Depresión

Depresión
Clasificación Internacional (CIE) F32.-
Síntomas Pensamientos suicidas, Pérdida de apetito, Trastorno de concentración, Indecisión, Trastorno del sueño, Desesperación, La culpa, Desgana, Pérdida de la libido
Posibles causas no está claro, Factores internos y externos, posiblemente una actividad cerebral perturbada, Posible regulación defectuosa de las hormonas del estrés
Posibles factores de riesgo Enfermedades crónicas y graves como desencadenantes, cierta medicación como desencadenante, Riesgo de recaída

Básico

La depresión es una alteración médica y psicológica que conlleva síntomas como un estado de ánimo bajo y trastornos mentales y físicos. Entre otras cosas, puede implicar alteraciones del sueño, problemas digestivos o desgana.

Actualmente, alrededor del 5% de la población está afectada por la depresión. La proporción de personas que sufren depresión en algún momento de su vida es del 15-20%, y las mujeres se ven afectadas dos veces más que los hombres.
Es wird angenommen, dass eine gewisse Veranlagung zu Depressionen vererbt wird. Das Risiko zu erkranken steigt ebenfalls, wenn bereits eine Depression durchlebt wurde.

Tipos de depresión

Depresión unipolar

Unipolar significa unipolar. Esto significa que los afectados sólo experimentan fases depresivas y no fases maníacas. Es la forma más común de depresión. Se caracteriza por un bajón por la mañana, despertares tempranos, problemas para dormir durante la noche (especialmente en la segunda mitad de la noche) y abatimiento.

Trastorno afectivo bipolar

Aquí confluyen las fases depresiva y maníaca. Típico de los episodios maníacos es una exagerada confianza en sí mismo. Se sobrestiman las propias capacidades, lo que hace que algunos enfermos trabajen por las noches durante semanas sin sentirse cansados.

Distimia, ciclotimia

El trastorno, que comienza en la adolescencia y suele ser crónico, se manifiesta a lo largo de toda la vida. La distimia tiene síntomas algo más leves que la depresión unipolar, mientras que la ciclotimia tiene fases maníacas y depresivas más leves, similares al trastorno afectivo bipolar.

Depresión invernal

Cualquiera que tenga síntomas depresivos en otoño/invierno y que se prolonguen hasta la primavera/verano es probable que sufra de TAE - trastorno afectivo estacional.
Symptome sind eher Antriebslosigkeit als starke depressive Verstimmungen.

Causas

Todavía no está claro por qué se produce la depresión. En muchos casos, confluyen factores internos y externos que dan lugar al desarrollo de la enfermedad. Otros factores son la predisposición hereditaria y los aspectos psicosociales.

Enfoques explicativos

Aunque todavía se está investigando intensamente, ya hay indicios de que la actividad cerebral cambia durante la depresión. Las células nerviosas del cerebro se activan con cada sensación, sentimiento o pensamiento. Los impulsos eléctricos y los neurotransmisores (mensajeros químicos) sirven para intercambiar información.

En teoría, este intercambio de información probablemente se ve alterado durante la depresión, ya que las sustancias mensajeras como la serotonina y la noradrenalina están desequilibradas. Esto provoca desgana, pérdida de apetito y trastornos del sueño.

Otras teorías se centran en una regulación defectuosa de las hormonas del estrés. También se sospecha que una regulación alterada del ritmo de sueño-vigilia es un factor que influye.

Disparador

Las enfermedades crónicas y graves tienen un efecto favorable sobre la depresión. Esto es especialmente cierto en el caso de las enfermedades cerebrales, las enfermedades de la tiroides y otros trastornos hormonales, ya que influyen en las emociones.

Los medicamentos también pueden afectar al estado de ánimo. Entre ellos se encuentran los fármacos cardiovasculares (por ejemplo, los betabloqueantes), la cortisona (y sustancias afines), los anticonceptivos hormonales (por ejemplo, la "píldora") y determinados preparados neurológicos (por ejemplo, los antiepilépticos y los fármacos contra el Parkinson).

Síntomas

Transiciones fluidas

Todo el mundo se siente deprimido en determinadas situaciones de la vida. No hay un límite claro entre el estado de ánimo bajo normal y la depresión leve. Sin embargo, en la mayoría de los casos, un cambio de humor normal puede distinguirse claramente de la depresión. Es importante señalar que las enfermedades depresivas no necesitan necesariamente un desencadenante externo.

En la mayoría de los casos, la depresión es una sorpresa para quien la padece y para sus familiares o amigos. A menudo no son causados por una crisis u otros acontecimientos.

Los síntomas más comunes de las enfermedades depresivas son:

  • Baja matinal, abatimiento general, pérdida de interés
  • Pérdida de interés, falta de alegría en las actividades y placeres cotidianos
  • Pérdida de apetito y de peso, o lo contrario en casos excepcionales
  • Problemas para dormir durante la noche (especialmente en la segunda mitad de la noche)
  • Inquietud y tendencia al retraimiento
  • Inhibición en el pensamiento y la acción, indecisión
  • Deterioro de la concentración, lentitud de pensamiento
  • Pérdida de la libido
  • Falta de energía y empuje, cansancio
  • Reducción de la confianza en sí mismo, sentimientos exagerados de culpa, miedo al empobrecimiento
  • Pensamientos frecuentes sobre la muerte, el suicidio y los intentos de suicidio

Diagnóstico

El diagnóstico lo realiza un psicoterapeuta o un psiquiatra sobre la base de una historia clínica detallada. El test de Goldberg, por ejemplo, proporciona otros indicios de depresión. Sin embargo, no existe una prueba absolutamente fiable para determinar la depresión.

En algunos casos, es necesario descubrir las causas del estado de ánimo depresivo.

Los exámenes adicionales incluyen pruebas físicas y de sangre y un TAC del cerebro (tomografía computarizada). Estos son necesarios porque la depresión también puede ser desencadenada por niveles bajos de azúcar en sangre, deficiencia de vitamina B12, demencia o hipotiroidismo (es decir, glándula tiroidea poco activa).

Una vez descartadas las causas físicas, se intenta evaluar la gravedad de la depresión. Una ayuda para ello es, por ejemplo, la escala de depresión de Hamilton.

Escala de depresión de Hamilton

Originalmente, la Escala de Depresión de Hamilton se definió con 17 puntos - otras variantes tienen 21 (HDRS21) o 24 preguntas. El paciente es evaluado por un examinador durante una entrevista de 30 minutos.

Los puntos posibles incluyen, por ejemplo:

  • estado de ánimo depresivo
  • sentimiento de culpa
  • tendencias suicidas
  • dificultad para conciliar el sueño
  • Problemas para dormir toda la noche
  • Alteraciones del sueño por la mañana
  • Trabajo y otras actividades
  • inhibición depresiva
  • agitación
  • Ansiedad psicológica y somática
  • síntomas gastrointestinales (por ejemplo, pérdida de apetito)
  • síntomas físicos generales (por ejemplo, dolores de cabeza)
  • Síntomas genitales (por ejemplo, pérdida de la libido)
  • hipocondría
  • Pérdida de peso
  • Conocimiento de la enfermedad
  • Fluctuaciones diurnas
  • despersonalización y desrealización
  • síntomas paranoides y síntomas obsesivo-compulsivos.

La estrategia de tratamiento se adapta a la gravedad de la depresión y sus síntomas.

Terapia

Gravedad

Los diferentes grados y síntomas de la depresión requieren las correspondientes medidas de tratamiento. En general, se puede distinguir entre depresión leve, depresión moderada y depresión grave.

Depresión leve

El tratamiento ambulatorio, como la terapia de conversación u otras psicoterapias, suele ser suficiente y dar buenos resultados. Una psicoterapia desarrollada específicamente para la depresión es, por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual. El tratamiento se centra en el entorno social de la persona afectada (familia, amigos, compañeros de trabajo). El uso de la medicación antidepresiva se decide de forma individual.

Depresión moderada

Aquí se utiliza la psicoterapia combinada con la medicación o la medicación sola. El tratamiento lo proporciona un psiquiatra o psicoterapeuta, cuya cooperación con el médico de familia es significativamente importante.

Depresión severa

El tratamiento hospitalario es absolutamente necesario para la depresión grave, especialmente si hay riesgo de suicidio. La medicación se combina con estrategias psicoterapéuticas. El ingreso en el hospital permite ofrecer a los pacientes una estructura diaria fija. Hay citas fijas para charlas de grupo, terapia de movimiento y terapia ocupacional, que ayudan a escapar del gris de la vida cotidiana. El efecto de levantamiento de ánimo del ejercicio se aprovecha.

Medicamento

Posibles fármacos para el tratamiento de la depresión:

  • Los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) aumentan el efecto de la serotonina propia del organismo.
  • Los NARI (inhibidores selectivos de la recaptación de norepinefrina) aumentan el efecto de la norepinefrina del propio organismo.
  • ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina-norepinefrina)
  • Los antidepresivos tricíclicos aumentan el efecto de la serotonina y la norepinefrina endógenas.
  • Los inhibidores de la MAO (monoamino oxidasa) ralentizan la descomposición de la serotonina y la noradrenalina en el cerebro
  • Antagonistas de los receptores alfa-2
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de norepinefrina-dopamina
  • Antagonistas de los receptores de melatonina
  • Medicamentos que contienen litio

Otras opciones de tratamiento son la fototerapia (para la depresión invernal) o la terapia de vigilia (tratamiento de privación del sueño), en la que los enfermos deben permanecer despiertos durante la segunda mitad de la noche y no se les permite volver a dormir hasta la noche siguiente.

Muchos pacientes experimentan una mejora del estado de ánimo y su ritmo de sueño-vigilia vuelve a ser normal. Aunque el efecto sólo dura 1 ó 2 días, suele infundir ánimo a los pacientes.

Los preparados de hierba de San Juan también se utilizan con frecuencia en el tratamiento de la depresión. Su efecto es sobre los neurotransmisores del cerebro, al igual que los medicamentos habituales. Sin embargo, el éxito de su tratamiento se limita a la depresión leve. Además, la dosificación es problemática, ya que la concentración de sustancias activas de los extractos varía mucho. Además, aún no se sabe qué ingrediente es el responsable del efecto positivo. Los preparados siempre contienen una alta concentración de sustancias, de lo contrario no funcionarían.

Aunque la hierba de San Juan sea de libre acceso, la ingesta debe consultarse previamente con un médico, ya que puede haber interacciones con otros medicamentos.

Previsión

En la mayoría de los casos, la depresión puede controlarse con un tratamiento adecuado. Los episodios depresivos se interrumpen o se hacen remitir. Sin embargo, si no se tratan, pueden durar meses o años.

No hay que ignorar el riesgo de recaída. En raras ocasiones, la depresión incluso toma un curso crónico. Por esta razón, el tratamiento a largo plazo suele tener sentido para prevenir las recaídas.

Dado que la depresión severa suele ir acompañada de intentos de suicidio, es aconsejable tratarla lo antes posible.

Prevención

Las personas que sufren episodios depresivos recurrentes pueden reducir considerablemente el riesgo de recaída tomando medicamentos. Para ello, los antidepresivos deben tomarse durante al menos 2 años, lo que se denomina terapia de mantenimiento. Una combinación de medicación y psicoterapia ha demostrado ser especialmente eficaz para los pacientes de edad avanzada.

Se conciertan citas de control adicionales con el médico para poder observar la enfermedad así como el éxito del tratamiento. De este modo, se puede reconocer más rápidamente una recaída inminente y se pueden tratar los efectos secundarios de la medicación.

Los medicamentos que contienen litio se utilizan especialmente en las enfermedades maníaco-depresivas para prevenir la depresión.

Las terapias de larga duración son siempre útiles en cuanto se experimentan varios episodios depresivos (incluso con riesgo de muerte).

Consejos

Consejos para los familiares

Si conoce a alguien que padece depresión, probablemente habrá notado cambios sorprendentes. Las personas activas y alegres se quejan de repente, sufren sentimientos de culpa y experimentan desesperanza. Esto no debe inquietarte, ni tentarte a tratar de animar a esta persona engatusándola.

Los familiares y amigos se sienten rápidamente culpables porque se sienten impotentes. En el caso de una depresión prolongada, el exceso de trabajo y el agotamiento se suman al problema, ya que tienen que asumir muchas de las tareas de la persona.

Aceptar la depresión como una enfermedad

Suele ser una enfermedad grave que afecta negativamente al estado de ánimo, al sueño y a la conducción. Sin embargo, no es en absoluto un signo de carácter débil.

Buscar apoyo médico

Al igual que con cualquier enfermedad grave, se debe consultar a un médico lo antes posible si se sospecha de una depresión. Tome la iniciativa y pida cita con un médico, ya que muchos enfermos no ven la razón por sí mismos o son incapaces de hacerlo. Tienden a sentir que sus propios fracasos y debilidades son los responsables de cómo se sienten. Por ello, los familiares suelen colaborar estrechamente con el médico contra la depresión.

Tengan paciencia

Las personas deprimidas suelen quejarse, desesperarse y, a continuación, retraerse y mostrarse despectivas. Su libido también disminuye y son menos receptivos a las necesidades sexuales de su pareja. Muestre paciencia en estos momentos, asegure a la otra persona que la depresión es una enfermedad y que es fácilmente tratable.

Evita intentar convencerles de que sus sentimientos de culpa son exagerados. Evite discutir sobre si hay o no una justificación para los sentimientos negativos. Las personas deprimidas no exageran sus sentimientos, no los descartan como psicológicos. No te retires, aunque la otra persona se muestre despectiva.

No te esfuerces en exceso

Una depresión prolongada de un familiar es probablemente muy agotadora para usted. Por lo tanto, no te olvides de ti mismo y de tu necesidad de descanso. Cuida tu círculo de amigos y conocidos, date un capricho más a menudo.

A menudo ayuda a crear una red de ayudantes. No intentes sentirte completamente responsable y sacrificarte.

No escatime en consejos

Los consejos son bien intencionados, pero es un tema delicado en la depresión. Los consejos deben utilizarse con cuidado y precaución. Recomendaciones como irse de viaje durante unos días pueden sumir a la persona en una depresión más profunda, ya que se experimenta con más fuerza en un entorno ajeno.

También deberías abstenerte de decir "contrólate". Al hacerlo, estarías pidiendo algo que tu contraparte simplemente no puede cumplir, lo que sólo intensifica su sentimiento de culpa. En cambio, apoye a su ser querido tan pronto como muestre iniciativa.

No hay decisiones de gran alcance

Recuerde que las personas deprimidas suelen ver los hechos de forma distorsionada y deciden de forma diferente a como lo harían si estuvieran sanas.

Tenga en cuenta este hecho para las situaciones que afectan al futuro privado o profesional.

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.