Esquizofrenia

Esquizofrenia
Clasificación Internacional (CIE) F20.-

Básico

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que altera el pensamiento, el comportamiento y la percepción de los afectados. En particular, suele ser muy difícil para los enfermos distinguir entre la realidad y los delirios. Además, muchas personas que padecen esquizofrenia dicen tener voces en la cabeza y fuertes delirios de persecución.

En contra de la creencia generalizada de que la esquizofrenia provoca un desdoblamiento de la personalidad, este trastorno no da lugar a la formación de personalidades múltiples. El desarrollo de la esquizofrenia se basa en gran medida en la predisposición genética, por lo que se cuenta entre las psicosis endógenas.

Alrededor del 1% de las personas sufren esta enfermedad mental al menos una vez en su vida, por lo que la esquizofrenia no es tan rara. El punto álgido de la enfermedad se sitúa entre los 18 y los 35 años, con aproximadamente el mismo número de mujeres que de hombres afectados por la enfermedad. Sin embargo, por término medio, la esquizofrenia aparece unos años antes en los varones. Así, el pico de edad masculino se sitúa entre los 15 y los 30 años de vida y el pico de edad femenino entre los 25 y los 35 años de vida.

Con un tratamiento intensivo se puede controlar la esquizofrenia y crear condiciones de vida relativamente estables para la mayoría de los afectados. Algunas personas pueden incluso volver a trabajar. Sin embargo, sólo una quinta parte de los enfermos se recupera completamente.

Causas

La causa exacta de la esquizofrenia aún no se ha explicado del todo, pero se sabe que ciertos neurotransmisores, es decir, moléculas químicas de señalización en el cerebro, contribuyen al desarrollo de la enfermedad. La teoría de que una mayor producción del transmisor dopamina es responsable de la esquizofrenia tuvo que ser descartada, ya que desde entonces se ha descubierto que la sobreproducción de dopamina por sí sola no puede causar la enfermedad.

Además, ciertas partes del cerebro se reestructuran en la esquizofrenia. Por ejemplo, en muchas personas con esquizofrenia hay una expansión de los ventrículos, que son cavidades llenas de líquido en el cerebro, y una reducción del tamaño de una zona del cerebro llamada hipocampo.

Componente genético

Se considera claro que la constelación genética desempeña un papel importante en el desarrollo de la esquizofrenia. La probabilidad de desarrollar uno mismo la esquizofrenia si uno de los abuelos padece la enfermedad es del 3%. Si uno de los progenitores está afectado por la enfermedad, el riesgo de desarrollarla es de aproximadamente el 10%. Sin embargo, la esquizofrenia es una enfermedad multifactorial, es decir, se desarrolla por una combinación de predisposición genética y factores ambientales. Por ello, sólo entre el 40 y el 60 por ciento de las parejas de gemelos tienen ambos hermanos afectados.

Teoría de la vulnerabilidad-estrés-afrontamiento

Los acontecimientos estresantes pueden favorecer el desarrollo de la esquizofrenia. Por ejemplo, las complicaciones en el nacimiento, las enfermedades crónicas graves o una infancia estresante pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad mental. Además, el estrés en el trabajo o las situaciones estresantes en la familia pueden convertirse en un desencadenante de episodios esquizofrénicos. En aproximadamente la mitad de los casos, el estrés o los acontecimientos estresantes pueden estar relacionados con la aparición de la enfermedad.

La capacidad de afrontar situaciones estresantes y angustiosas varía mucho de una persona a otra. Por ejemplo, las personas más sensibles al estrés tienen un menor potencial de afrontamiento del mismo. Por lo tanto, el fortalecimiento del potencial de afrontamiento del estrés en la terapia de la esquizofrenia es una de las estrategias básicas de tratamiento de la psicoterapia.

Síntomas

Los síntomas de la esquizofrenia pueden ser muy diversos, ya que pueden verse afectadas las más variadas funciones de la psique. Además, la extensión y el curso de los síntomas pueden variar mucho, de modo que varias funciones mentales pueden cambiar al mismo tiempo y causar una queja combinada (síndrome). En la esquizofrenia, los síntomas básicos deben distinguirse de los síntomas adicionales.

Síntomas básicos

Las quejas básicas son los síntomas que resultan de los cambios mentales básicos:

- En la esquizofrenia, el pensamiento y el lenguaje están alterados. La forma de pensar es muy errática, ilógica y confusa, las frases o pensamientos se interrumpen bruscamente. Además, los afectados utilizan palabras con un significado diferente o mezclan dos palabras en una.

- Además, en la esquizofrenia se producen trastornos afectivos y desgana. Se observa que el estado de ánimo de los esquizofrénicos no suele coincidir con la situación actual. Además, pueden darse varios sentimientos contrarios al mismo tiempo, por ejemplo, los enfermos pueden llorar y reír al mismo tiempo.

- Normalmente, los afectados también pierden el contacto con la realidad y viven en su propio mundo.

- En la mayoría de los casos, los esquizofrénicos tienen trastornos de autopercepción. Se ven a sí mismos como inconexos y divididos. Incluso su propia persona no siempre es vista como real.

Síntomas adicionales

Los síntomas adicionales pueden producirse como resultado de procesar lo que han vivido o de intentar aceptar la enfermedad, ya que las personas esquizofrénicas son incapaces de procesar adecuadamente lo que han percibido debido a su enfermedad:

- Aquí también pueden producirse cambios en el pensamiento. Así, muchos afectados creen que se les meten en la cabeza pensamientos ajenos y que les han robado los suyos propios.

- Cuando se trata de cambios en el mundo emocional, el miedo es predominante. El estado emocional es típicamente bastante depresivo, con impotencia y necesidad de afecto, pero en algunos casos también pueden dominar las emociones excesivas, la desinhibición y un estado de ánimo exuberante. Además, los esquizofrénicos tienen un mayor riesgo de suicidio.

- Muchos pacientes informan de delirios masivos de persecución. Piensan que son constantemente perseguidos y que el resto del mundo está en su contra. Incluso puede llegar a pensar que otras personas quieren hacerles daño o incluso matarlos. Incluso con una buena persuasión, suele ser casi imposible disuadir a los esquizofrénicos de sus pensamientos delirantes.

- Además, muchos esquizofrénicos sufren alucinaciones. Oyen voces, huelen cosas que otros no huelen o ven cosas que no son reales. Las alucinaciones pueden aumentar la sensación constante del esquizofrénico de ser seguido y amenazado. Incluso en este caso, el razonamiento lógico apenas puede tranquilizar al enfermo.

- De vez en cuando, la esquizofrenia también puede conducir a una restricción de las habilidades motoras. Entonces, los pacientes sólo pueden moverse muy lentamente y de forma restringida y se vuelven completamente rígidos (estupor). Esto puede llegar hasta el punto de que los esquizofrénicos ya no se mueven en absoluto o adoptan posturas de aspecto muy agónico. Si a las posturas incómodas se añade la fiebre, se habla de catalepsia perniciosa, que puede poner en peligro la vida. En situaciones en las que la persona afectada está muy agitada e inquieta, a menudo puede observarse una repetición constante de un determinado movimiento. Muy a menudo, se puede ver a los enfermos echándose las manos a la cabeza, caminando nerviosamente o haciendo ejercicios gimnásticos.

Lento o agudo

La enfermedad puede ser gradual o aguda. Si la esquizofrenia es gradual e insidiosa, la persona afectada se aleja cada vez más de sus círculos sociales y de su familia, parece cada vez más desganada, hasta que finalmente deja de dedicarse a su trabajo o a sus aficiones. También pueden aparecer otros síntomas como problemas de sueño, disminución de la concentración, indecisión y cambios de humor repentinos.

El curso agudo se entiende como un brote de la enfermedad, que suele producirse de forma muy brusca y se acompaña de fuertes alucinaciones y delirios.

Sólo en algunos casos el síntoma esquizofrénico está siempre plenamente desarrollado; la enfermedad suele progresar por fases con episodios esquizofrénicos. Entre los episodios, la persona afectada apenas muestra síntomas, pero el procesamiento de los episodios esquizofrénicos puede provocar a su vez graves cambios en la personalidad.

Diagnóstico

Historial médico

La medida más importante para diagnosticar la esquizofrenia es una entrevista médica intensiva y en profundidad. El diagnóstico de la esquizofrenia suele estar determinado por una serie de criterios que se definen de manera muy uniforme en todo el mundo. Sin embargo, para la anamnesis también se puede utilizar un cuestionario estandarizado, cuyo objetivo es facilitar la confirmación del diagnóstico mediante preguntas específicas.

Exclusión de otras enfermedades

Aunque exista una fuerte sospecha de esquizofrenia, el médico que trata al paciente siempre debe comprobar si otras causas podrían ser responsables de los síntomas esquizofrénicos. Por ejemplo, el consumo de medicamentos o drogas, los tumores cerebrales u otras enfermedades del sistema nervioso pueden provocar dolencias similares.

Para descartar las causas mencionadas, se suelen realizar los siguientes exámenes:

- Un examen físico básico y una comprobación exhaustiva de muchas funciones del sistema nervioso, una prueba psicológica, así como una prueba de las capacidades cognitivas superiores del cerebro, como la capacidad de pensamiento, la memoria y la atención.

- Una extracción de sangre con examen de parámetros inflamatorios y metabólicos.

- Análisis de sangre y orina para detectar ciertos medicamentos o drogas.

- Procedimientos de imagen como el TAC o la RMN para mostrar cualquier cambio en el cerebro.

- Si se sospecha que hay meningitis, se debe realizar una punción lumbar con examen del líquido cefalorraquídeo.

Terapia

Una relación médico-paciente de confianza es crucial para el éxito del tratamiento, que a menudo puede resultar muy difícil debido a los fuertes delirios persecutorios de muchos esquizofrénicos.

La terapia de la esquizofrenia es muy amplia y el concepto de tratamiento debe determinarse en consulta con la persona afectada, ya que ignorar al paciente sólo puede dificultar la situación. Entre los pasos importantes del tratamiento se encuentran la información al enfermo sobre la esquizofrenia, una terapia farmacológica, así como diferentes formas de psicoterapia, terapias de grupo con la familia o la pareja. Un concepto de rehabilitación para restablecer una vida cotidiana relativamente normal con la resocialización de la persona afectada es también una parte importante del tratamiento.

Tratamiento farmacológico

Neurolépticos

Muchos neurolépticos actúan antagonizando el neurotransmisor dopamina en el sistema nervioso central. Este modo de acción se utiliza en el tratamiento de la esquizofrenia. Sobre todo, síntomas como los delirios y las alucinaciones mejoran con este grupo de fármacos, por lo que se denominan antipsicóticos.

Los neurolépticos suelen utilizarse en las primeras fases de la esquizofrenia para tratar los síntomas básicos. Sin embargo, tienen una amplia gama de efectos secundarios, como alteraciones motoras (temblor, rigidez muscular) y espasmos. Además, tienen un efecto muy depresivo, provocan fatiga, un aumento del peso corporal y desgana.

Los representantes más modernos del grupo de los neurolépticos son adecuados no sólo para el tratamiento de los síntomas básicos, sino también para la terapia de los síntomas adicionales, y además tienen menos efectos secundarios.

La dosis se determina principalmente en función de los síntomas y de la magnitud de los mismos, de si existe actualmente un brote de la enfermedad o de si el tratamiento farmacológico se utiliza para prevenir un nuevo brote.

La mayoría de los pacientes toleran bastante bien los neurolépticos, aunque pueden tener muchos efectos secundarios. Los efectos secundarios suelen mejorar unos días después de suspender la medicación, excepto una forma de contracción muscular, que no suele desaparecer.

Antidepresivos

Los antidepresivos mejoran el estado de ánimo básico de los esquizofrénicos y reducen su apatía. Se utilizan principalmente en la esquizofrenia, además de los neurolépticos para los estados de ánimo deprimidos.

Sedantes

Este grupo de medicamentos se utiliza principalmente para tratar la ansiedad y relajar al paciente. Sin embargo, los tranquilizantes no son adecuados para una terapia a largo plazo porque tienen un alto desarrollo de tolerancia y su potencial de dependencia es muy alto.

Psicoterapias

Los cambios psicológicos básicos y los síntomas básicos de la esquizofrenia difícilmente pueden ser controlados sólo con psicoterapia. Sin embargo, una psicoterapia eficaz puede mejorar el procesamiento de las percepciones experimentadas como amenazantes y, por tanto, intervenir positivamente en el proceso de la enfermedad.

Los pilares importantes de la psicoterapia para la esquizofrenia son:

- promover la confianza en sí mismo

- Aumentar la iniciativa propia del paciente

- Reforzar la capacidad de concentración

- Desarrollar estrategias individuales de afrontamiento

- posible reintegración a la vida laboral

- contrarrestar la segregación social

En el contexto de la psicoterapia, también debe buscarse un concepto para que la persona afectada pueda ser tratada lo más cerca posible de la familia.

Previsión

En la mayoría de los casos, la esquizofrenia tiene un curso prolongado y supone una pesada carga para todos los implicados y sus familiares. Sin embargo, si observamos los resultados de diversos estudios, vemos que el pronóstico de la enfermedad es mejor de lo que mucha gente piensa.

Una quinta parte de los esquizofrénicos puede curarse completamente de la enfermedad. Los intervalos y la frecuencia con que se producen los episodios esquizofrénicos en las cuatro quintas partes restantes pueden ser muy variables. En algunos casos, la enfermedad también puede tomar un curso más severo y estar permanentemente acompañada de síntomas.

Los factores de pronóstico positivo son un inicio abrupto y factores desencadenantes reconocibles de la enfermedad.

Pronóstico individual

El curso de la enfermedad también está fuertemente influenciado por el potencial de afrontamiento del individuo. Sin embargo, la influencia más importante en el pronóstico es una terapia farmacológica constante y bien controlada, también en los períodos entre episodios esquizofrénicos. Esto puede reducir el riesgo de recaída en un 30%.

Un tercio de todos los pacientes con esquizofrenia crónica muestran un curso leve de la enfermedad en términos de síntomas y sólo raramente tienen episodios esquizofrénicos. En algunos casos, sin embargo, la enfermedad toma un curso más severo y puede incluso conducir a cambios de personalidad.

Más del 50 por ciento de las personas que padecen la enfermedad pueden ser tratadas hasta el punto de volver a trabajar e integrarse en su entorno social.

No obstante, la esquizofrenia debe considerarse una enfermedad mental grave que puede incapacitar a muchas personas para trabajar o incluso para vivir.

Los cursos más graves de la enfermedad suelen ir acompañados de una reducción de la esperanza de vida. Esto se debe principalmente a un aumento de la tasa de accidentes con una concentración reducida y a un aumento de la tasa de suicidios.

Consejos

Es muy importante que los propios esquizofrénicos, pero también sus familiares, se ocupen intensamente de la esquizofrenia, sus opciones de tratamiento y sus causas. Cuanto más se conozca la enfermedad, mejor se podrán tomar las difíciles decisiones que están pendientes con la esquizofrenia. Además, los afectados y sus familiares pueden tomar medidas ellos mismos para contrarrestar un nuevo brote de la enfermedad.

Además, la toma estricta y correcta de la medicación prescrita, la evitación de los factores de estrés y la abstención de las drogas deben tenerse en cuenta para reducir la tasa de recaídas.

También suele corresponder a los familiares reconocer una recaída inminente en una fase temprana, ya que a menudo la propia persona afectada no la reconoce debido a la enfermedad, a fin de tomar las medidas adecuadas a tiempo.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.