Lesión cerebral traumática

Lesión cerebral traumática
Clasificación Internacional (CIE) S06.-

Básico

Un traumatismo craneoencefálico se produce en el curso de una violencia externa y provoca una lesión en el cerebro.

La función de la parte posterior del cráneo es proteger el cerebro de las lesiones encerrándolo. En su base, el cráneo se conecta con la columna cervical. El cráneo facial anterior lleva la cuenca del ojo, así como las mandíbulas superior e inferior.

Una gran parte de las fracturas de cráneo pueden provocar lesiones cerebrales. Por otra parte, también pueden producirse conmociones o contusiones cerebrales sin consecuencias. No obstante, las lesiones cerebrales graves también pueden provocar hemorragias en el tejido cerebral subyacente o contusiones cerebrales.

Los efectos más graves de una lesión cerebral traumática son las hemorragias cerebrales. Esto puede ocurrir inmediatamente después de la lesión, o puede retrasarse hasta 48 horas. Por esta razón, los pacientes con lesiones en la cabeza deben ser controlados y tratados como pacientes internos.

Se calcula que en Alemania 332 personas son víctimas de una lesión cerebral traumática cada año. En su mayor parte, estas lesiones no son demasiado graves, pero muchos de los afectados sucumben a las graves consecuencias. Especialmente en la edad adulta temprana, las lesiones craneoencefálicas se encuentran entre las causas más frecuentes de muerte.

Causas

La causa de un traumatismo craneoencefálico es una fuerza externa, como un golpe o una caída. Los huesos del cráneo pueden romperse y, en consecuencia, el cerebro puede resultar lesionado. En este caso, hablamos de un traumatismo craneoencefálico en el sentido médico.

Síntomas

Además de los dolores de cabeza, hay otros síntomas que pueden indicar una lesión cerebral traumática:

  • Alteraciones de la conciencia que van desde la somnolencia hasta la inconsciencia.
  • Desorientación
  • Confusión
  • Alteraciones emocionales como la agresividad
  • Náuseas y vómitos
  • Alteraciones visuales
  • Vértigo severo por giros
  • Crisis epilépticas

Los médicos dividen la lesión cerebral traumática (TCE) en tres etapas:

  • Traumatismo craneoencefálico leve (TCE1): breve pérdida de conciencia (de segundos a 30 minutos como máximo, pérdida de memoria para el tiempo posterior al evento que dura menos de 60 segundos), los efectos tardíos son poco probables
  • Traumatismo craneoencefálico moderado (SHT2): inconsciencia durante más de 30 minutos, los efectos tardíos también son raros en este caso.
  • Traumatismo craneoencefálico severo (SHT3): Se espera una pérdida de conciencia prolongada, con efectos tardíos.

Más del 90% de las lesiones craneoencefálicas son de tipo leve (SHT1). Además, la puntuación en la Escala de Coma de Glasgow (GCS) determina la gravedad de la lesión cerebral traumática. En esta calificación, el afectado recibe un determinado número de puntos por ciertas reacciones que es capaz de realizar durante el examen de orientación en el lugar del accidente. Las reacciones típicas incluyen:

  • Apertura de ojos
  • Reacción a los estímulos del dolor
  • Expresiones verbales

Al final, se suman los puntos. La mejor puntuación que puede alcanzarse es 15, la peor 3. Los traumatismos craneoencefálicos leves suelen tener una puntuación GCS de 13 a 15 (moderada: 9 a 12, grave: 5 a 8). En la actualidad, también se distingue un cuarto estadio en las lesiones craneoencefálicas, que describe los casos más graves (valor GCS 3-4).

En estos pacientes, que suelen estar inconscientes, los reflejos pupilares faltan al principio o son claramente más lentos. En general, se puede suponer que estos pacientes tienen un daño importante en el tronco cerebral, que es el responsable de controlar la respiración y la circulación, entre otras cosas.

Diagnóstico

Los pacientes con traumatismos craneoencefálicos deben recibir una aclaración neurológica y quirúrgica inmediata. Las instituciones adecuadas para ello son los servicios de urgencias de los hospitales.

Si se confirma la sospecha de un traumatismo craneoencefálico, es tarea del médico averiguar qué circunstancias han provocado el accidente. En el mejor de los casos, se interroga a los testigos del accidente o a los paramédicos. El objetivo es reconstruir el curso del accidente de la forma más realista posible para tener una idea del tiempo que el herido estuvo inconsciente.

La extensión de las fracturas óseas mayores del cráneo, especialmente si los fragmentos individuales están desplazados unos contra otros, puede determinarse bien sobre la base de una radiografía. Sin embargo, el objetivo principal de todo traumatismo craneoencefálico es el examen mediante tomografía computarizada (TC), ya que es la única forma de excluir posibles daños cerebrales. El TAC se considera el examen más fiable inmediatamente después del accidente, ya que es la mejor manera de detectar hemorragias cerebrales, hematomas y otras lesiones. Sin embargo, si el TAC no muestra ninguna anomalía, pero los síntomas relacionados con el accidente persisten, se solicitará una resonancia magnética (RM).

Además de estos exámenes, el médico tomará una muestra de sangre para determinar la cantidad de plaquetas (trombocitos) y otros parámetros de coagulación.

Terapia

Si sólo hay un traumatismo craneoencefálico leve, se puede prescindir de la hospitalización en determinadas circunstancias. Este es el caso si, por ejemplo, sólo hay una breve pérdida de conciencia (menos de 15 minutos) y una pérdida de memoria de menos de 30 minutos directamente después del accidente. Sin embargo, los requisitos para este tratamiento ambulatorio son que el TAC no sea notable y que el paciente no haya mostrado ninguna molestia desde el accidente.

Si el paciente ha sufrido un traumatismo craneoencefálico más grave, debe estar en observación durante al menos 24 horas. Esto es especialmente cierto en el caso de los pacientes que también toman una medicación anticoagulante (anticoagulación), ya que corren un mayor riesgo de sufrir una hemorragia cerebral retardada.

En raras ocasiones, se requiere un tratamiento quirúrgico por parte de un neurocirujano. Esto sólo ocurre si hay una hemorragia importante para evitar una hemorragia secundaria o para aliviar el tejido cerebral circundante de la presión de la sangre.

El tratamiento posterior del traumatismo craneoencefálico depende del daño producido en el cerebro. Las fracturas de cráneo ordinarias no necesitan ningún tratamiento adicional especial. Las lesiones cerebrales graves, en cambio, pueden hacer imprescindible el ingreso en una clínica especial o en un centro de rehabilitación precoz.

Previsión

Si el paciente sólo sufre un traumatismo craneoencefálico menor, la probabilidad de que surjan complicaciones como trastornos de la cicatrización, infecciones o hemorragias secundarias es muy baja. La tasa de mortalidad también es muy baja aquí.

Sin embargo, en el caso de un traumatismo craneoencefálico grave, no se puede descartar un daño permanente. Puede tratarse de ligeras alteraciones de la personalidad o de la memoria, así como de déficits graves, como un coma vigilado (síndrome apálico).

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.