Herpes genital

Herpes genital
Clasificación Internacional (CIE) A60.-

Básico

El herpes genital es una enfermedad vírica contagiosa que puede afectar a la piel y las mucosas de la zona genital. Suele estar provocada por los virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2).

Los virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) suelen causar el herpes labial generalizado, pero también son responsables del 20-30% de los casos de herpes genital.

Dado que el VHS-1 puede transmitirse fácilmente a otras personas a través del contacto con la saliva o las infecciones por frotis, los anticuerpos (signos de que se ha producido una infección) contra el virus pueden detectarse en más del 95% de los adultos. En el caso del VHS-2, este es el caso del 10-30% de la población adulta.

Causas

La vía de transmisión del herpes genital suelen ser las relaciones sexuales sin protección, por lo que el riesgo es mayor para las mujeres que para los hombres. El riesgo de infección es mayor en el periodo poco antes de que aparezcan las vesículas y mientras son visibles. También es posible que los virus se transmitan de la madre infectada al niño durante el embarazo o el parto.

Los síntomas del herpes genital se desencadenan por el ataque del virus del herpes simple a las células de la epidermis, lo que da lugar a la formación de ampollas llenas de líquido con un alto contenido de virus. A partir de ahí, el virus entra en las terminaciones nerviosas de las neuronas sensibles y viaja por las vías nerviosas hasta los ganglios (puntos de conmutación entre los nervios), donde se asienta y puede permanecer en una especie de estado latente (fase de latencia) de por vida. Especialmente en personas inmunocomprometidas (por ejemplo, como resultado de operaciones, inmunosupresión tras trasplantes de órganos o SIDA), los virus del herpes simple pueden reactivarse desde su estado latente, extenderse por todo el cuerpo y desencadenar graves enfermedades.

Síntomas

El periodo de incubación tras la infección inicial por herpes genital es de entre 2 y 12 días. Posteriormente, pueden aparecer síntomas leves como fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de cabeza y muscular, así como ardor en los genitales, el ano o al orinar. En la zona genital, se desarrollan pequeñas ampollas de color claro sobre una zona de piel enrojecida. Suelen estar muy juntas en pequeños grupos (herpetiformes) y se curan al cabo de unas dos o tres semanas. La infección puede no presentar ningún síntoma en algunas personas.

Si se produce una infección por el virus del herpes simple en los recién nacidos (por ejemplo, durante el parto), puede producirse una afección potencialmente mortal con fiebre alta y la aparición de ampollas por todo el cuerpo.

Dado que una infección casi siempre conlleva la persistencia del virus (los agentes patógenos permanecen latentes de por vida en determinados refugios del cuerpo y no pueden ser eliminados completamente por el sistema inmunitario), el virus puede reactivarse en cualquier momento y desencadenar un nuevo herpes genital. Los primeros signos son las desagradables sensaciones de hormigueo o picor en la zona genital. En pocas horas o días, pueden reaparecer pequeñas ampollas en la piel, que en casos graves pueden extenderse desde los genitales hasta los muslos y las nalgas.

El sexo oral también puede causar los síntomas descritos anteriormente en la boca y la garganta. Cuando se practica el sexo anal, es posible que se produzca una infección del ano, lo que puede provocar descargas sanguinolentas y dolor en el ano.

Además, es posible que la reactivación de los virus del herpes simple se produzca sin ningún síntoma. Es importante saber que incluso durante este periodo aparentemente asintomático, las partículas del virus se excretan a través de las mucosas y pueden infectar a otras personas.

Diagnóstico

La evolución de la enfermedad y la erupción típica en la zona genital dan al médico que la atiende un primer indicio de la presencia de un herpes genital. Sin embargo, sólo se puede hacer un diagnóstico fiable mediante un examen de laboratorio. Para ello, se toma un hisopo de las ampollas llenas de líquido, que luego se examina en el laboratorio con un microscopio electrónico o una PCR (reacción en cadena de la polimerasa para la detección del ADN viral). Otra posibilidad es la detección de anticuerpos contra el virus en la sangre.

Terapia

Para el tratamiento del herpes genital se utilizan virostáticos (agentes antivirales como aciclovir, valaciclovir, famciclovir) que pueden acortar el curso de la enfermedad y aliviar los síntomas. Cuanto antes se tome la medicación, mayor será el éxito de la terapia, por lo que el tratamiento farmacológico para una primera infección suele comenzar inmediatamente después del examen físico, incluso antes de que se disponga de los resultados confirmados del examen de laboratorio.

La administración sistémica del medicamento (comprimidos orales, inyección intravenosa) es mucho más eficaz que la aplicación local con pomadas. Además de los medicamentos virales, que se toman durante un periodo de cinco a diez días, a veces es necesario tomar un analgésico. En caso de mal estado general o de síntomas como rigidez de cuello o confusión, es necesario un tratamiento hospitalario.

Si una persona tiene más de seis brotes de herpes genital al año, el tratamiento a largo plazo con medicamentos virales puede ser útil para reducir el número de ataques. Al cabo de un año aproximadamente, debe interrumpirse el tratamiento para comprobar si el número de brotes de herpes se ha mantenido bajo mientras tanto, incluso sin medicación.

Los virus contra el herpes genital no están aprobados para el tratamiento durante el embarazo. Sin embargo, se siguen prescribiendo en casos individuales para proteger al recién nacido de la infección por los virus del herpes.

Previsión

La evolución del herpes genital varía mucho de una persona a otra, desde los enfermos con brotes mensuales hasta los pacientes con períodos de latencia que duran años. El tipo de virus también desempeña un papel importante en la gravedad de la enfermedad, ya que las infecciones por el virus del herpes simple tipo 2 tienen una frecuencia de brotes mucho mayor que el tipo 1. Las personas con un estado inmunitario debilitado también tienen brotes más frecuentes. Sin embargo, el herpes genital es menos frecuente con el aumento de la edad.

Una vez producida la infección, el virus suele permanecer en una especie de letargo en el organismo durante toda la vida (lo que se denomina persistencia) sin desencadenar ningún síntoma. En determinadas circunstancias, como el estrés, la inmunosupresión, otras enfermedades o las fluctuaciones hormonales durante el ciclo menstrual, el virus puede reactivarse y desencadenar un nuevo herpes genital.

Las complicaciones del herpes genital son las siguientes:

  • La infección bacteriana puede producirse en las ampollas del herpes, provocando un foco de inflamación.
  • El herpes genital puede extenderse a los ojos, lo que provoca un deterioro de la visión.
  • La infección del feto es posible durante el embarazo. El feto suele enfermar gravemente, a menudo con consecuencias fatales.
  • La infección por el virus del herpes durante el parto puede provocar enfermedades graves en el recién nacido, como encefalitis (inflamación del cerebro) o sepsis (envenenamiento de la sangre).
  • En las personas inmunocomprometidas (pacientes con SIDA, inmunosupresión como resultado de un trasplante de órganos), los virus del herpes simple pueden desencadenar una neumonía grave.

Prevención

Dado que el herpes genital se transmite principalmente por contacto sexual, como el coito o el sexo oral, el uso sistemático de preservativos ofrece una buena protección contra la infección.

En caso de una posible enfermedad, debe ser aclarada por un médico lo antes posible para evitar la progresión de la enfermedad y mantener bajo el riesgo de infección para las posibles parejas sexuales.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.