele realizar una ecografía vaginal (examen ecográfico a través de la vagina). El diagnóstico también puede confirmarse con la ayuda de una histeroscopia o un raspado del endometrio con posterior examen microscópico (legrado).

Un examen histológico (examen del tejido bajo el microscopio) de la mucosa uterina puede determinar si los crecimientos son benignos, etapas preliminares o ya cancerosos. El TAC (tomografía computarizada) o la RMN (resonancia magnética) pueden utilizarse para determinar hasta dónde se ha extendido el tejido canceroso.

Si se sospecha que el cáncer de útero ya se ha extendido al recto o a la vejiga, también se realiza una citoscopia (endoscopia de la vejiga) y una rectoscopia (endoscopia del recto).

Terapia

El tratamiento más importante del cáncer de útero es la extirpación quirúrgica de todo el tejido tumoral. El procedimiento estándar es la extirpación completa del útero, los ovarios y, si es necesario, el manguito vaginal y los ganglios linfáticos adyacentes, ya que el cáncer de útero suele formar metástasis (tumores hijos). Este procedimiento ofrece la protección más segura contra la progresión y se realiza principalmente en mujeres posmenopáusicas.

En el caso de las mujeres más jóvenes que desean tener hijos y padecen un cáncer de útero precoz, se suele utilizar la terapia convencional con raspado uterino y tratamiento hormonal. En este caso, no se extirpa el útero y se preserva la posibilidad de concebir, pero hay que realizar revisiones periódicas para detectar una posible reaparición del cáncer.

Si el cáncer de útero está muy avanzado o es inoperable, por lo general hay que aplicar también la radioterapia. Se trata de una radiación a corta distancia (braquiterapia), en la que se introduce una fuente de radiación encapsulada a través de la vagina en el útero. Sólo en raras ocasiones el cáncer de útero se combate también con tratamiento hormonal o quimioterapia.

Previsión

El pronóstico del cáncer de útero depende en gran medida del momento del diagnóstico. El cáncer de útero suele desarrollarse muy lentamente; cuanto antes se detecte y se trate, mayores serán las posibilidades de curación. La tasa de supervivencia a los 5 años es bastante buena, en torno al 80%.

Con la aparición de metástasis (tumores hijos) o de cambios graves en el tejido canceroso, el pronóstico se deteriora notablemente. Por lo tanto, cualquier sangrado fuera del ciclo menstrual normal o después de la menopausia debe ser aclarado definitivamente por un médico para poder detectar el cáncer en una fase temprana.

Prevención

El cáncer de útero no se puede prevenir. Sin embargo, los exámenes regulares de un ginecólogo pueden diagnosticar y tratar un posible tumor canceroso en una fase temprana, lo que puede dar lugar a una probabilidad de supervivencia bastante alta. Especialmente las hemorragias fuera del ciclo menstrual normal o después de la menopausia deben ser aclaradas por un médico, ya que son el síntoma más común de cáncer de útero.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.