Hernia de disco (prolapso discal)

Hernia de disco (prolapso discal)

Básico

El disco intervertebral está formado por un núcleo gelatinoso blando (núcleo pulposo) rodeado por un anillo de fibrocartílago (anillo fibroso). Se encuentra entre las vértebras y sirve de amortiguador allí.

La hernia discal se produce cuando este núcleo gelatinoso se desplaza y rompe el anillo de fibrocartílago. La masa que sobresale puede presionar los nervios vecinos y la médula espinal, causando molestias.

Causas

La mayoría de las veces se debe a que el anillo de fibrocartílago se debilita demasiado. En muchos casos, esto se debe al proceso natural de envejecimiento.

A menudo, se supone que la razón es la sobrecarga o la carga incorrecta, como el levantamiento de objetos pesados, pero no suele ser así. Lo más frecuente es que la falta de deporte y el sobrepeso sean las causas de una hernia discal, ya que normalmente los músculos del abdomen y la espalda no están bien entrenados y esto provoca una carga incorrecta en los discos intervertebrales. Los músculos del torso deben sostener realmente la columna vertebral y ser lo suficientemente fuertes.

A veces, las hernias discales también pueden producirse tras accidentes en los que se ha lesionado el tronco.

Síntomas

Una hernia discal no tiene por qué causar molestias. Depende de si están afectadas las fibras nerviosas, la médula espinal o la cola del caballo (cauda equina).

Si el núcleo gelatinoso presiona una raíz nerviosa, el resultado es un hormigueo, entumecimiento, incluso parálisis y otras alteraciones sensoriales, así como un dolor muy intenso, que a menudo afecta a un solo brazo o pierna. En la pierna, se denomina isquialgia si el nervio ciático (el más grueso del ser humano) está afectado. Sin embargo, el dolor en la pierna no es prueba de una hernia discal en el caso del dolor de espalda, porque a menudo no puede asignarse a una raíz nerviosa y entonces deja de considerarse una indicación.

La médula espinal

Va desde el tronco cerebral hasta la primera o segunda vértebra lumbar. Cuando la médula espinal está aplastada, se produce un hormigueo, adormecimiento, sensación de cosquilleo y un dolor punzante en un brazo o una pierna. También puede haber problemas con los músculos del esfínter del intestino y la vejiga, y una creciente debilidad en brazos y piernas. Si se presentan estos síntomas, hay que acudir inmediatamente al hospital para un examen y posterior tratamiento, ya que se trata de una situación de emergencia.

Cuando la cauda equina (cola del caballo), que se extiende hasta el os sacro (hueso del sacro), se ve afectada, la función del recto y la vejiga suelen quedar fuera de control. También puede haber problemas de parálisis y sensibilidad en la zona genital, alrededor del ano y en la parte interior del muslo. En este caso también es absolutamente necesaria una visita inmediata al médico.

Diagnóstico

Exámenes básicos

Para ello son especialmente importantes la anamnesis (historia clínica) y la comprobación de la fuerza muscular, los reflejos y la sensibilidad de las piernas, es decir, un examen clínico-neurológico. La parálisis puede descartarse rápidamente si el paciente puede realizar la prueba del dedo o del talón. A menudo, al examinar el dolor y la parálisis, el médico puede localizar la estructura nerviosa afectada y averiguar rápidamente si se trata de una hernia discal y, en ese caso, entre qué vértebras se encuentra.

Otras pruebas

La resonancia magnética es el método de imagen de elección porque es el mejor para delinear las estructuras de los tejidos blandos. El TAC (tomografía computarizada) también es posible, pero es claramente inferior a la RMN. Los exámenes de rayos X suelen ser innecesarios porque no pueden mostrar ni los nervios ni los discos intervertebrales, sino sólo el tejido óseo.

Los estudios han descubierto que también hay muchas hernias discales asintomáticas. Esto significa que el 30% de las personas de treinta años y el 60% de las mayores de 50 años tienen una hernia discal detectada en una resonancia magnética o en una tomografía computarizada, pero no han tenido ningún síntoma hasta ahora.

Hay que hacer una excepción si el dolor de espalda se presenta con síntomas típicos de un tumor, como sudores nocturnos, pérdida de peso y fiebre. En este caso, debe realizarse una mielografía o una mielo-TC para descartar un posible tumor. El espacio dural (el espacio entre la médula espinal y el saco vertebral) se muestra con la ayuda de un medio de contraste.

Si quiere aclarar si una posible alteración sensorial o parálisis está directamente relacionada con una hernia discal, debe hacerse una electromiografía (EMG), que mide la actividad eléctrica de los músculos, o una electroneurografía. La electroneurografía puede utilizarse para averiguar si hay presión en determinados nervios, lo que reduciría la conductividad eléctrica, o si existe una enfermedad de los nervios, como la polineuropatía.

Si no se puede hacer un diagnóstico con la ayuda de técnicas de imagen, se analizan el líquido cefalorraquídeo (líquido nervioso) y la sangre para detectar la enfermedad de Lyme, el herpes zoster y otros patógenos.

Terapia

Más del 90% de las hernias discales no necesitan tratamiento quirúrgico. La cirugía sólo es necesaria si los síntomas persisten o se produce una parálisis.

Tratamiento no quirúrgico

Esto incluye reposo, calor y analgésicos. Sobre todo en la fase aguda, hay que procurar tomar estos medicamentos con regularidad para intentar aliviar la tensión muscular causada por el dolor.

Además, la fisioterapia puede ayudar al paciente practicando movimientos que no causen dolor.

El dolor también puede mejorar por sí solo, ya que el núcleo gelatinoso puede secarse o reducirse. También existe la posibilidad de que el núcleo biliar se reduzca, pero el dolor se mantiene y se ha desarrollado la llamada enfermedad del dolor independiente. Debido a las posturas incorrectas para reducir el dolor, ciertos músculos pueden debilitarse (hipotrofia muscular) o puede abstenerse por completo de ciertos movimientos dolorosos (persuasión de miedo-evitación). Si no hay parálisis grave, se recomienda intervenir quirúrgicamente sólo después de 3 meses y aplicar las formas de terapia mencionadas hasta entonces.

En el futuro, es importante entrenar y fortalecer los músculos de la espalda y el abdomen con la orientación de un fisioterapeuta.

Precaución: Cuanto más tiempo persista la parálisis muscular masiva, mayor será la probabilidad de que no desaparezca.

Cirugía

El paciente y el médico deciden juntos si la cirugía es necesaria. Un argumento a favor de la cirugía es

- Si la parálisis es grave o se extiende, hay que operar inmediatamente.

- Otra razón para operar inmediatamente es si la cauda equina (cola del caballo) está deprimida.

- Si hay síntomas que indican que la médula espinal está aplastada, también se debe operar pronto.

- Es especialmente peligroso si el dolor disminuye pero la parálisis aumenta, porque este síntoma indica que las raíces nerviosas están muriendo. También en este caso está indicada la intervención quirúrgica inmediata.

Por lo tanto, hay que prestar atención a si los síntomas cambian, por ejemplo, si aumentan las parálisis y/o se produce incontinencia. En esta situación, hay que consultar definitivamente al médico.

La operación

Para aliviar la presión de los nervios (descompresión), se elimina el tejido discal dañado y molesto. Desgraciadamente, en algunos casos se produce el llamado "síndrome de la cirugía fallida de la espalda", que significa que el dolor no desaparece a pesar de la operación, y a veces incluso se produce otra hernia discal en la misma región.

Los procedimientos quirúrgicos habituales son la microcirugía y la cirugía mínimamente invasiva, ya que son los que presentan un menor riesgo de cicatrización y dolor tras la operación.

Previsión

Más del 90% de las hernias discales no necesitan tratamiento quirúrgico. Por lo tanto, el tratamiento conservador suele ser la mejor terapia.

Después de una operación de disco, una hernia discal puede reaparecer, por lo que es especialmente importante fortalecer la espalda y los músculos abdominales durante mucho tiempo.

Después de la operación

Toda operación de los discos intervertebrales conlleva ciertos riesgos. Puede ocurrir que:

- Los vasos y los nervios están dañados

- se desarrollan cicatrices o incluso inflamaciones después de la operación.

- También puede ocurrir que la columna vertebral, donde fue operada, ya no sea tan estable como antes.

A largo plazo, el 80% de los pacientes que se someten a esta operación tienen éxito. El otro 20% puede empeorar aún más después y puede necesitar una intervención quirúrgica de nuevo. Por lo tanto, si no hay una parálisis grave, no se recomienda necesariamente la intervención quirúrgica. Las terapias no quirúrgicas deben utilizarse al principio.

Por desgracia, no siempre es fácil saber en qué pacientes es necesaria la cirugía y en cuáles no merece la pena asumir los riesgos de dicha intervención.

En el 5-11% de los pacientes que han sido tratados con procedimientos quirúrgicos estándar, se producen hernias recurrentes, es decir, las hernias discales vuelven a producirse en la misma región de la columna vertebral. Queda por ver cuál será la tasa de éxito a largo plazo de las nuevas técnicas de cirugía discal, como los procedimientos mínimamente invasivos.

Prevención

Es especialmente importante que los músculos del abdomen y la espalda estén fuertes, sanos y bien entrenados. Si también se toman en serio las demás pistas y se siguen, la probabilidad de sufrir una hernia discal puede reducirse considerablemente.

- Haga ejercicio con regularidad. Por ejemplo, correr, esquiar a campo traviesa, gatear, nadar de espaldas, hacer gimnasia en el agua, hacer ejercicios de fuerza controlados en la zona de la espalda.

- También se recomiendan ejercicios de relajación como el Tai Chi, el Yoga y el Pilates, ya que son especialmente buenos para la postura.

- Sentarse erguido

- Vigila tu propio peso corporal: más peso también significa una mayor tensión en los discos intervertebrales.

- Deben evitarse las sillas bajas y muy blandas.

- Cambia a menudo de posición sentada

- Sería bueno tener un puesto de trabajo alto donde se pueda trabajar de pie.

- Se debe evitar levantar objetos muy pesados. Sin embargo, si es necesario, mantén la columna vertebral recta y sólo dobla las piernas. Nunca levante una carga pesada con la espalda doblada y las piernas extendidas. - Al transportar una carga, es importante que la columna vertebral no se cargue por un lado, por lo que hay que sujetar el objeto con las dos manos, cerca del cuerpo y sin que la espalda esté hueca.

- Al dormir, también hay que intentar apoyar la forma de la columna vertebral con acolchado.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.