Gripe porcina (Nueva gripe A/H1N1 , Nueva gripe)

Gripe porcina (Nueva gripe A/H1N1 , Nueva gripe)

Básico

La llamada gripe porcina, o nueva gripe como se conoce entre los expertos, apareció por primera vez en la primavera de 2009. Esta forma de gripe está causada por un virus de la gripe que se desconocía en ese momento, el tipo A/H1N1. Este virus se creó mezclando el material genético de otros virus de la gripe que normalmente infectan a los seres humanos, los cerdos o las aves.

La principal vía de transmisión de la nueva gripe es de persona a persona, lo que también ocurre con la gripe estacional convencional. Todavía no se ha observado que la infección pueda transmitirse también de los animales a los seres humanos.

El primer caso de la nueva gripe se produjo en abril de 2009 en México, donde relativamente muchas personas no tardaron en enfermar con esta nueva forma. Pero la ola de enfermedades no se limitó a México, sino que pronto se extendió a grandes partes del mundo. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró poco después, el 11 de junio de 2009, una pandemia de máximo grado (6). Esta pandemia duró más de un año, hasta el 10 de agosto de 2010. Sin embargo, se sospecha que el virus de la gripe sigue circulando y puede causar nuevas oleadas de enfermedad en el futuro.

Gripe estacional frente a la nueva gripe

Tanto la gripe estacional como la nueva gripe se transmiten a través de infecciones por gotitas, principalmente al estornudar o toser. Los síntomas de las diferentes formas de gripe también son muy similares, pero en el caso de la nueva gripe también hay síntomas en el tracto gastrointestinal. A diferencia de la gripe estacional, que se produce casi exclusivamente en los meses de invierno, las personas también pueden contraer la gripe porcina en los meses de verano. Mientras que la gripe estacional afecta principalmente a las personas mayores, son sobre todo las personas jóvenes y sanas las que enferman con la nueva gripe.

Debido a los cambios genéticos, que posteriormente dieron lugar a una envoltura alterada del virus, la vacunación antigripal convencional no pudo garantizar una protección suficiente contra la Nueva Gripe. Las vacunas disponibles actualmente protegen tanto contra la gripe convencional (estacional) como contra la Nueva Gripe.

Período de incubación y transmisión

El periodo de incubación, es decir, el tiempo que transcurre entre la infección y la aparición de los primeros síntomas, es de uno a cuatro días aproximadamente.

Existe el riesgo de infección desde el inicio de la misma, es decir, incluso antes de que aparezcan los síntomas. En cuanto aparecen los síntomas, sigue habiendo riesgo de transmisión durante unos tres a cinco días, y en el caso más largo hasta siete días. En los niños, se ha observado que liberan dosis más altas del virus y que son contagiosos durante más tiempo.

Las personas mayores y las que padecen una enfermedad crónica, así como el personal médico, tienen un mayor riesgo de contraer la nueva gripe. Pero también las personas que tienen mucho contacto con otras personas debido a su trabajo se infectan más a menudo por el virus.

Causas

La gripe porcina está causada por el virus de la gripe tipo A/H1N1. Este tipo de virus ha evolucionado a partir de una combinación genética de otros virus de la gripe que normalmente infectan a las aves, los cerdos o los seres humanos. Se supone que estos virus de la gripe han infectado a un huésped al mismo tiempo, lo que ha dado lugar a un intercambio de información genética. En particular, esta mezcla de virus de la gripe puede darse en los cerdos, ya que también pueden ser infectados por virus que normalmente infectan a los humanos o a las aves.

Al igual que con la gripe estacional, la vía de transmisión es la infección por gotitas, principalmente a través de los estornudos o la tos. Además, uno también puede infectarse al tocar objetos contaminados o al darse la mano, lo que se denomina infección por frotis. El virus puede llegar a la boca, los ojos o la nariz a través de las manos y, posteriormente, al resto del cuerpo, por lo que es muy importante la desinfección regular de las manos.

Síntomas

Los síntomas de la gripe porcina son muy similares a los de la gripe estacional:

- Aumento rápido de la temperatura corporal (fiebre superior a 38,5°C) - Tos seca e irritante

- Tos seca e irritante - Dolor de extremidades y de cabeza

También pueden aparecer los siguientes síntomas:

- Dolor de garganta

- Cansancio y fatiga

- Reducción del apetito

A diferencia de la gripe común (estacional), la gripe porcina suele provocar también síntomas gastrointestinales, como náuseas, vómitos y diarrea. Estos síntomas pueden presentarse en combinación con los síntomas típicos de la gripe mencionados anteriormente, pero también de forma aislada.

Diagnóstico

Mediante una entrevista, en la que el paciente debe describir el curso de la enfermedad y los síntomas con la mayor precisión posible, y una exploración física, el médico suele poder hacer ya un diagnóstico tentativo, especialmente en los meses de invierno. Sin embargo, dado que varias enfermedades pueden causar síntomas similares a los de la gripe, el diagnóstico definitivo sólo puede hacerse examinando una secreción de las vías respiratorias. Para ello, debe tomarse un hisopo de la mucosa de la zona nasal o de la garganta poco después del inicio de la enfermedad y examinarlo en el laboratorio. Hay que tener en cuenta que los cultivos sólo pueden realizarse en laboratorios especiales. Los exámenes para determinar el tipo de virus de la gripe sólo pueden realizarse en estos laboratorios especiales.

Terapia

En la mayoría de los casos, la nueva gripe no tiene un curso que ponga en peligro la vida, por lo que a menudo sólo es adecuada la terapia sintomática, es decir, el tratamiento de los síntomas. Esto incluye, por ejemplo, el tratamiento de la fiebre con fármacos antipiréticos u otros métodos como las compresas. Como el epitelio de las vías respiratorias está dañado por los virus de la gripe, esto puede favorecer una infección bacteriana (sobreinfección). En estos casos, suele ser necesario un tratamiento con antibióticos.

Medicamentos antivirales: Sólo en casos con cursos graves o en personas con enfermedad crónica se debe iniciar una terapia antiviral especial con inhibidores de la neuraminidasa. Entre ellos se encuentran Tamiflu (oseltamivir) y Relenza (zanamivir). Estos fármacos inhiben una proteína de superficie del virus llamada neuraminidasa, que es necesaria para propagar el virus en el cuerpo humano. Sin embargo, sólo se puede esperar que el tratamiento tenga éxito si los fármacos se administran dentro de las primeras 48 horas (a más tardar dentro de las primeras 72 horas) después del inicio de los síntomas. Después de este plazo, debido a la avanzada propagación del virus, el tratamiento antiviral no es tan beneficioso.

Antes de administrar el medicamento, se deben tener en cuenta los efectos secundarios especiales y las excepciones en grupos de pacientes especiales (niños, mujeres embarazadas).

Previsión

En la mayoría de los casos, la gripe porcina tiene un curso bastante suave, pero a veces la enfermedad puede ser más grave o mortal. Lamentablemente, no se puede determinar el número exacto de personas que han contraído o han muerto a causa de la nueva gripe. Durante la pandemia de gripe, la tasa de mortalidad fue de entre una y cinco personas por millón de habitantes, dependiendo de la ubicación geográfica. Sin embargo, también hay estudios que calculan que la tasa de mortalidad durante la pandemia de gripe porcina llegó a ser de más de 100 personas por cada millón de habitantes. La nueva gripe puede tomar un curso más severo en personas que se cuentan entre los grupos de riesgo. Entre las personas de riesgo se encuentran los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas (diabetes, enfermedades del sistema cardiovascular, enfermedades hepáticas y renales).

Enfermedades consecuentes

Al igual que la gripe estacional, la nueva gripe puede provocar diversas enfermedades en otros órganos y tejidos del cuerpo:

- Enfermedades de las vías respiratorias superiores (inflamación de los senos paranasales, inflamación del oído medio).

- Enfermedades respiratorias profundas (neumonía, bronquitis)

- Enfermedades del corazón (inflamación del músculo cardíaco o del pericardio)

- Enfermedades del sistema muscular (inflamación del músculo, destrucción de la fibra muscular)

- Enfermedades del tejido nervioso (inflamación del cerebro o de las meninges, ataques epilépticos)

- Infecciones sistémicas graves por bacterias

Prevención

Medidas generales de seguridad

El riesgo de contraer la gripe porcina puede reducirse considerablemente adoptando algunas medidas de higiene fáciles de aplicar. Es importante que el menor número posible de partículas de virus entre en la nariz, la garganta o los ojos.

- Debe asegurarse de lavarse las manos regularmente, especialmente si tiene contacto frecuente con otras personas u objetos posiblemente contaminados (puertas, barandillas, etc.).

- Debe tener el menor contacto posible con personas infectadas.

- Dado que el virus de la gripe suele entrar en el cuerpo a través de la nariz, la boca o los ojos, debe tocar estas partes del cuerpo lo menos posible con las manos.

- Debe evitar que otras personas le estornuden o le tosan directamente.

- Estrechar la mano también puede transmitir el virus, por lo que hay que evitar estrecharla en la medida de lo posible.

Medidas especiales de seguridad

Aunque los respiradores convencionales no pueden protegerle de la infección por el virus, el uso de estas máscaras puede evitar que las personas infectadas excreten el virus en grandes cantidades. Los pañuelos de papel deben utilizarse para sonarse la nariz o al estornudar y deben desecharse inmediatamente después.

Si está enfermo de la nueva gripe, debe permanecer en cama durante unos siete días y no salir de casa, tanto para protegerse como para evitar contagiar a otras personas. Esto también puede reducir el riesgo de una sobreinfección con bacterias.

Vacunación

La mejor manera de protegerse de la infección es vacunarse. Aunque al principio de la pandemia de gripe porcina no había una vacuna adecuada, ahora existe una vacuna combinada que ofrece una protección eficaz no sólo contra la gripe estacional sino también contra la nueva gripe. Sobre todo, el personal médico, las personas que tienen mucho contacto con otras personas (profesores, maestros de jardín de infancia) y las personas fácilmente contagiosas (niños y personas con enfermedades crónicas) deben vacunarse.

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.