Estenosis carotídea

Estenosis carotídea

Básico

La estenosis carotídea es un estrechamiento (estenosis) en al menos una de las dos arterias carótidas internas, que suministran sangre al cerebro. Una estenosis suele estar causada por el endurecimiento de los vasos sanguíneos (arteriosclerosis), que reduce el flujo sanguíneo y, por tanto, el suministro de sangre al cerebro.

Si el suministro de sangre al cerebro cae por debajo de un nivel crítico, puede desencadenarse un accidente cerebrovascular. Alrededor del 20% de los accidentes cerebrovasculares son el resultado de estenosis en la arteria carótida, que se encuentra fuera del cráneo. La aparición de estenosis depende en gran medida de la edad: en la población adulta están afectados entre el 1% y el 3%, y a partir de los 65 años casi el 10%.

Causas

En la mayoría de los casos, la estenosis carotídea es el resultado de la arteriosclerosis. Esto ocurre cuando los trombos (coágulos de sangre), las grasas de la sangre, el tejido conectivo y los depósitos de calcio se acumulan en las paredes de las arterias, reduciendo el diámetro y, posteriormente, el flujo sanguíneo del vaso afectado. Varios factores que aumentan el riesgo de desarrollar arteriosclerosis son, por ejemplo, la hipertensión (presión arterial alta), el tabaquismo, la falta de ejercicio, el aumento de los niveles de grasa en sangre y el aumento de la edad.

La estenosis carotídea puede dar lugar a la formación de trombos (coágulos sanguíneos), que obstruyen completamente el vaso o son transportados por el torrente sanguíneo hasta el cerebro, donde pueden provocar un accidente cerebrovascular (apoplejía) al bloquear un vaso sanguíneo más pequeño.

Síntomas

Por regla general, las estenosis carotídeas no provocan ningún síntoma durante un largo periodo de tiempo (estenosis carotídea asintomática). Posteriormente, pueden producirse alteraciones circulatorias cerebrales de corta duración (ataques isquémicos transitorios), que desencadenan temporalmente un déficit neurológico. Estos ataques deben considerarse precursores de un ictus irreversible, pero un ictus puede producirse directamente en caso de estenosis carotídea incluso sin estos ataques.

Diagnóstico

Dado que la estenosis carotídea suele ser asintomática, a menudo se diagnostica en una fase relativamente tardía.

El método más sencillo para detectar una estenosis carotídea es auscultar las arterias con un estetoscopio. El estrechamiento de los vasos sanguíneos por estenosis provoca fuertes remolinos en el flujo sanguíneo en el lugar afectado, que se reconocen en el estetoscopio como sonido de estenosis. Si las estenosis están situadas directamente en la bifurcación carotídea, pueden detectarse de este modo con una probabilidad muy alta. En el caso de las estenosis dentro de la arteria carótida interna, todavía se puede detectar un sonido de estenosis claro en aproximadamente el 50% de los casos. El siguiente paso es determinar el grado de estenosis con la ayuda de una ecografía Doppler/dúplex (examen ecográfico). El grado de estenosis es una ayuda importante para decidir si el estrechamiento debe ser reparado quirúrgicamente lo antes posible.

Otro método para determinar las estenosis es la angiografía (imagen de los vasos sanguíneos) mediante ordenador o resonancia magnética. Esto también puede detectar el estrechamiento de las arterias dentro del cráneo.

Terapia

En el tratamiento de la estenosis carotídea, la primera prioridad es tratar los factores de riesgo cardiovascular. Entre ellos se encuentran el tabaquismo, la falta de ejercicio, la mala alimentación, los lípidos sanguíneos altos y la presión arterial elevada. Si se mejoran estos factores, el pronóstico de la evolución de la enfermedad puede mejorar masivamente incluso sin medicación ni intervención quirúrgica: el crecimiento de las estenosis se previene o incluso puede revertirse con cambios estrictos en el estilo de vida. Además, se suelen administrar inhibidores de la agregación plaquetaria (fármacos que inhiben la acumulación de plaquetas en la sangre y, por tanto, la formación de trombos; por ejemplo, el ácido acetilsalicílico).

Además de estos enfoques terapéuticos, las intervenciones quirúrgicas en forma de endarterectomía (eliminación del estrechamiento) o angioplastia carotídea (ampliación del estrechamiento mediante un catéter) también están disponibles como opciones de tratamiento, especialmente para los pacientes sintomáticos (después de un accidente cerebrovascular o un ataque isquémico transitorio). La cirugía es más beneficiosa cuando el vaso ya tiene más del 70% de su diámetro original. Los pacientes masculinos se benefician más de la cirugía, pero se desconoce la causa.

Endarterectomía

En una endarterectomía, la arteria carótida estenosada se expone a través de una incisión de unos diez centímetros de longitud, bajo anestesia general o local. Se corta el vaso por completo, se elimina la zona estrechada y se suturan los extremos sueltos, si es necesario con un parche de plástico o un trozo de vena.

El procedimiento dura aproximadamente una hora en total, pero la arteria afectada sólo se pinza entre 15 y 30 minutos. Por lo tanto, durante la operación, el cerebro se suministra principalmente a través de la arteria del otro lado del cuello. El riesgo de sufrir un ictus durante la operación debido al desprendimiento de piezas de la estenosis es de hasta un 5%.

Angioplastia carotídea

En lugar de eliminar la estenosis mediante cirugía, también se puede dilatar mediante una angioplastia carotídea. Se introduce un catéter con balón en la arteria femoral y se hace avanzar hasta la arteria carótida, donde se utiliza el balón para dilatar el estrechamiento. Para garantizar que la zona dilatada permanezca abierta durante más tiempo, también se inserta una endoprótesis (soporte tubular del vaso).

A diferencia de la endarterectomía, la angioplastia carotídea aún no es un procedimiento rutinario probado. Se utiliza en pacientes en los que el vaso se ha vuelto a estrechar a pesar de la endarterectomía o si la estenosis no puede operarse por motivos anatómicos.

Previsión

Si la operación tiene éxito, se elimina el riesgo de sufrir un ictus o un accidente isquémico transitorio como consecuencia de la estenosis carotídea. Sin embargo, existe un riesgo de un 5% de sufrir un ictus durante la operación.

Prevención

Se distingue entre prevención primaria y secundaria:

Prevención primaria

La prevención primaria de la estenosis carotídea es un intento de evitar que se produzca un ictus en primer lugar. Esto se hace, por un lado, tratando los factores de riesgo (hipertensión arterial, tabaquismo, niveles elevados de lípidos en sangre, falta de ejercicio), pero también eliminando quirúrgicamente las estenosis carotídeas asintomáticas con un grado de estenosis superior al 60%. La cirugía temprana es especialmente útil para los hombres, los pacientes menores de 65 años y los pacientes con niveles altos de colesterol.

Prevención secundaria

La prevención secundaria tiene por objeto reducir el riesgo de nuevos ataques tras un ictus. Si la arteria carótida está estrechada en más de un 70% por una estenosis, este estrechamiento debe eliminarse mediante una endarterectomía. Sin embargo, si está menos estrecho, hay que sopesar el riesgo de sufrir un ictus y el riesgo de la cirugía, dependiendo de las condiciones subyacentes.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.