Cataratas

Cataratas

Básico

Una catarata es una opacidad del cristalino del ojo. Esta opacidad hace que el ojo afectado pierda cada vez más agudeza visual. Las personas que sufren una catarata tienen la sensación de ver el mundo a través de un velo gris que se hace cada vez más grueso con el tiempo.

A menudo, la opacidad del cristalino está causada por el envejecimiento de las lentes del ojo; esta forma se denomina catarata y suele producirse después de los sesenta años. Sin embargo, una catarata también puede estar causada por otros factores, como la opacidad del cristalino debido a lesiones oculares, enfermedades oculares o como resultado de la diabetes mellitus (diabetes).

El nombre "catarata" proviene del griego y significa "salto de agua". Este nombre se basa en la suposición anterior de que el velo gris de la pupila está causado por un líquido coagulado. El nombre coloquial de "catarata" tiene su origen en la mirada fija que desarrollan las personas completamente cegadas por las cataratas.

Las cataratas afectan a muchas personas de edad avanzada. El tratamiento quirúrgico es ahora un procedimiento rutinario y se realiza con frecuencia.

Causas

La causa más común de las cataratas son los cambios relacionados con la edad en el cristalino del ojo. En los jóvenes, el cristalino es transparente, blando y flexible. La flexibilidad garantiza que la lente pueda ser ajustada por los músculos del ojo para ofrecer una imagen nítida cuando se miran objetos cercanos y lejanos. La transmisión de la luz y la flexibilidad del cristalino están influenciadas por el líquido interno de la lente. A medida que envejecemos, la composición de este fluido cambia. El volumen de líquido también aumenta. Como resultado, el cristalino se vuelve cada vez más opaco y se desarrolla una catarata.

Además de las cataratas relacionadas con la edad, hay muchos otros factores desencadenantes, pero se dan con mucha menos frecuencia:

  • Catarata traumática: lesiones oculares como una contusión en el globo ocular (por un puñetazo, una pelota de tenis) o heridas de arma blanca.
  • Catarata congénita: malformaciones ocularescongénitas, por ejemplo causadas por infecciones durante el embarazo (toxoplasmosis, rubeola)
  • Catarata diabética: el aumento del contenido de azúcar en el humor acuoso produce depósitos de glucosa en el cristalino, lo que provoca una hinchazón del mismo; esto desplaza la disposición de las fibras del cristalino, lo que provoca su opacificación.
  • Catarata complicada: opacidad del cristalino como consecuencia de una inflamación crónica del interior del ojo.
  • Defectos en el metabolismo del cristalino, luz ultravioleta, radiación radiactiva y desnutrición
  • Medicación o envenenamiento

Síntomas

Las cataratas son perceptibles para los afectados por el hecho de que la capacidad de ver disminuye visiblemente con el tiempo. El contraste y la intensidad del color se desvanecen, de modo que el entorno se percibe "como en una niebla". A menudo, el ojo reacciona de forma muy sensible a la luz, por lo que las personas se sienten fácilmente deslumbradas. También los ojos tardan más de lo normal en adaptarse a la luminosidad o a la oscuridad. Con el tiempo, las personas que padecen la enfermedad pierden la visión espacial; algunos enfermos también ven imágenes dobles.

En la fase final de las cataratas, la visión se reduce hasta tal punto que el paciente queda prácticamente ciego. La opacidad del cristalino es ahora incluso visible para otras personas desde el exterior como una coloración gris del ojo.

En la forma congénita de la catarata, el desarrollo de la visión se ve afectado. Además, los ojos suelen adoptar una posición entrecerrada. La enfermedad de las cataratas no causa dolor.

Diagnóstico

Una primera sospecha de diagnóstico de cataratas puede confirmarse con la prueba de Brückner. En esta prueba, el oftalmólogo hace brillar el ojo con luz; normalmente, parte de la luz es reflejada uniformemente por la retina, por lo que las opacidades del cristalino aparecen como manchas oscuras.

Al examinar el cristalino con una lámpara de hendidura (un microscopio especial para los ojos), es posible estimar qué capa del cristalino está afectada por la opacidad. Esto puede ayudar a determinar qué tipo de catarata está presente y qué puede estar causándola.

Sin embargo, como una catarata puede ser también el primer signo de otra enfermedad, se realizan exámenes adicionales de la piel, la sangre y los músculos, especialmente en personas jóvenes con cataratas. De este modo, se pueden detectar o descartar otras enfermedades subyacentes como la diabetes mellitus, la tetania (calambres musculares anormales), la galactosemia (intolerancia a la galactosa) o la enfermedad de Wilson (enfermedad de almacenamiento de cobre).

Terapia

Una catarata sólo puede corregirse con la ayuda de una corrección quirúrgica. La cirugía de cataratas es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes y, por lo general, puede realizarse de forma ambulatoria. No existe ningún medicamento para las cataratas.

La conveniencia de una operación depende fundamentalmente del grado de limitación de la vida cotidiana de la persona afectada por su reducida agudeza visual. En el caso de enfermedades oculares adicionales (por ejemplo, enfermedades del nervio óptico o de la retina), debe aclararse si se puede recuperar una buena agudeza visual a pesar de una cirugía de cataratas exitosa. Muchas personas deciden no operarse de cataratas al principio, aunque tengan síntomas leves, porque tienen miedo de que les operen el ojo.

Si la catarata está muy avanzada, debe corregirse quirúrgicamente aunque no haya perspectivas de mejorar la visión, porque la inflamación del cristalino aumenta muy rápidamente en algunos casos. Esto puede provocar la rotura de la cápsula del cristalino, lo que hace que la proteína del cristalino se escape y desencadene una inflamación del ojo (panoftalmitis) con aumento de la presión ocular y dolor intenso.

Procedimiento de la operación

El principio del tratamiento quirúrgico de las cataratas consiste en extraer el cristalino nublado e insertar una lente artificial en su lugar. A diferencia de la técnica quirúrgica utilizada en el pasado, hoy en día ya no se extrae todo el cristalino, sino que se deja la cápsula lateral y posterior del cristalino en el ojo. La nueva lente artificial debe tener exactamente el mismo poder de refracción que la lente original. Con un equipo de ultrasonidos se puede medir la longitud del ojo y la potencia de refracción de la córnea, lo que permite calcular la potencia del cristalino.

Si ambos ojos están afectados por una catarata, sólo se opera un ojo a la vez. La segunda operación sólo se realiza una vez que el otro ojo ya operado se ha curado completamente. La operación suele durar una media hora.

En la mayoría de los casos, la cirugía de cataratas se realiza con anestesia local. Normalmente se utilizan anestésicos en forma de gotas para los ojos. Si es necesario anestesiar e inmovilizar todo el ojo, también se puede inyectar un anestésico junto al ojo.

El procedimiento más común hoy en día es la facoemulsificación. En este procedimiento se realiza una incisión de unos tres milímetros en la córnea, a través de la cual se tritura el núcleo del cristalino mediante un dispositivo de ultrasonidos y se aspira. Sin embargo, el saco capsular de la lente original permanece intacto: ahora se inserta en él la nueva lente artificial. Las lentes artificiales modernas suelen estar hechas de materiales elásticos, lo que significa que pueden enrollarse e introducirse a través de la pequeña incisión en el saco capsular, donde se despliegan. La nueva lente se centra y se fija automáticamente con la ayuda de dos estribos elásticos. La incisión suele cerrarse sola y curarse sin dejar cicatrices.

Si la catarata está ya en una fase muy avanzada, puede que ya no sea posible romper el cristalino con un aparato de ultrasonidos. En estos casos, se utiliza el procedimiento de expresión del núcleo . En este procedimiento, se extrae todo el cristalino a través de una incisión de unos diez milímetros y se sustituye por una lente artificial. A continuación, el cirujano fija la lente en su lugar con suturas muy finas.

Atención posterior

En el periodo posterior a la operación, el ojo tratado se cubre con un vendaje de pomada para mejorar la cicatrización. Hay que tener cuidado de que no entre jabón en el ojo al ducharse o lavarse. Además, debe evitarse el esfuerzo físico durante el proceso de curación, así como los deportes y las visitas a la sauna. Se puede volver a leer aproximadamente una semana después de la operación. Alrededor de seis semanas después de la operación, un óptico puede colocar unas gafas nuevas.

Tipos de lentes

Después de la cirugía de cataratas, la lente artificial permanece en el ojo durante el resto de la vida del paciente; no es necesario retirarla ni sustituirla posteriormente. Existen lentes de diferentes materiales (por ejemplo, siliconas, acrilatos), que pueden adaptarse a una determinada potencia de refracción del ojo. Antes de la operación, el paciente tiene que decidir si quiere ver con claridad de lejos o de cerca; en función de esto, después de la operación habrá que utilizar "gafas de lejos" pero no "gafas de lectura", o viceversa.

También pueden utilizarse algunas lentes artificiales, cuyo funcionamiento es similar al de las varifocales o multifocales. Estos garantizan una buena agudeza visual tanto de lejos como de cerca. La desventaja, sin embargo, es que la visión de contraste puede verse reducida y puede haber más deslumbramiento (especialmente por la noche).

Hasta hace poco, las lentes artificiales duras eran el estándar en el tratamiento de las cataratas, pero hoy en día apenas se utilizan.

Riesgos quirúrgicos

Dado que la cirugía de cataratas es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes, las complicaciones sólo se producen en casos excepcionales. No obstante, como en cualquier cirugía, existen riesgos en general.

Si la cápsula posterior del cristalino se desgarra durante la operación, pueden surgir complicaciones. Entre la cápsula del cristalino y la retina se encuentra el cuerpo vítreo (corpus vitreum), que consiste en una masa transparente y gelatinosa. Esto presiona la retina sobre su base. Si la cápsula posterior del cristalino se desgarra, la sustancia vítrea puede escapar a través del desgarro, lo que en el peor de los casos puede provocar el desprendimiento de la retina.

En casos muy raros, los gérmenes se introducen en el ojo durante la operación de cataratas, provocando una inflamación bacteriana (endoftalmitis). Esto puede conducir a la ceguera del ojo afectado.

Como resultado de la extirpación quirúrgica de la catarata, puede desarrollarse la llamada catarata secundaria. En este caso, con el tiempo se produce una opacidad de la cápsula posterior del cristalino. Aunque esta complicación solía producirse en hasta el 50% de los pacientes, las técnicas quirúrgicas modernas han reducido el riesgo a un 4% aproximadamente. Mediante un láser, la opacidad postcatarata puede eliminarse de forma ambulatoria e indolora, sin necesidad de otra operación. El tratamiento con láser restablece inmediatamente la visión completa.

Previsión

Si no se trata, la visión de las cataratas se deteriora visiblemente debido a la opacidad del cristalino y puede llegar a provocar una ceguera total.

Sin embargo, las cataratas suelen poder corregirse mediante cirugía, que restablece la agudeza visual completa. En la mayoría de los casos, los afectados pueden ver mucho mejor después de la operación que antes. Si la catarata está causada por otras enfermedades oculares, como el glaucoma, la retinopatía diabética o la degeneración macular asociada a la edad, el pronóstico es mucho peor.

Anuncio

Anuncio

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.