Influenza (gripe)

Influenza (gripe)

Básico

La gripe es una enfermedad de las vías respiratorias causada por la infección de los virus de la gripe. Estos virus causan daños en la membrana mucosa del tracto respiratorio, permitiendo que las toxinas virales (venenos) o varias bacterias entren en el cuerpo.

La gripe es una enfermedad muy contagiosa y suele aparecer durante la temporada de gripe (invierno en el hemisferio norte). Debido a la alta infectividad, las llamadas epidemias de gripe (número de casos de gripe por encima de la media en una zona fija en un periodo de tiempo determinado) se producen de forma esporádica.

Según el Instituto alemán Robert Koch, entre el cinco y el veinte por ciento de la población se infecta con el virus de la gripe cada año durante la ola de gripe invernal. Sin embargo, la extensión de las olas de gripe varía mucho de un año a otro.

Desde la gripe española de 1918/19, que se cobró más de 20 millones de vidas, las pandemias de gripe (propagación de una enfermedad infecciosa a través de países y continentes) se han producido aproximadamente cada diez o quince años.

En otoño de 1997 y 2004, la gripe aviar se desató en Asia, lo que provocó la transmisión del virus de la gripe H5N1 de las aves a los seres humanos. Sin embargo, el sacrificio masivo de aves de corral ha evitado hasta ahora una pandemia. Sin embargo, según los expertos, existe el peligro de que el virus cambie de tal manera que sea posible la transmisión directa de persona a persona. Este cambio aumentaría en gran medida el riesgo de una pandemia.

El primer brote de gripe porcina se produjo en abril de 2009. Esto fue provocado por el virus de la gripe A/H1N1. El gran peligro es que el virus H1N1 ya ha cambiado hasta tal punto que ya no sólo pasa de los cerdos a los humanos, sino que se transmite directamente de persona a persona.

Causas

La gripe está causada por los virus de la gripe, que suelen transmitirse en forma de gotas. Las partículas del virus se lanzan al aire al hablar, estornudar o toser y luego son inhaladas por otras personas.

El periodo de incubación (tiempo desde la infección hasta la aparición de los síntomas) es de entre uno y cinco días. Incluso durante este periodo sin síntomas, las personas infectadas pueden contagiar a otras personas. El riesgo de infección suele ser de unos siete días tras el inicio de la enfermedad.

Los virus de la gripe pueden dividirse en los siguientes tipos:

  • Virus de la gripe A: Este tipo de virus de la gripe es el que más frecuentemente causa epidemias y pandemias. Dado que el virus puede cambiar genéticamente con rapidez (lo que se conoce como deriva antigénica), el sistema inmunitario del organismo no proporciona una protección a largo plazo contra la reaparición, por lo que las epidemias se producen aproximadamente cada tres años. Si el virus de la gripe A se mezcla con los virus de la gripe animal, se produce un cambio genético aún más pronunciado (llamado cambio antigénico). Nadie en la población tiene ahora inmunidad a esta nueva variante viral alterada, lo que puede conducir al desarrollo de una pandemia de gripe. Ejemplos de cambio antigénico son la gripe aviar H5N1 y la gripe porcina H1N1.
  • Virus de la gripeB: La gripe causada por los virus de la gripe B se da principalmente en niños y jóvenes y suele ser bastante leve.
  • Virus de la gripe C: Este tipo de virus no desempeña un papel relevante en las enfermedades gripales.

Los niños, los ancianos y las personas con inmunodeficiencia corren un riesgo especial de desarrollar complicaciones graves y potencialmente mortales en el curso de una enfermedad gripal.

Síntomas

La gripe suele ser aguda (de aparición repentina) y va acompañada de fiebre alta, dolor de extremidades y de cabeza, y sensación de fatiga. En algunos casos, el proceso de recuperación puede durar hasta varias semanas, durante las cuales los pacientes siguen sufriendo una agonizante tos irritante. La enfermedad debilita gravemente el sistema inmunitario, haciendo que el cuerpo sea más susceptible a otras infecciones graves.

Los rasgos característicos de la gripe son

  • aparición repentina de la enfermedad
  • Fiebre muy alta (a menudo superior a 39°C) con escalofríos
  • dolor de extremidades y músculos
  • Sensación de debilidad, cansancio y fatiga marcada
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta y dificultad para tragar
  • Tos seca e irritante con mucosidad espesa
  • Sensibilidad a la luz, ardor en los ojos
  • En algunos casos, las náuseas

Al igual que la gripe, el resfriado común está causado por virus, pero los tipos de virus son diferentes. A diferencia de la gripe, los síntomas de la influenza suelen comenzar repentinamente y son mucho más pronunciados.

Diagnóstico

Normalmente, el médico diagnostica la gripe en función de los síntomas característicos, como la aparición repentina de fiebre alta, la fatiga y el dolor de cabeza intensos, el dolor de extremidades y de músculos. Es importante distinguir la enfermedad gripal de mayor riesgo de las infecciones similares a la gripe.

Hasta tres días después del inicio de la gripe, el virus de la gripe puede detectarse en las secreciones de la nasofaringe mediante una prueba rápida. Además, también es posible cultivar el virus en cultivos celulares, pero este procedimiento requiere mucho tiempo y sólo es útil poco después de que haya comenzado la gripe. Un análisis de sangre también puede ser útil para hacer un diagnóstico.

Terapia

En la mayoría de los casos, la gripe se trata sintomáticamente para aliviar síntomas como la fiebre y el dolor. En las personas con un buen sistema inmunitario, éste puede combatir con éxito los virus incluso sin medicación.

Sin embargo, si se ven afectados grupos de riesgo (niños, personas mayores o personas inmunodeprimidas), se administran inmediatamente determinados medicamentos contra el virus de la gripe. Se trata de los llamados inhibidores de la neuraminidasa, que bloquean la enzima viral neuraminidasa, que desempeña un papel importante en la replicación del virus.

Con la ayuda de los inhibidores de la neuraminidasa, el curso de la enfermedad es más corto y más suave. Sin embargo, es importante que los fármacos sólo puedan surtir efecto adecuadamente si se utilizan en las 48 horas siguientes al inicio de la enfermedad. Los síntomas acompañantes, como el dolor o la fiebre, pueden aliviarse con otros medicamentos analgésicos.

Dado que la gripe debilita gravemente el sistema inmunitario del organismo, existe el riesgo de una infección secundaria por bacterias. Esto puede provocar enfermedades graves como la neumonía. Los pacientes afectados reciben entonces un antibiótico adicional para combatir la infección bacteriana.

Las siguientes medidas ayudan a apoyar y acelerar el proceso de curación:

  • Mantener el reposo en cama y el descanso físico hasta que la enfermedad se haya curado por completo.
  • Bebe mucho líquido, ya que el cuerpo tiene una gran necesidad de líquidos debido a la fiebre.
  • Tomar medicación antipirética o utilizar métodos antipiréticos (por ejemplo, compresas en la pantorrilla).
  • Consulte a un médico de cabecera, especialmente si los síntomas no mejoran después de dos días.
  • Si, durante la enfermedad, experimenta un fuerte dolor de garganta o de oídos, una tos dolorosa e irritante, dificultad para respirar, esputo purulento o fiebre superior a 39°C, póngase en contacto con un médico inmediatamente.
  • Abstenerse de fumar.

Previsión

La gripe suele seguir su curso sin complicaciones en personas jóvenes y por lo demás sanas.

En cambio, los niños, las personas mayores y las personas con inmunodeficiencias tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones en el transcurso de la enfermedad. Puede producirse una infección secundaria con bacterias u otros agentes patógenos virales, causando las siguientes enfermedades graves:

  • Neumonía (inflamación de los pulmones)
  • Sinusitis (inflamación de los senos paranasales)
  • Otitis (infección del oído)
  • Miocarditis (inflamación del músculo cardíaco)
  • Meningoencefalitis (inflamación de las meninges y del cerebro)
  • Inflamación del sistema nervioso

Dado que estas enfermedades secundarias representan un peligro para la vida de los grupos de riesgo (niños, ancianos), se recomienda la vacunación preventiva contra la gripe para estas personas. Si, a pesar de todo, se produce la gripe, el tratamiento farmacológico debe iniciarse lo antes posible para evitar complicaciones.

Prevención

La vacunación contra el virus de la gripe es una buena forma de prevenirla. Lo ideal es hacerlo anualmente entre septiembre y noviembre. Si se produce una epidemia de gripe, una vacunación posterior puede seguir siendo útil.

Se recomienda la vacunación para los siguientes grupos de riesgo:

  • a partir de los 60 años
  • Personas con inmunodeficiencia (por ejemplo, después de trasplantes de órganos o infecciones por VIH)
  • Mujeres embarazadas a partir del segundo trimestre.
  • Personas que padecen enfermedades crónicas como las pulmonares, las cardiovasculares o la diabetes mellitus
  • Residentes de residencias de ancianos y de la tercera edad
  • Personas que tienen mucho contacto con otras personas y, por tanto, un mayor riesgo de infección (por ejemplo, profesores, policías, médicos, personal de enfermería).

La protección de la vacunación sólo surte efecto unas dos semanas después de la vacunación contra la gripe. La vacunación suele ser muy bien tolerada. En algunos casos, la enfermedad de la gripe se produce a pesar de la vacunación, pero entonces es mucho más débil y causa menos síntomas. Para proporcionar una protección fiable, la vacunación debe renovarse anualmente.

Las personas que tienen una reacción alérgica a la proteína del huevo de gallina (proteínas de pollo) no deben utilizar la vacuna antigripal habitual, que a veces puede contener trazas de proteínas de pollo debido a su proceso de fabricación. Desde 2007, también existen otras vacunas contra la gripe que se producen mediante cultivos celulares y, por tanto, no contienen proteína de huevo de gallina.

Anuncio

Anuncio

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.