Hepatitis (inflamación del hígado)

Hepatitis (inflamación del hígado)
Clasificación Internacional (CIE) K75.-

Básico

La hepatitis se refiere a todos los tipos de inflamación del hígado, independientemente de la causa subyacente. Los desencadenantes de esta inflamación pueden ser los virus, las enfermedades autoinmunes o las toxinas como el alcohol o las drogas. La más común es la hepatitis causada por virus.

El curso de la hepatitis puede dividirse en aguda y crónica. Se diferencian en que la inflamación aguda del hígado se cura en el plazo de un año, mientras que la inflamación crónica persiste durante este periodo.

Causas

Hepatitis aguda:

Las causas de la hepatitis aguda pueden ser de distinta naturaleza.

Las infecciones causadas por los virus de la hepatitis dan lugar a las siguientes formas diferentes:

  • Hepatitis A
  • Hepatitis B
  • Hepatitis C (antes hepatitis no A o no B)
  • Hepatitis D
  • Hepatitis E
  • Hepatitis G

Otros agentes patógenos también pueden causar inflamación del hígado. Los médicos llaman a este tipo de hepatitis concomitante. Los patógenos más comunes son

  • Virus: mononucleosis (virus de Epstein-Barr), citomegalovirus (virus CMV), virus Coxsackie.
  • Bacterias: Leptospirosis, Brucelosis, Salmonella.
  • Parásitos: Disentería amebiana (parásitos intestinales), malaria (parásitos de la sangre).

El envenenamiento también puede conducir a la hepatitis:

  • Venenos, como el alcohol, o el veneno vegetal de las setas (hongo de la hoja del tubérculo).
  • Medicamentos, por ejemplo una sobredosis de paracetamol o algunos gases anestésicos (halotano).

Hepatitis crónica:

La hepatitis crónica puede producirse como resultado de estas enfermedades:

  • Virus de la hepatitis: hepatitis B, hepatitis C, hepatitis D
  • Medicamentos, por ejemplo, algunos medicamentos para la tuberculosis
  • Los venenos, por ejemplo: Alcohol

También se distingue la hepatitis autoinmune, en la que el propio sistema inmunitario del organismo actúa contra las células del hígado. Esta forma de hepatitis afecta con más frecuencia a las mujeres que a los hombres, y se supone que la predisposición hereditaria es un factor decisivo. En algunos casos, esta enfermedad autoinmune también puede aparecer como una hepatitis aguda.

Enfermedades metabólicas congénitas:

  • Enfermedad de Wilson: En esta enfermedad, el metabolismo del cobre está alterado.
  • Hemocromatosis: afecta al metabolismo del hierro en el organismo.

En algunos pacientes, la causa de la inflamación crónica del hígado ya no puede determinarse.

Síntomas

Hepatitis aguda:

Los síntomas de la hepatitis aguda varían. A veces también puede ocurrir que no se produzcan síntomas de la enfermedad a pesar de que la infección esté comprobada. En los niños, el curso de la hepatitis suele ser más leve.

Fase inicial:

La fase inicial se caracteriza por la fatiga, la sensación general de enfermedad, la fiebre, las náuseas, los cambios en el gusto, la aversión a ciertos alimentos y el dolor por debajo de la caja torácica derecha. Esto se debe a que el hígado se agranda ligeramente. También pueden aparecer dolores musculares, articulares, de cabeza y erupciones cutáneas.

Etapa de ictericia:

Al principio de esta fase de la enfermedad, se produce un amarillamiento de las escleróticas (el blanco de los ojos), y más tarde la piel y las mucosas también se vuelven amarillas. La orina adquiere un llamativo color oscuro, mientras que las heces se vuelven cada vez más descoloridas. Además, durante la ictericia aumenta el picor. Los demás síntomas disminuyen al mismo tiempo.

Fase de recuperación (fase de convalecencia):

Durante la fase de recuperación de la hepatitis, el paciente sufre fatiga y agotamiento. Esto puede durar desde varias semanas hasta meses.

Hepatitis crónica:

Los síntomas de la hepatitis crónica son similares a los de la hepatitis aguda. A veces, los pacientes pueden no mostrar ningún síntoma en este caso. Los síntomas pueden incluir:

  • Cansancio, mayor necesidad de dormir, dolores articulares y musculares.
  • Ligera presión debajo de la caja torácica derecha, debido al agrandamiento del hígado.
  • La ictericia puede ser un síntoma tardío. Si se produce esta característica, la enfermedad ya está muy avanzada.

Diagnóstico

La hepatitis puede detectarse a partir de la historia clínica y la exploración física.

Varios análisis de sangre ayudan a determinar la causa de la hepatitis. Entre ellas se encuentra la determinación de los valores hepáticos (principalmente las llamadas transaminasas), así como la búsqueda de anticuerpos contra los virus de la hepatitis. Estas pruebas también ayudan a determinar el estadio de la inflamación del hígado.

En algunos casos también es necesario realizar una ecografía, una muestra de tejido (biopsia) del hígado o un examen de heces.

Terapia

La terapia de la hepatitis depende de la causa. Si los medicamentos o el alcohol se consideran desencadenantes, estas sustancias deben eliminarse y evitarse en el futuro.

Si la hepatitis es consecuencia de otra enfermedad (hepatitis concomitante), debe tratarse primero la enfermedad subyacente. De este modo, la hepatitis suele curarse por sí sola. Si la inflamación del hígado está causada por virus, la primera prioridad es el reposo en cama y la prohibición del alcohol.

Si el paciente padece hepatitis B crónica, se le administran sustancias antivirales como la lamivudina y el adefovir.

En la hepatitis C crónica, el interferón alfa pegilado (PEG-IFN) se administra en combinación con ribavirina.

La hepatitis autoinmune se trata con fármacos que reducen la actividad del sistema inmunitario. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, la cortisona y la azatioprina.

Lo que puedes hacer tú mismo:

  • Ante los primeros síntomas o el diagnóstico de hepatitis, debe evitarse el alcohol a toda costa.
  • Una dieta equilibrada es importante en esta condición
  • Se debe obtener información sobre qué medicamentos pueden causar daños en el hígado.
  • Si los síntomas se presentan durante una inflamación aguda del hígado, debe observarse el reposo en cama.
  • Si los virus de tipo B o C son el desencadenante de la inflamación, se debe informar a la familia y a las parejas sexuales. Pueden protegerse de la infección mediante la vacunación.
  • Si existe una inflamación crónica del hígado, debe realizarse un examen a intervalos regulares.

Previsión

La hepatitis aguda suele desaparecer por sí sola. Si las drogas o el alcohol son el desencadenante de la inflamación hepática, el hígado tiene una buena capacidad de regeneración, siempre que se eviten estas sustancias y el hígado no haya sufrido todavía ningún daño permanente.

Las hepatitis B, C y D pueden ser las precursoras de la hepatitis crónica.

Las hepatitis crónicas de tipo B o C pueden ser la causa de un hígado reducido (cirrosis) en muchas personas afectadas. En este proceso, el tejido cicatricial sin función ocupa el lugar del tejido hepático funcional. Esta cirrosis es irreversible, es decir, no puede revertirse. Si uno sufre de hepatitis B o C crónica, esto también puede ser la base del cáncer de hígado.

Otras formas de hepatitis también pueden dar lugar a un riñón reducido.

Prevención

La hepatitis A puede contraerse a través de alimentos contaminados. Por lo tanto, debe observarse una higiene alimentaria suficiente. Esto se aplica especialmente en los países de vacaciones. Si algunas personas, como el personal de los hospitales, tienen un mayor riesgo de infección, la vacunación contra la hepatitis A ofrece protección.

También existe una vacuna contra la hepatitis B. Desde hace algunos años, forma parte de la vacunación estándar de todos los bebés y es reembolsada por la caja de enfermedad. La hepatitis B se transmite por vía sexual. Por lo tanto, el uso de preservativos y la evitación de cambiar constantemente de pareja sexual ofrecen una protección segura.

Para evitar la hepatitis en general, debe evitarse el consumo excesivo de alcohol. Algunos preparados medicinales de venta libre, además de tener mucho sobrepeso, también pueden dañar el hígado.

Anuncio

Anuncio

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.