Inflamación de la vesícula biliar (colecistitis)

Inflamación de la vesícula biliar (colecistitis)
Clasificación Internacional (CIE) K81.-

Básico

La inflamación de la vesícula biliar se produce cuando la vesícula biliar, que se encuentra debajo del hígado y mide aproximadamente doce por cuatro centímetros, se inflama. Normalmente, la vesícula biliar se encarga de almacenar la bilis producida por el hígado.

La inflamación de la vesícula biliar es común en la población, siendo las mujeres las que se ven afectadas con mayor frecuencia por término medio. Los cálculos biliares (colelitiasis) se consideran la causa en el 90% de los casos.

Causas

Como ya se ha mencionado, los cálculos en la vesícula biliar son el principal desencadenante de la inflamación de la vesícula. Esta inflamación se produce cuando las bacterias del duodeno, donde se abre una parte del conducto biliar (ductus choledochus), migran a través del conducto biliar a la vesícula biliar y se adhieren a los cálculos que allí se encuentran.

En algunos casos, la colecistitis se produce sin la presencia de cálculos. En este caso, puede ser el resultado de un trastorno circulatorio y es más común en personas mayores.

Síntomas

Los síntomas característicos de la colecistitis son el dolor en el abdomen superior derecho y la fiebre. En ocasiones, la vesícula biliar agrandada también es palpable o visible.

Otros síntomas son:

  • Coloración amarillenta de la piel (ictericia)
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos

Diagnóstico

Para diagnosticar una inflamación de la vesícula biliar, el médico que le atiende palpa el abdomen del paciente y realiza una historia clínica. Normalmente, también se toma una muestra de sangre, ya que los valores sanguíneos alterados pueden ser signos de inflamación en el sistema biliar. Si los valores de inflamación (leucocitos, PCR), así como ciertos valores hepáticos son elevados, se puede suponer una inflamación.

Con la ayuda de la ecografía (ultrasonido), se puede detectar un agrandamiento de la vesícula biliar y el típico engrosamiento inflamatorio de la pared. También se pueden ver las piedras que puedan estar presentes.

Con la ayuda de la llamada CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica), se pueden visualizar fácilmente el conducto biliar, la vesícula biliar y el conducto excretor del páncreas.

Terapia

Si el paciente sufre una inflamación aguda de la vesícula biliar causada por cálculos biliares, se suele operar. Si la operación se inicia lo antes posible, también existe la perspectiva de un mayor éxito terapéutico. Durante la operación, se suele extirpar toda la vesícula biliar (colecistectomía).

En algunos casos, la vesícula biliar puede aumentar de tamaño debido a la inflamación. Si este es el caso, la cirugía por laparoscopia no es posible, por lo que el cirujano tiene que operar de forma convencional con una incisión a través de la pared abdominal. Si el paciente tiene una inflamación supurante, también se utilizan antibióticos.

Si el examen ecográfico muestra que el cálculo está en los conductos biliares de drenaje, se puede intentar extraerlo mediante CPRE. En ocasiones, los cálculos también pueden disolverse con la ayuda de medicamentos (litólisis sistémica) o romperse mediante ondas de choque. Los fragmentos resultantes se excretan por el intestino.

Como la vesícula biliar no es un órgano vital, puede mantenerse viva sin problemas. Sólo una intolerancia a los alimentos grasos o fuertemente condimentados puede hacerse notar. Sin embargo, esta reacción disminuye con los años.

Previsión

La cirugía de la vesícula biliar es una operación cotidiana y generalmente bien tolerada. Sin embargo, si el paciente sufre una inflamación masiva o existe riesgo de perforación de la vesícula biliar, el curso de la enfermedad puede retrasarse.

Una de las posibles complicaciones de la colecistitis es la perforación. Esto puede provocar una inflamación del peritoneo (peritonitis), que puede ser mortal. Además, puede producirse una obstrucción de la vesícula biliar, una supuración de la misma, una retención de líquidos (edema) y la muerte del tejido (necrosis).

Los riesgos de la cirugía incluyen los habituales, como problemas de cicatrización de la herida, hemorragias y la formación de un coágulo de sangre (trombosis), así como el riesgo de una lesión del conducto biliar.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.