¿Qué hacer con el asma bronquial?

¿Qué hacer con el asma bronquial?
Clasificación Internacional (CIE) J45.-

Básico

El término asma designa una enfermedad crónica de las vías respiratorias. Si padece asma, sufre ataques de tos episódicos que pueden provocar disnea y asfixia. Las vías respiratorias se estrechan y hacen imposible que el paciente inhale y exhale con normalidad. En general, el asma es una enfermedad en la que las vías respiratorias están muy inflamadas y son hipersensibles a determinados estímulos.

El asma bronquial es una de las enfermedades respiratorias más comunes en el mundo. Incluso los niños y adolescentes pueden sufrir esta enfermedad. Las investigaciones han demostrado que los niños son especialmente propensos al asma si sus padres han sido diagnosticados con alergias. El niño es especialmente propenso a desarrollar asma si la alergia de los padres está relacionada con las vías respiratorias.

El asma es una enfermedad permanente que no se puede curar, pero se puede aliviar de forma significativa. Gracias a los numerosos y modernos métodos de tratamiento, hoy es posible garantizar al enfermo una vida activa y sin síntomas, sin que la enfermedad le limite demasiado.

¿Qué cambia en nuestro cuerpo cuando sufrimos de asma?

Inhalación: Cuando inspiramos, el pecho se expande y los pulmones se dilatan; la presión negativa hace que el aire sea aspirado.

El aire que respiramos entra en nuestra tráquea por la boca o la nariz, y desde aquí viaja hasta el pulmón izquierdo o derecho, donde se ramifica hacia los rincones más pequeños de los pulmones en numerosas ramas cada vez más pequeñas.

El sistema bronquial termina finalmente en los alvéolos (= alveolos). Aquí es donde tiene lugar el intercambio de gases de los pulmones.

El corazón bombea a los pulmones sangre pobre en oxígeno, que fluye a través de los vasos sanguíneos ramificados hasta los alvéolos, donde se separa del aire inhalado por una delicada membrana.

La sangre libera dióxido de carbono y a cambio toma oxígeno. Ahora la sangre está oxigenada y puede volver a fluir hacia el corazón para ser distribuida por todo nuestro cuerpo.

En los asmáticos, hay una inflamación del sistema bronquial. Las pequeñas ramas del árbol bronquial se ven afectadas por dicha inflamación. Debido a una alteración de este sistema bronquial, se produce una sobreestimulación y un ataque.

En este caso, la membrana mucosa inflamada se hincha, la sección transversal del sistema de tubos se hace más pequeña, el aire puede pasar con menos facilidad y al asmático le resulta más difícil exhalar.

Además, los músculos de los asmáticos reaccionan con especial sensibilidad. El anillo muscular se contrae como un espasmo. Esto restringe aún más el flujo de aire.

Además, el sistema bronquial inflamado del asmático produce una secreción viscosa y espesa que no puede eliminarse fácilmente de los pulmones y, por tanto, se acumula en las vías respiratorias. Para eliminar la mucosidad, los asmáticos tienen que toser más.

Estos tres factores conducen a un estrechamiento de las vías respiratorias (=obstrucción). La inhalación no presenta ningún obstáculo, pero al espirar, la obstrucción se hace notar.

Por eso el aire se acumula en los pulmones durante un ataque de asma y no puede volver a ser exhalado.

Causas

Las causas del asma aún no han sido claramente identificadas. Las causas de una enfermedad asmática pueden ser numerosas. Sin embargo, ya se ha establecido claramente que es muy probable que se trate de una enfermedad asmática hereditaria. Sin embargo, los factores hereditarios no conducen necesariamente a la enfermedad.

Las investigaciones también han demostrado que las alergias de los padres pueden influir en el hecho de que el niño tenga o no asma. Esto significa que si usted es un padre asmático, el factor de riesgo de asma en sus hijos aumenta.

Además, si tiene alergias, es más fácil que desarrolle asma. Sin embargo, esto no significa que por el hecho de ser alérgico se vaya a padecer asma.

Si tienes asma, hay muchos desencadenantes que pueden ayudarte a tener un ataque asmático:

  • Esfuerzo físico
  • Estrés
  • Frío
  • Una reacción a medicamentos como la aspirina o los betabloqueantes
  • Contaminantes en el aire que se respira
  • Irritantes como el ozono
  • Los factores psicológicos también pueden ser un efecto desencadenante y tener un impacto negativo en el curso de la enfermedad.
  • Los alérgicos experimentan ataques asmáticos cuando se enfrentan al alérgeno, siendo los alérgenos las sustancias que causan la alergia.

Síntomas

Los siguientes síntomas pueden ocurrir con el asma:

  • ataques de falta de aire y disnea
  • Ataques de tos con expectoración de moco viscoso
  • Sonidos de silbidos al respirar
  • Opresión en el pecho

Cuanto más grave sea la enfermedad, más graves serán los síntomas. Sin embargo, los síntomas pueden aparecer juntos. Si tiene alguno de los síntomas anteriores, debe acudir al médico inmediatamente.

Si tiene un ataque de asma, además de la falta de aire, la tos y los silbidos, se producirán los siguientes síntomas:

  • Asfixia
  • Respiración entrecortada
  • Agotamiento
  • Incapacidad para hablar
  • Coloración azul de la piel
  • Palpitaciones

Si el ataque de asma no se trata, puede evolucionar hasta el "estado asmático", un ataque de asma grave que puede poner en peligro la vida del paciente y que dura de horas a días.

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, la anamnesis (aclaración de la historia clínica con el médico) puede proporcionar los primeros indicios de una enfermedad asmática. Entonces es importante averiguar si se trata de asma bronquial o de otra enfermedad de las vías respiratorias.

Preguntar sobre la frecuencia de los síntomas, sobre determinados estímulos y situaciones del ataque, o preguntar si hay otros asmáticos en la familia puede dar las primeras pistas sobre la enfermedad. Sólo entonces se realiza un examen físico.

Si usted o sus hijos tienen síntomas, es útil llevar un diario de la enfermedad para poder limitarla mejor.

La forma más sencilla de comprobar la función pulmonar es con una espirometría, que proporciona información crucial sobre la eficacia de los órganos respiratorios y su estado. Se puede medir la fuerza y la velocidad con la que se exhala. Estos valores se reducen en los bronquios inflamados, es decir, en los pacientes asmáticos.

El flujo respiratorio máximo (flujo máximo) también se ve afectado en un asmático.

Si el paciente asmático no presenta síntomas en el momento del examen, la espirometría puede ser normal. En este caso, se puede llevar a cabo la llamada prueba de provocación. En esta prueba, se utilizan determinadas sustancias desencadenantes del asma para provocar un ataque de asma leve.

Si se sospecha de asma alérgica, el médico realizará una prueba de alergia. Aquí hay que aclarar a qué alérgenos reacciona el paciente con un ataque de asma.

Terapia

El tratamiento que puede curar el asma no es posible por sí mismo. En los niños, sin embargo, es posible tratar el asma de forma sistemática, siempre que la enfermedad se detecte a tiempo.

No obstante, existen varias opciones para ayudar a los enfermos de asma a vivir relativamente sin síntomas. Para el paciente, esto significa que puede comportarse sin restricciones manteniendo el máximo rendimiento físico.

Esta liberación de los síntomas puede lograrse mediante diversas formas de tratamiento. Sin embargo, el tratamiento óptimo siempre se compone de varios factores. El tratamiento más importante del asma es, sin duda, la terapia farmacológica. Para el tratamiento del asma se distingue entre medicamentos de alivio y de control.

Tratamiento del asma con medicamentos de alivio y de control

Medicamentos de alivio

Los aliviadores (término de la lengua inglesa que significa aliviar y aliviarse) activan su efecto medicinal inmediatamente después de su uso. Por lo tanto, pueden aliviar los síntomas agudos si se toman cuando aparecen los síntomas asmáticos.

Los aliviadores son simpaticomiméticos beta-2 de acción corta. Estos sirven para relajar los músculos bronquiales constreñidos y acalambrados y, por tanto, sirven para ensanchar las vías respiratorias.

Además de los beta-2-simpaticomiméticos de acción corta, también pueden utilizarse beta-simpaticomiméticos de acción prolongada, siempre en combinación con otros medicamentos. Estos también provocan un ensanchamiento de los bronquios y no actúan contra la reacción inflamatoria.

Medicamentos de control

Los glucocorticoides son los llamados fármacos controladores, que, como su nombre indica, tienen un efecto controlador. Reducen y calman la respuesta inflamatoria de los bronquios, por lo que estos controladores pueden prevenir los ataques y los síntomas a largo plazo. Es absolutamente importante utilizar estos controladores con regularidad.

Los controladores se introducen directamente en las vías respiratorias por inhalación, lo que les permite actuar directamente en su destino. Estos remedios también pueden utilizarse en forma de pastillas. Sin embargo, esto ocurre en los casos de asma más graves.

Los antagonistas de los leucotrienos también son controladores. Son una alternativa a los glucocorticoides en los casos de asma más leves, y se utilizan especialmente en los niños.

La dosis y la combinación de medicamentos se ajustan a la gravedad de la enfermedad. El médico tratante establece un plan para guiar la toma de medicamentos, siguiendo el principio de "tantos medicamentos como sean necesarios, pero tan pocos como sea posible".

Por ello, es necesario realizar revisiones periódicas.

Prevención

Además de la medicación, deben tomarse medidas para prevenir una reacción alérgica. Aquí se puede recurrir a diversos métodos y aplicaciones de comportamiento.

Evitar los alérgenos

Evitar los alérgenos es especialmente importante si se sufre de asma alérgica. Los alérgenos son desencadenantes de la alergia, como el polen en el caso de la alergia al polen o el polvo doméstico en el caso de la alergia al polvo doméstico. Si un ataque de asma es causado por el contacto con estos alérgenos, por supuesto debe evitar estas sustancias en la medida de lo posible. En este caso, la llamada hiposensibilización contra el alérgeno también puede ayudar. Sin embargo, no sólo en el caso de una crisis de asma alérgica hay que evitar los agentes causantes, incluso si los desencadenantes no alérgicos provocan la crisis. Los pacientes deben, en primer lugar, ser conscientes de los factores y situaciones que provocan los síntomas o las crisis, y en segundo lugar, ser capaces de evitarlos. Evitar los alérgenos no siempre es fácil, sobre todo cuando los factores ambientales desencadenan ataques de asma. El viento frío, el aire seco, la contaminación por ozono y el polvo doméstico pueden ser alérgenos que no se pueden evitar fácilmente.

Por fin un no fumador

El consumo de nicotina tiene, naturalmente, un efecto muy negativo sobre el asma. Por lo tanto, absténgase siempre de fumar cigarrillos y puros. Lo mismo ocurre no sólo con el tabaquismo activo, sino también con el pasivo. Por ello, evita los lugares donde no hay zona de no fumadores.

Deporte y actividad física

El deporte y la actividad física son medidas especialmente importantes para aliviar los síntomas y vivir sin convulsiones. Las actividades deportivas contribuyen positivamente al rendimiento del corazón y los pulmones. No obstante, los asmáticos deben conocer sus límites y no excederse. En sí, apenas hay restricciones con respecto a un tipo de deporte concreto.

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.