Inflamación de la pelvis renal (pielonefritis)

Inflamación de la pelvis renal (pielonefritis)
Clasificación Internacional (CIE) N12

Básico

Descripción

La inflamación de la pelvis renal describe una infección aguda o crónica de la pelvis renal y posiblemente también del tejido renal. Las mujeres se ven afectadas por la enfermedad aguda con mucha más frecuencia que los hombres, debido a que las vías urinarias son más cortas.

Una infección previa de la vejiga suele ser la responsable de la inflamación de la pelvis renal. En una infección urinaria ascendente, los gérmenes pueden pasar de la vejiga a través de los uréteres a la pelvis renal. El curso de la enfermedad se caracteriza por fiebre alta, dolor a menudo intenso, náuseas y malestar general. Si no se trata, pueden formarse abscesos en el riñón, lo que provoca una inflamación crónica y una reducción de la función renal.

La inflamación aguda de la pelvis renal puede ser crónica y permanecer asintomática durante un largo periodo de tiempo debido a la alteración del drenaje urinario (por ejemplo, reflujo vesicoureteral, estenosis ureteral). El tejido renal se cicatriza y puede resultar dañado hasta el punto de provocar un fallo total. La diálisis (lavado de sangre artificial) es entonces inevitable.

Causas

En las personas sanas, no hay gérmenes en las vías urinarias o en la orina que puedan causar una inflamación de la pelvis renal. Las bacterias suelen proceder del intestino (por ejemplo, E. Coli).

Los trastornos del drenaje urinario (cálculos renales, tumores, agrandamiento de la próstata), la paraplejia o las malformaciones de las vías urinarias tienen un efecto favorable.

Otros factores de influencia:

  • Actividad sexual
  • Embarazo
  • Infecciones del tracto urinario (últimos 12 meses)
  • Trastornos metabólicos (gota, diabetes mellitus)
  • Inmunodeficiencia
  • Abuso de analgésicos
  • Cirugía de las vías urinarias

Síntomas

Inflamación aguda de la pelvis renal

  • Fiebre alta y repentina
  • Dolor intenso en el costado (puede irradiarse a la pelvis)
  • Náuseas, vómitos
  • Tensión defensiva entre las costillas y la columna vertebral
  • Micción frecuente y dolorosa (poco frecuente)

Inflamación crónica de la pelvis renal

Debido al curso lento y continuo de la enfermedad, los síntomas son poco característicos.

  • Fiebre inexplicable
  • Dolor de espalda y de cabeza crónico
  • Malestar general
  • Dificultad para orinar
  • Dolor de estómago, vómitos
  • Presión arterial alta

Si sospecha que tiene una pielitis crónica, debe consultar a un médico, ya que ésta limita el rendimiento de los riñones.

Diagnóstico

Además de la historia clínica y de una descripción precisa de las molestias existentes, es necesario realizar una exploración física. Las muestras de sangre y orina proporcionan información sobre la función renal. En caso de fiebre alta, se puede realizar un cultivo bacteriano a partir de la muestra de sangre.

Un examen ecográfico revelará las posibles causas de la retención urinaria (por ejemplo, cálculos renales). Si la fiebre persiste durante más de 72 horas a pesar de la terapia antibiótica, es necesario realizar más exámenes:

  • Examen de rayos X
  • TAC en espiral (tomografía computarizada especial)
  • Escintigrafía de los riñones

Terapia

El tratamiento farmacológico se inicia incluso antes de recibir los resultados del examen. Se utiliza un antibiótico con un amplio espectro de actividad para cubrir el mayor número posible de patógenos potenciales. La medicación se toma durante 7 a 21 días. La terapia puede ajustarse tan pronto como se haya identificado el germen.

El éxito del tratamiento se ve favorecido por una ingesta suficiente de líquidos (al menos 2 litros al día), el reposo en cama y la evitación de todos los medicamentos que puedan estresar a los riñones. Los antiespasmódicos y analgésicos pueden ayudar contra el dolor intenso, por ejemplo, Buscopan o Novalgin.

También debe tratarse el flujo de orina alterado. En caso de inflamación recurrente, se varía la medicación o la duración de la terapia.

Las anomalías del tracto urinario pueden requerir una intervención quirúrgica.

Previsión

Normalmente, una inflamación aguda de la pelvis renal se cura sin consecuencias. Los hallazgos urinarios se normalizan al cabo de pocos días.

Las infeccionesrecurrentes pueden conducir a un deterioro del rendimiento renal, y más raramente a una sepsis (envenenamiento de la sangre) o a abscesos (acumulación de pus). Sin embargo, si se encuentra la causa y se trata, la inflamación repetida también se curará.

Prevención

  • Bebe al menos 2l de líquido al día (agua o té sin azúcar). Los riñones son apoyados en su función y los gérmenes pueden ser eliminados.
  • Evite la hipotermia y el remojo.
  • Para la higiene íntima, no utilices sprays, ni caras perfumadas, ni desinfectantes. Estos dañan la piel sensible y la hacen más susceptible a los gérmenes.
  • Hay que tratar los problemas de drenaje urinario y los cálculos renales.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.