Disentería amebiana (amebiasis)

Disentería amebiana (amebiasis)
Clasificación Internacional (CIE) A06.-

Básico

La disentería amebiana, también llamada amebiasis, es una enfermedad tropical que provoca principalmente trastornos en el intestino grueso. La infección está causada por un patógeno llamado Entamoeba histolytica.

Distribución de la amebiasis

En todo el mundo, la amebiasis es una de las enfermedades humanas más comunes causadas por parásitos. Cada año, aproximadamente 50 millones de personas contraen disentería amebiana. Una de cada diez personas es portadora del parásito, aunque no esté afectada por la enfermedad.

En nuestro país, se conoce principalmente como una enfermedad de viaje, de la que hay que tener cuidado, especialmente cuando se viaja a los trópicos o subtrópicos.

Además de la forma intestinal habitual, que afecta al tracto intestinal, existe también una forma extraintestinal, que se da con más frecuencia en los hombres. Todavía no se ha aclarado por qué.

Causas

La infección está causada por un patógeno llamado Entamoeba histolytica. Se transmite por vía fecal-oral a través de alimentos o agua potable contaminados. No es el parásito en sí, sino sus quistes, que se excretan en las heces y luego se reabsorben. Estos parásitos se asientan entonces en el colon y vuelven a convertirse en parásitos infecciosos en un plazo de una a cuatro semanas.

El riesgo de infectarse con amebiasis es especialmente alto para las personas con un sistema de defensas debilitado, ya que naturalmente no pueden defenderse en absoluto contra el parásito.

Síntomas

Cuando se viaja a esas zonas, es muy probable que se ingiera Entamoeba histolytica y que ésta se deposite también en el colon. Sin embargo, la mayoría de las veces la infección sigue su curso sin ningún síntoma. Sin embargo, los quistes se excretan con las heces, por lo que el germen suele pasar desapercibido.

Sólo en un 5 a 20% de los casos se desarrollan síntomas. Se distingue entre el tipo intestinal y el extraintestinal.

Disentería amebiana de tipo intestinal

Si el parásito permanece en el intestino y sólo lo daña, se produce una diarrea aguda parecida a la gelatina de frambuesa. Esto se debe a que el intestino intenta deshacerse del patógeno lo antes posible, por lo que se produce mucha secreción y mucosidad. La infección provoca una ligera hemorragia en las paredes del colon, lo que explica la coloración y la consistencia típicas.

Además de la diarrea, también se producen calambres y a veces fiebre. Si no se combate el germen y la infección se vuelve crónica, estas desagradables inflamaciones intestinales se repiten a veces durante muchos años.

Disentería amebiana de tipo extraintestinal

Si el germen no puede mantenerse en el intestino grueso, migra a través del sistema sanguíneo hasta el hígado y suele instalarse allí. Pueden pasar varios meses o incluso años antes de que aparezcan los síntomas. Luego hay abscesos agudos (colecciones encapsuladas de pus) con una sensación de presión y dolor en el abdomen superior derecho. A veces la temperatura corporal puede subir un poco, pero rara vez se produce fiebre.

En los abscesos hepáticos muy grandes, el tórax también puede constreñirse, lo que puede provocar dolor y también dificultades para respirar. En casos muy raros, el parásito también se adhiere a otros órganos, como el cerebro, el bazo o los pulmones.

Diagnóstico

El diagnóstico debe hacerse de forma diferente según la forma y la manifestación. Como con cualquier infección, pronto se encuentran parámetros alterados en la sangre, pero éstos no indican nada específico. Por ejemplo, los glóbulos blancos, nuestro sistema de defensa, están elevados.

Muestras de heces y técnicas de imagen

En la forma intestinal, si se sospecha del patógeno, se puede detectar directamente a partir de una muestra de heces frescas para confirmar el diagnóstico. En la forma extraintestinal, los abscesos, los derrames y los cambios en el hígado se detectan mediante diversos procedimientos de imagen como las radiografías, la tomografía computarizada, la ecografía y la resonancia magnética. Las muestras de sangre pueden utilizarse para detectar los anticuerpos formados contra el patógeno. En esta forma, el propio patógeno no está presente ni en la sangre ni en las heces.

No olvides hablar con tu médico

Por supuesto, es importante hablar abierta y honestamente con el médico. Esto se debe a que hablar con el médico puede dar una buena indicación de qué tipo de enfermedad está realmente presente. Por lo tanto, en el caso de la disentería amebiana, también es importante hablar de los viajes realizados en los últimos meses.

Terapia

En la terapia de la disentería amebiana hay que procurar, por un lado, que desaparezcan los síntomas de la enfermedad, pero por otro lado también hay que detener rápidamente la transmisión del patógeno. Para ello, se prescribe el llamado amebicida de contacto, que también debe utilizarse si no hay síntomas, sino sólo indicios del patógeno.

Combatir los síntomas

Lo principal es luchar contra los síntomas. Por eso, al principio se hace todo lo posible para eliminar la diarrea, los calambres abdominales y todas las demás molestias posibles. Pero, por supuesto, no debe detenerse en este tratamiento, al menos no si hay indicios de que el propio sistema inmunitario del organismo no puede hacer frente al parásito. Entonces debe iniciarse la terapia antibiótica.

Terapia de la forma intestinal

Todas las formas de amebiasis se tratan con un derivado del imidazol, que se administra en infusión durante diez días. Se trata de un antibiótico que ataca directamente al parásito. Para evitar la transmisión de los quistes infecciosos, la terapia antibiótica va seguida de otros diez días de tratamiento oral con paromomicina. Por último, un examen de heces confirma que no se excretan más parásitos. Esto debe hacerse principalmente porque la enfermedad está sujeta a notificación obligatoria.

Terapia de la forma extraintestinal

El tratamiento es exactamente el mismo que para la forma intestinal, excepto que los abscesos también se perforan y se eliminan si existe el riesgo de que se extiendan a los órganos o a otras cavidades del cuerpo.

Medidas higiénicas

Por supuesto, también hay que respetar unas estrictas normas de higiene para evitar la transmisión del parásito. De lo contrario, se desarrollaría rápidamente una epidemia de enfermedades, que luego sería difícil de controlar.

Previsión

Si se lleva a cabo el tratamiento, el pronóstico es muy bueno. En la mayoría de los casos, el patógeno se elimina por completo en unas semanas y sólo queda el recuerdo de la infección.

Si no se inicia la terapia, o si no se lleva a cabo de forma constante, puede desarrollarse la forma crónica de la amebiasis, que es más que desagradable. En algunos casos, puede incluso provocar la muerte.

Prevención

La profilaxis consiste principalmente en evitar las zonas donde se encuentra la Entamoeba histolytica. Entre ellos se encuentran, sobre todo, América Central y del Sur, Asia Meridional y África.

Si no se quiere hacer esto, es importante observar una higiene estricta al viajar. Para ello, puedes seguir estos consejos:

  • Pele las frutas y verduras crudas antes de comerlas.
  • Lo mejor es hervir las verduras
  • No consuma carne ni marisco crudos.
  • No bebas agua del grifo o de botellas de agua sin cerrar.
  • Hervir el agua antes de cepillarse los dientes
  • No consuma cubitos de hielo, hielo de agua casero o sorbete.

Si sigue estos consejos, estará relativamente bien protegido de la disentería amebiana. Si aún así la padeces, es importante que acudas al médico, te diagnostique y empieces el tratamiento lo antes posible.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.