Incontinencia

Incontinencia
Clasificación Internacional (CIE) R32

Básico

La incontinencia urinaria (conocida popularmente como incontinencia urinaria) es la incapacidad de aprender o la pérdida de la capacidad de almacenar la orina en la vejiga de forma segura y de determinar cuándo se debe orinar. Se trata de una afección bastante común que, según las investigaciones, se estima que afecta a entre el 5 y el 25% de las personas; las cifras exactas son difíciles de determinar porque muchos enfermos no acuden al médico por vergüenza. Básicamente, se puede decir que las mujeres sufren incontinencia con más frecuencia que los hombres y que el número de casos aumenta con la edad.

Muchos de los afectados sufren no sólo físicamente, sino también emocionalmente por la indeseada pérdida de orina. Por vergüenza y miedo a que se descubra su estado, se alejan cada vez más de la vida social. Especialmente para los jóvenes que han crecido creyendo que la incontinencia sólo afecta a las personas mayores, la presión del sufrimiento es inmensa. Los afectados suelen intentar ocultar su estado durante varios años antes de buscar ayuda profesional. El gran estrés psicológico se manifiesta en frustración, nerviosismo y trastornos del sueño.

Las pérdidas involuntarias de orina pueden evitarse en algunos casos simplemente fortaleciendo los músculos del suelo pélvico (mediante un entrenamiento intensivo del suelo pélvico). También se utilizan medicamentos para tratar ciertas formas de incontinencia urinaria, y la cirugía es el último recurso. También existe una amplia gama de ayudas profesionales disponibles en farmacias y droguerías, como las plantillas, que permiten a los enfermos hacer su vida normal sin restricciones.

Causas

Las siguientes cuatro variantes son las manifestaciones más comunes de la incontinencia. Cada una de ellas se basa en causas diferentes:

  • Incontinencia de esfuerzo
  • Incontinencia de urgencia
  • Incontinencia por rebosamiento
  • Incontinencia refleja

Incontinencia de esfuerzo

Este tipo de incontinencia no tiene nada que ver con factores estresantes y psicológicos; la razón de la pérdida de orina es que los músculos que cierran la vejiga al tracto urinario son demasiado débiles. Si la presión en la cavidad abdominal y, en consecuencia, también la presión en la vejiga, aumenta en situaciones especiales de estrés, se produce una fuga involuntaria de orina. Se distinguen tres grados de incontinencia de esfuerzo, según el grado de debilidad muscular:

  • Grado I: Incontinencia sólo al toser, estornudar o reír.
  • Grado II : Incontinencia durante movimientos bruscos o al sentarse o levantarse.
  • Grado III: Incontinencia al acostarse o durante los movimientos sin esfuerzo.

Hay varias razones por las que los músculos del esfínter de la vejiga urinaria ya no pueden cumplir su función. Por lo general, la debilidad del suelo pélvico se produce, por ejemplo, después de operaciones en el bajo vientre o tras varios partos.

Otra razón en las mujeres sería el descenso de la vejiga, el útero y la vagina en la pelvis. Normalmente, estos órganos se mantienen en su posición original gracias a los ligamentos y los músculos, pero si éstos son demasiado débiles, los órganos y la uretra se deslizan un poco más hacia el interior de la pelvis, perjudicando la función de los músculos de cierre de la vejiga urinaria.

En raras ocasiones, los músculos de la propia uretra no son lo suficientemente fuertes, lo que provoca incontinencia. Sin embargo, normalmente los músculos de la uretra se refuerzan con los demás músculos del suelo pélvico.

En los hombres, la incontinencia de esfuerzo puede producirse después de la cirugía de próstata si los músculos de la uretra han sido dañados por la cirugía.

Incontinencia de urgencia

También se denomina síndrome de vejiga hiperactiva, incontinencia de urgencia o vejiga irritable. La incontinencia de urgencia se caracteriza por una necesidad repentina e incontrolable de orinar, que obliga a la persona a ir al baño inmediatamente. Las ganas repentinas de orinar se deben a los dos mecanismos siguientes:

  • Incontinencia de urgencia motora: cuando los impulsos nerviosos que activan el músculo detrusor (el músculo que vacía la vejiga) son hiperactivos, lo que provoca una micción repentina y prematura. Normalmente, el músculo detrusor está regulado por el sistema nervioso central, pero puede volverse hiperactivo en enfermedades cerebrales como los tumores, los accidentes cerebrovasculares, la demencia y la inflamación.
  • Incontinencia de urgencia sensorial: En este caso, la percepción del llenado de la vejiga está alterada y hay una señal temprana de que la vejiga está llena. Este trastorno puede estar causado por una inflamación, cálculos en la vejiga, tumores en la vejiga o procesos de remodelación de la mucosa de la vejiga (como consecuencia de la falta de estrógenos durante la menopausia).

Incontinencia por rebosamiento

La incontinencia por rebosamiento está causada por una vejiga constantemente sobrecargada que es difícil de vaciar de forma natural debido a la falta de drenaje. Si la presión en la vejiga aumenta por encima de la resistencia en la uretra, la vejiga se "desborda" y el resultado es un goteo constante de orina.

Existen varias causas de la incontinencia por rebosamiento:

  • La causa más común es el agrandamiento de la próstata (glándula prostática), que suele darse en hombres mayores de 60 años. Dado que la glándula prostática rodea por completo la uretra, directamente debajo de la vejiga, ésta puede estrecharse cuando se agranda.
  • La diabetes mellitus puede causar daños en los nervios que deben activar el músculo detrusor (el músculo que vacía la vejiga). La orina ya no puede salir a presión de la vejiga y se produce la incontinencia por rebosamiento.
  • El nervio del músculo detrusor también puede resultar dañado durante la extirpación quirúrgica de, por ejemplo, tumores uterinos u ováricos y durante lesiones de la médula espinal inferior.
  • Durante el embarazo, la incontinencia por rebosamiento también puede desarrollarse temporalmente debido al aumento de la presión sobre la vejiga.

Incontinencia refleja

La incontinencia refleja está causada por daños en las vías nerviosas entre el cerebro y el centro de la vejiga en la médula espinal, como ocurre en los parapléjicos. El daño provoca contracciones reflejas de los músculos de la vejiga debido al predominio de los impulsos de actividad, lo que hace que la vejiga se vacíe.

Fistulae

Las fístulas son conductos de conexión patológicos de reciente formación entre un órgano hueco interno y otro órgano o la superficie de la piel. Las fístulas pueden desarrollarse como resultado de un proceso inflamatorio crónico (por ejemplo, la enfermedad de Crohn), después de una cirugía abdominal o de partos complicados.

Si la vejiga urinaria está conectada al intestino, a la vagina o a la superficie de la piel mediante una fístula, la orina puede pasar por este canal sin resistencia.

Síntomas

Cada una de las manifestaciones de la incontinencia se manifiesta con diferentes síntomas y condiciones.

Incontinencia de esfuerzo

La incontinencia de esfuerzo está causada por un esfuerzo ligero o intenso (por ejemplo, levantar pesos pesados, estornudar, reír o toser) que provoca una pérdida involuntaria de orina. Si la incontinencia de esfuerzo es grave, la orina puede escaparse incluso estando tumbada o durante los movimientos sin esfuerzo. Las mujeres suelen verse afectadas (incluso a una edad temprana), pero los hombres rara vez.

Incontinencia de urgencia

La incontinencia de urgencia se manifiesta con unas ganas tan repentinas e incontrolables de orinar que a la persona afectada le resulta casi imposible ir al baño a tiempo. Sobre todo las personas mayores (preferentemente mujeres) sufren esta forma de incontinencia.

Incontinencia por rebosamiento

La incontinencia por rebosamiento afecta principalmente a los hombres mayores con problemas de próstata. La vejiga ya no puede vaciarse con normalidad debido a un aumento de la resistencia (por ejemplo, debido a un agrandamiento de la próstata): la presión aumenta, la vejiga "se desborda" y la orina se pierde gota a gota.

Incontinencia refleja

Esta forma de incontinencia afecta a personas con daños o trastornos en las vías nerviosas o en la médula espinal. Los músculos de cierre de la vejiga ya no se pueden controlar y se produce un vaciado involuntario y activo de la vejiga.

Fistulae

La incontinencia como resultado de la formación de una fístula es muy rara. En esta forma, hay una fuga constante de orina a través de la fístula.

Diagnóstico

Para la elección correcta de la terapia, primero hay que determinar la causa de la incontinencia. Esto se puede averiguar principalmente haciendo una historia clínica detallada (entrevista con el paciente) y evaluando los síntomas.

Para confirmar el diagnóstico, deben excluirse como causas otras enfermedades como las infecciones de la vejiga, los tumores o los cálculos vesicales. La ecografía (examen de ultrasonido) puede utilizarse para detectar cualquier cálculo o tumor en la vejiga y para medir la cantidad de orina residual.

Los diagnósticos urodinámicos pueden utilizarse para determinar la presión en el abdomen y en la vejiga durante el llenado y el vaciado de la vejiga (por ejemplo, para diferenciar entre incontinencia de urgencia y de rebosamiento).

En algunos casos, también es necesario realizar una cistoscopia (para el examen interno de la vejiga si se sospecha de cambios en los tejidos) o una radiografía y pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico.

Terapia

El tipo de terapia varía según las formas de incontinencia:

Incontinencia de esfuerzo

Dado que la debilidad del suelo pélvico es la causa más común de la incontinencia de esfuerzo, el entrenamiento específico de los músculos del suelo pélvico suele conducir a su curación. Los ejercicios de fortalecimiento diarios se realizan inicialmente bajo la dirección de un experto y, posteriormente, solos en casa.

En las personas con sobrepeso, la reducción de peso suele conllevar una mejora de la incontinencia. Las mujeres después de la menopausia a veces pueden ser ayudadas por el tratamiento con estrógenos.

Si los síntomas no mejoran a pesar de la terapia, la incontinencia suele tratarse con cirugía (por ejemplo, insertando un esfínter artificial).

Incontinencia de urgencia

Este tipo de incontinencia se debe a una hipersensibilidad de los receptores de la vejiga a los estímulos. Por ello, las infusiones para la vejiga, las bolsas de agua caliente o las hierbas medicinales como el extracto de calabaza o de vara de oro pueden ayudar con los síntomas leves.

El entrenamiento vesical dirigido (en el que el paciente aprende a vaciar la vejiga en determinados momentos - véase"Pronóstico") ayuda al paciente a evitar las ganas incontrolables de orinar y, por tanto, previene la micción involuntaria.

En caso de incontinencia de urgencia grave, también puede ser útil tomar medicamentos antiespasmódicos. Estos impiden que el músculo de la vejiga se contraiga, lo que debilita la fuerte necesidad de orinar. La medicación debe continuarse durante algunas semanas.

Incontinencia por rebosamiento

Dado que la causa de este tipo de incontinencia suele ser el agrandamiento de la próstata, se debe considerar la posibilidad de operar en los casos graves. Sin embargo, las formas leves pueden tratarse a veces con hierbas medicinales como la calabaza, la ortiga o el extracto de palma enana americana.

Como alternativa a la cirugía, también es posible el tratamiento farmacológico con bloqueadores de los receptores alfa. Estos tienen el efecto de reducir el cierre de la vejiga y, por tanto, la resistencia a la salida, lo que reduce la cantidad de orina residual en la vejiga.

Otra opción sería tomar inhibidores de la 5-alfa-reductasa, que provocan una reducción del tamaño de la próstata.

Si la cirugía no es posible y otras terapias fracasan, a veces es necesario introducir un catéter. Se utiliza para drenar la orina a través de la uretra o la pared abdominal.

Incontinencia refleja

Este tipo de incontinencia está causada por un daño en la conexión nerviosa entre el cerebro y la vejiga, lo que significa que la vejiga ya no puede ser controlada conscientemente. Varios medicamentos (por ejemplo, los parasimpatolíticos) inhiben la activación espontánea de los músculos de la vejiga y, por tanto, impiden de forma eficaz la micción repentina.

Sin embargo, ahora hay que introducir una sonda para el vaciado deliberado de la vejiga. Se introduce un fino tubo de plástico a través de la uretra hasta la vejiga.

Previsión

Si la terapia respectiva se lleva a cabo bien y con constancia, la incontinencia puede mejorar mucho o desaparecer por completo en la mayoría de los casos.

Hay una serie de recomendaciones que pueden aliviar el grado de incontinencia:

Entrenamiento del suelo pélvico

Se trata de una fisioterapia que se puede aprender bajo la dirección de un fisioterapeuta. Si el entrenamiento sólo se aprende mediante instrucciones escritas, los ejercicios suelen realizarse de forma incorrecta y no se consigue el éxito.

Durante el entrenamiento del suelo pélvico, los afectados aprenden diversos ejercicios de fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico, así como métodos que reducen la tensión diaria sobre el suelo pélvico, por ejemplo, aprendiendo técnicas especiales para levantar objetos o cómo levantarse de la cama correctamente con una presión reducida.

Los dispositivos de biorretroalimentación pueden ser muy útiles en la fase inicial del entrenamiento. Muestran al usuario el grado de tensión de los músculos del suelo pélvico, de modo que se puede utilizar la retroalimentación para reconocer si los ejercicios se están realizando correctamente. Para ello, se introduce un sensor en la vagina para las mujeres y en el recto para los hombres. Cuando los músculos del suelo pélvico se tensan, la presión se transmite al sensor. Sin estos dispositivos, no se puede percibir el grado de tensión de los músculos.

Otra opción es la electroterapia. Los músculos del suelo pélvico se estimulan mediante impulsos electrónicos, lo que hace que se tensen a intervalos rítmicos y se fortalezcan. La electroterapia está especialmente indicada como preparación para el entrenamiento activo del suelo pélvico, por ejemplo, después de una cirugía pélvica.

El entrenamiento del suelo pélvico sólo puede tener éxito si se continúa de forma constante en casa.

Ingesta de líquidos

En muchos casos, las personas intentan controlar su incontinencia bebiendo menos. Sin embargo, esto suele tener el efecto contrario, ya que la orina concentrada en la vejiga tiende a aumentar las ganas de orinar. Vaciar la vejiga con menos frecuencia también aumenta el riesgo de infección. Las propias infecciones de la vejiga pueden, a su vez, aumentar la incontinencia.

La salud también se ve afectada por la reducción de la ingesta de líquidos, ya que el cuerpo necesita una media de dos litros al día. De lo contrario, esto tiene consecuencias negativas para los riñones, la piel, el tracto digestivo y el cerebro.

Entrenamiento de la vejiga

El vaciado regular de la vejiga en determinados momentos puede evitar las intensas ganas de orinar en la incontinencia de urgencia.

La mejor manera de conseguirlo es llevar un diario de micciones (diario de vaciado de la vejiga). En este diario se registran todos los vaciados voluntarios de la vejiga y las micciones involuntarias, así como la cantidad y el tipo de bebidas consumidas durante varios días. Con la ayuda del diario, se pueden determinar las regularidades del ritmo de vaciado de la vejiga. Luego, con el tiempo, puedes entrenarte para ir siempre al baño una media hora antes de que esperes vaciar la vejiga, lo que ayudará a evitar las micciones incontroladas.

Prevención

En muchos casos, un suelo pélvico bien entrenado y la evitación de los siguientes factores pueden reducir o incluso prevenir completamente la incontinencia existente:

  • En los casos de sobrepeso grave, la reducción del peso corporal tiene un efecto positivo debido a la disminución de la presión sobre la zona pélvica.
  • El tratamiento del estreñimiento crónico reduce la presión sobre la vejiga urinaria.
  • La tos frecuente en la bronquitis crónica aumenta las molestias de la incontinencia de esfuerzo. Tratar la enfermedad pulmonar y dejar de fumar en la bronquitis del fumador puede mejorar la situación.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.