Meningitis (general)

Meningitis (general)
Clasificación Internacional (CIE) G03.-

Básico

La meningitis es una inflamación de las meninges. Las meninges son una capa de tejido conectivo que rodea el cerebro. Los virus o las bacterias pueden ser posibles desencadenantes de la meningitis. También puede ocurrir a menudo que se produzca una inflamación del cerebro (encefalitis) en el curso de esta meningitis. En este caso, se llama meningoencefalitis.

El grupo de riesgo de la meningitis incluye a los niños y a las personas con un sistema inmunitario debilitado. La meningitis es una de las enfermedades infecciosas más comunes en los países en desarrollo.

En cambio, en los países occidentales industrializados, el número de personas que padecen meningitis es de entre 0,5 y 5 por cada 100.000 habitantes, por lo que es muy poco frecuente. La causa más común de meningitis en los niños es el llamado meningococo, que pertenece a la clase de las bacterias.

En general, puede decirse que el número de casos de meningitis está disminuyendo. Esto se debe a la introducción de vacunas contra los patógenos más comunes de la meningitis, como la vacuna contra el Haemophilus influenzae tipo b, la vacuna meningocócica, la vacuna neumocócica y la vacuna contra la meningoencefalitis temprana de verano desencadenada por el virus (FSME).

Causas

Las principales causas de la meningitis son las bacterias y los virus. En casos raros, también pueden producirse meningitis fúngicas o parasitarias y, aún más raramente, un cáncer maligno puede ser la causa de la llamada meningeosis carcinomatosa. La radiación también puede causar irritación de las meninges.

Las personas con un sistema inmunitario débil suelen verse afectadas por la meningitis. Los agentes patógenos se localizan en el torrente sanguíneo y así entran en el cerebro, o migran desde los órganos circundantes. Por ejemplo, una infección del oído medio (otitis media) o una infección de los senos paranasales (sinusitis) pueden desencadenar una meningitis en casos raros.

Meningitis bacteriana:

Se considera que la causa más común de la meningitis es un grupo de bacterias llamadas meningococos. Los neumococos le siguen en segundo lugar, así como otras bacterias como Haemophilus influenzae. La razón por la que la meningitis aparece de repente en personas sanas aún no está clara. Los meningococos también se encuentran a veces en la nasofaringe en personas sanas. Allí, normalmente se comportan de forma discreta, pero pueden transmitirse a otras personas.

Meningitis vírica:

La meningitis viral suele aparecer al mismo tiempo que otra enfermedad viral. Por ejemplo, a algunos pacientes con paperas se les ha diagnosticado una meningitis viral. Las meninges también pueden ser un objetivo para el virus de la varicela y el sarampión. Las garrapatas también pueden transmitir un tipo de meningitis conocida por la forma abreviada TBE.

Síntomas

El síntoma más claro de la meningitis es la rigidez de cuello (meningismo). El dolor aumenta cuando la cabeza se inclina hacia delante. Si también hay problemas de audición, es un signo de una inflamación bacteriana concomitante del oído interno (laberintitis).

Otros signos son:

  • Se siente muy enfermo
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre alta
  • Vómitos
  • Aumento de la sensación de dolor
  • Timidez ante la luz
  • Confusión y mareos, que pueden llevar al coma.

En los niños, estos síntomas de la enfermedad son menos pronunciados y más evidentes. Cuanto más joven sea la persona afectada, más difícil será el diagnóstico. Estos pacientes suelen experimentar fuertes dolores abdominales y, en algunos casos, convulsiones epilépticas.

Otro síntoma de la meningitis meningocócica pueden ser pequeñas hemorragias en forma de puntos en la piel llamadas petequias. Esto se considera una señal de que las bacterias están en el torrente sanguíneo. Esta condición se considera extremadamente urgente. En este caso, debe consultarse inmediatamente a un médico, que iniciará la terapia antibiótica adecuada.

Diagnóstico

El primer examen en caso de sospecha de meningitis es una punción lumbar, en la que se extrae líquido cefalorraquídeo (LCR) del canal espinal y se examina en busca de signos de infección y patógenos (diagnóstico de LCR).

Un síntoma característico de la meningitis causada por bacterias es un líquido cefalorraquídeo purulento y turbio. En cambio, en el caso de las inflamaciones víricas o parasitarias, el líquido cefalorraquídeo no se modifica visualmente, por lo que el diagnóstico es más complejo. Además, se toma una muestra de sangre y se examina en busca de bacterias y signos generales de inflamación, como el aumento de células inflamatorias (leucocitos).

La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) se utiliza para obtener un resultado especialmente rápido. Con este método, se multiplica el material genético (ADN) del patógeno, a partir del cual se puede concluir que el patógeno está presente en absoluto. El corto tiempo de espera del resultado es especialmente útil cuando se sospecha de meningitis, ya que esta enfermedad requiere un tratamiento inmediato. Sin embargo, la PCR sólo puede utilizarse para determinados patógenos.

La ventaja de una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM) es que se puede indicar tanto la procedencia del patógeno (por ejemplo, senos supurados) como las complicaciones, como la acumulación de pus (empiema) o la acumulación de líquido en el cerebro (hidrocefalia).

Terapia

Si se sospecha de meningitis, se debe consultar inmediatamente a un médico. Si el diagnóstico de meningitis se considera seguro, el tratamiento posterior tendrá lugar en el hospital en una sala neurológica.

Meningitis bacteriana:

La meningitis bacteriana se trata con antibióticos. Los fármacos se inyectan directamente en las venas o se administran en forma de infusión (goteo venoso). La elección del antibiótico depende de la bacteria concreta.

En la mayoría de los casos, se administra una combinación de diferentes antibióticos al principio, por ejemplo cefalosporina y amoxicilina. La razón para utilizar varios antibióticos a la vez es la falta de tiempo, ya que la detección del patógeno suele tardar más, pero hay que actuar rápidamente en el caso de la meningitis. Una vez que está claro cuál es el patógeno que ha causado la meningitis, sólo se administra la sustancia que es más eficaz contra el tipo de bacteria. A veces el médico complementa el tratamiento con cortisona.

Para evitar que la infección continúe, se administran antibióticos a todas las personas que han estado en contacto con el enfermo para evitar que se siga propagando el patógeno.

Meningitis vírica:

Como no existe ningún medicamento para tratar la meningitis vírica, sólo se tratan los síntomas. Una excepción es la inflamación causada por los virus del grupo del herpes. Entre ellos se encuentran el herpes simple, la varicela-zóster, el citomegalovirus y el virus de Epstein-Barr. Los medicamentos antivirales (virostáticos) pueden utilizarse para evitar que los virus sigan multiplicándose sin obstáculos en el organismo.

Los pacientes afectados por una meningitis vírica deben, en cualquier caso, permanecer en observación como pacientes hospitalizados. El objetivo es reducir la posible fiebre, aliviar los dolores de cabeza o, en casos raros, detener un ataque epiléptico.

Previsión

Meningitis bacteriana:

Si la meningitis bacteriana no se trata, puede ser mortal. Como la enfermedad progresa muy rápidamente en algunos casos, algunos pacientes mueren a pesar del mejor tratamiento posible. La probabilidad de sucumbir a la meningitis meningocócica es de aproximadamente un diez por ciento. En el caso de una infección neumocócica, hasta el 25% muere, y si la listeria es el desencadenante de la enfermedad, sólo sobrevive hasta el 50% de los afectados.

Incluso después de sobrevivir a la meningitis, pueden producirse enfermedades secundarias del sistema nervioso, como alteraciones de la visión o la audición, epilepsia, trastornos de la coordinación y parálisis.

Meningitis vírica:

La meningitis vírica suele tener un curso menos peligroso para la vida que la meningitis bacteriana. También hay menos pacientes que sufren enfermedades secundarias. Es importante sobrevivir al primer día crítico de la enfermedad sin complicaciones, después de lo cual las posibilidades de curación son ampliamente buenas.

Prevención

Existen vacunas contra algunos de los patógenos que causan la meningitis. Entre ellas se encuentran:

  • Haemophilus influenzae tipo b (Hib)
  • Meningococo
  • Neumococo

Desde 2006, la Comisión Permanente de Vacunación (STIKO) del Instituto Robert Koch recomienda la vacunación básica de los niños. También se recomienda la vacunación contra la TBE a las personas que viven en la zona de propagación de la TBE. Las garrapatas se consideran portadoras de la TBE, por lo que se aconseja una protección adecuada contra ellas.

Si un niño o un adulto sufre fiebre, rigidez de cuello, náuseas y una sensación de enfermedad grave, debe informarse inmediatamente a un médico.

Las personas que hayan estado en contacto con la persona afectada también deben acudir al médico. El tipo de terapia antibiótica preventiva depende del tipo de patógeno causante. Cualquier sospecha de meningitis meningocócica debe comunicarse a las autoridades sanitarias, ya que deben tomarse las medidas adecuadas. Los pacientes que padecen meningitis meningocócica son aislados en el hospital durante al menos 24 horas tras el inicio de la terapia antibiótica.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.