Neumonía

Neumonía

Básico

La neumonía está causada por agentes patógenos de diversos tipos, como bacterias, hongos o virus, que atacan el tejido pulmonar. En respuesta, se produce una inflamación de las partes más profundas de los pulmones, así como de los sacos de aire (aleveolos) y/o del tejido conectivo entre ellos. Como resultado, se produce una inflamación y un aumento del flujo sanguíneo en la zona afectada del pulmón.

En aproximadamente el 30-60% de los casos de neumonía en pacientes jóvenes, está implicado un determinado tipo de bacteria (Streptococcus pneumoniae = pnemococo). En los países industrializados, la neumonía es la enfermedad infecciosa que más muertes provoca. A nivel mundial, ocupa el tercer lugar.

En Alemania, hay unos 10 nuevos casos de neumonía adquirida en la comunidad (NAC) por cada 1000 personas. La mayoría de las neumonías son de origen bacteriano. El grupo de riesgo incluye principalmente a los bebés, los niños pequeños y las personas mayores. Para las personas cuyo sistema inmunitario está intacto y que están sanas, la neumonía no supone un gran peligro. Suele curarse sin consecuencias duraderas.

Sin embargo, para las personas mayores, así como para los niños y las personas con un sistema inmunitario debilitado, la neumonía también puede tener consecuencias fatales. La neumonía que se origina en el hospital y se desarrolla allí es un peligro especialmente grande.

Causas

La causa de la neumonía suele ser una infección por bacterias, virus y raramente también por hongos y parásitos. En el 90% de los casos, las bacterias son el desencadenante de la "neumonía adquirida en la comunidad".

La neumonía también puede ser causada por irritantes corrosivos (como gases venenosos), tintes inhalados, medicamentos y radioterapia. La inhalación (aspiración) del contenido del estómago también se considera un factor desencadenante.

Algunas cardiopatías provocan retención de agua en los pulmones (edema pulmonar) si no se tratan. Esto crea buenas condiciones para la neumonía (neumonía congestiva).

En raras ocasiones, otras inflamaciones (por ejemplo, la inflamación de los huesos) también pueden ser responsables de la neumonía al transportar los patógenos a los pulmones a través del torrente sanguíneo.

El grupo de riesgo incluye:

  • Personas mayores y debilitadas
  • Enfermos crónicos y, en este caso, principalmente pacientes con enfermedades cardíacas, bronquitis o diabetes mellitus.
  • Personas con un sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, infección por VIH).
  • Personas que sufren de alcoholismo
  • Niños, y especialmente niños con enfermedades crónicas (se aconseja tener cuidado, ya que la neumonía se confunde a menudo con la apendicitis en los niños).

Síntomas

Los síntomas de la neumonía pueden variar mucho y dependen del estado de salud general de la persona afectada y del agente patógeno. Las características de una neumonía clásica causada por una bacteria son

  • Escalofríos repentinos
  • Fiebre alta
  • Tos y dificultad para respirar; además, puede haber dolor respiratorio en el pecho.
  • Al principio, la tos es seca; al cabo de un tiempo, se expulsa mucosidad, que puede tener un color verde, amarillo, marrón u óxido.

Las personas que padecen una neumonía grave tienen una respiración muy agitada y rápida (taquipnea) debido a la falta de aire. Los labios y las uñas pueden volverse azules a veces debido a la falta de oxígeno (cianosis). La respiración profunda y la tos suelen ir acompañadas de dolor.

Los niños también suelen quejarse de dolor en la parte baja del abdomen, por lo que la neumonía suele confundirse con la apendicitis.

Las neumonías causadas por virus o parásitos se caracterizan por la fiebre o los escalofríos en sus primeras fases. La tos es seca y apenas hay mucosidad. Este tipo de neumonía también se denomina neumonía atípica.

Si la persona afectada ya padece otras enfermedades pulmonares, como asma o bronquitis crónica, suele observarse un empeoramiento debido a la neumonía.

Diagnóstico

La neumonía suele reconocerse por la evolución de la enfermedad y el examen clínico. Esto incluye escuchar los pulmones.

Las características de la neumonía atípica son similares a las de una infección de tipo gripal. Por esta razón, el diagnóstico suele ser más difícil. Sin embargo, una radiografía de pulmón puede decirle con seguridad si hay inflamación y la extensión de la misma. A veces también es necesario realizar otras pruebas, como una tomografía computarizada (TC).

Los exámenes bacteriológicos proporcionan más información sobre la causa de la neumonía. Estas pruebas buscan patógenos en el esputo y el moco. Además, ciertos valores elevados en la sangre (como la proteína C reactiva o el recuento de leucocitos) indican una inflamación.

Terapia

Las personas enfermas de neumonía deben guardar reposo físico y permanecer en la cama. Los pacientes deben beber mucho líquido, especialmente si están tomando medicamentos mucolíticos.

Los antibióticos son casi siempre el tratamiento de primera línea para la neumonía. Incluso si las causas son virus, se utilizan antibióticos. Aunque esto no detiene los virus, a menudo provoca una infección adicional con bacterias (sobreinfección bacteriana), contra la que los antibióticos son eficaces.

Los jóvenes que no tienen ninguna otra enfermedad suelen poder ser tratados en casa.

Si la neumonía provoca síntomas graves o afecta a grandes partes de los pulmones, el tratamiento en el hospital es inevitable. Lo mismo ocurre con las personas con inmunodeficiencia, mala salud general, enfermedades concomitantes y complicaciones.

Previsión

Las posibilidades de curación completa dependen de la edad del paciente, del tipo de patógeno y del momento en que se inicie la terapia. En personas jóvenes y sanas, la neumonía suele curarse sin daños secundarios. Sin embargo, una gran proporción de pacientes siguen sintiéndose cansados semanas después y son propensos a sufrir ataques de tos.

Los siguientes factores empeoran el pronóstico:

  • Edad avanzada
  • Enfermedad cardíaca o pulmonar existente (como insuficiencia cardíaca o bronquitis crónica)
  • Sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, debido a la medicación u otras enfermedades)
  • Complicaciones (por ejemplo, bacterias resistentes a los antibióticos)

Los pacientes suelen recuperarse de la neumonía, pero aún así debe considerarse una enfermedad grave. En los países industrializados, la neumonía es la enfermedad infecciosa con mayor tasa de mortalidad.

La vacunación antineumocócica ofrece protección contra la neumonía, ya que los neumococos suelen ser el agente causante de la enfermedad. Es aconsejable vacunar a todos los niños hasta los 24 meses de edad. En el caso de los niños mayores, los adolescentes y los adultos, la recomendación de vacunación se aplica si padecen una enfermedad concomitante como una inmunodeficiencia permanente, una neumonía crónica (por ejemplo, asma) o una enfermedad metabólica (diabetes mellitus).

Prevención

Vacunación antineumocócica:

Desde julio de 2006, la Comisión Permanente de Vacunación del Instituto Robert Koch (STIKO) recomienda la vacunación antineumocócica de todos los niños hasta los 24 meses de edad como inmunización básica.

Si no fue vacunado de niño, debe vacunarse si:

  • Se ha superado la edad de 65 años y se produce con frecuencia una infección de las vías respiratorias superiores.
  • Tiene el sistema inmunitario debilitado, por ejemplo debido a inmunodeficiencias congénitas o a una infección por VIH.
  • Tiene una enfermedad crónica, como bronquitis crónica, cardiopatía coronaria, insuficiencia cardíaca o diabetes mellitus.
  • El bazo ha sido extirpado

Vacunación contra la gripe:

También existe una vacuna contra la gripe, que protege principalmente las mucosas de las vías respiratorias contra el virus. Si las membranas mucosas están dañadas, el cuerpo se vuelve más susceptible a la neumonía.

La vacuna contra la gripe se recomienda a las siguientes personas:

  • Todas las personas de más de 60 años, ya que el sistema inmunitario ya no puede hacer su trabajo en toda su extensión después de esta edad.
  • Niños y adultos que padecen enfermedades subyacentes (enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial o la angina de pecho, enfermedades pulmonares como el asma, la bronquitis crónica, enfermedades metabólicas como la diabetes mellitus, enfermedades hepáticas y renales, trasplantes de órganos, infección por VIH o leucemia). Todas estas enfermedades pueden perjudicar el funcionamiento del sistema inmunitario.
  • Los viajeros que vayan a Asia también deben vacunarse. Existe la posibilidad de que entren en contacto con aves de corral (gripe aviar). La vacunación evita que el virus de la gripe humana se fusione con el de la gripe aviar, ya que un virus recién formado podría suponer una amenaza mortal para otras personas.

Si no mejora el resfriado, o si aumentan los síntomas como la falta de aire, la tos o el dolor en el pecho, debe consultarse al médico. Si es necesario, también hay que informar al médico de las estancias en el extranjero en los meses anteriores, ya que los agentes patógenos de otros países a veces requieren una terapia diferente.

Anuncio

Anuncio

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.