Rubéola en el bebé y el niño

Rubéola en el bebé y el niño
Clasificación Internacional (CIE) B06.-

Básico

La rubeola es una enfermedad infecciosa de origen viral y suele aparecer en la infancia. Una característica típica de esta enfermedad es una erupción cutánea roja que suele empezar en la cara y se extiende por todo el cuerpo. Se produce con mayor frecuencia en los meses de primavera. Especialmente al principio de la infección, es difícil distinguir entre el cuadro clínico de la rubéola y el del sarampión o la escarlatina. La tasa de infección de la rubeola es menor que la de otras infecciones víricas como el sarampión o la varicela.

El 80-90% de las infecciones se producen en la infancia o la adolescencia, lo que puede medirse por los anticuerpos positivos contra el virus de la rubéola en la sangre de los adultos jóvenes. De hecho, estos anticuerpos se desarrollan después de la infección por el virus y proporcionan una protección de por vida contra la reinfección. En aproximadamente la mitad de los casos, la infección es muy leve o incluso no presenta síntomas, por lo que a menudo no se diagnostica. Dado que la tasa de vacunación de los niños contra el virus de la rubéola es ahora muy alta, la rubéola sólo se presenta en raras ocasiones.

Causas

La rubéola, o sarampión alemán, está causada por el virus de la rubéola. La infección se transmite a través de las vías respiratorias mediante gotitas. Así, cuando las personas infectadas hablan o estornudan, las partículas del virus se liberan en el ambiente, desde donde a su vez infectan las vías respiratorias de otras personas. El virus entra entonces en el organismo a través de la mucosa y puede propagarse por el torrente sanguíneo. El periodo de incubación, es decir, el periodo que transcurre desde la infección hasta la aparición de los síntomas, suele ser de entre 14 y 21 días.

Síntomas

Los síntomas suelen aparecer entre 14 y 21 días después de la infección por el virus. La duración del contagio es de 1 semana antes de la aparición de la erupción hasta 1 semana después. Alrededor del 50% de las infecciones de rubéola pasan desapercibidas debido a la falta de síntomas. La otra mitad de las enfermedades tienen un curso muy típico:

La fase inicial de la rubéola se caracteriza por síntomas inespecíficos similares a los de un resfriado. A menudo se produce dolor de cabeza, aumento de la temperatura, rinitis, pero también conjuntivitis de los ojos. También es típica la inflamación dolorosa de los ganglios linfáticos del cuello y de detrás de las orejas. O bien estos síntomas generales permanecen, por lo que a menudo no se realiza el diagnóstico de la rubéola, o bien la erupción aparece al cabo de unos días. Suele empezar detrás de las orejas, donde rara vez se descubre. Posteriormente, las manchas rojas aparecen también en la cara y se extienden desde allí a todo el cuerpo y las extremidades. La fiebre leve no es infrecuente en los niños, pero el picor es bastante atípico en la rubéola. Los niños suelen dar una impresión animada y poco enferma, la erupción suele desaparecer en 3 días.

Diagnóstico

La mayoría de las veces, el médico puede diagnosticar la rubéola clínicamente, es decir, basándose en la historia clínica y los síntomas, como la naturaleza de la erupción y la inflamación de los ganglios linfáticos. A veces puede ser difícil distinguir la rubéola de otras infecciones víricas. En estos casos, se pueden medir los anticuerpos dirigidos contra el virus de la rubéola en la sangre y realizar así el diagnóstico.

Terapia

No existe una terapia directa contra la rubéola, pero suele bastar con tratar la enfermedad sintomáticamente. Por ejemplo, se pueden administrar a los niños medicamentos antifebriles o analgésicos adecuados.

Si el niño parece cansado, es importante que descanse y se lo tome con calma. Hay que recordar que la rubeola es contagiosa y que también hay adultos que no tienen anticuerpos protectores. Una vez que se ha padecido la enfermedad, se está protegido por la inmunidad de por vida y no se contraerá la rubéola por segunda vez.

Previsión

Aunque la rubéola es inofensiva en la mayoría de los casos, a veces pueden surgir complicaciones como la inflamación de las articulaciones. En casos aislados, puede desarrollarse una inflamación del cerebro, también llamada encefalitis. Esto puede ser indicado por fuertes dolores de cabeza, náuseas y vómitos. Los cambios en el comportamiento del niño o en su sensibilidad al tacto también pueden considerarse llamativos.

Sin embargo, se recomienda tener precaución durante el embarazo. Si las pocas madres que no tienen protección contra la rubéola se infectan por el virus antes de la semana 17 de embarazo, existe el riesgo de que se produzca una embriopatía por rubéola. Este temido daño al feto provoca sordera en el oído interno, defectos cardíacos y cataratas.

El niño debe permanecer en casa durante unos diez días para evitar contagiar a otras personas.

Prevención

La mejor manera de protegerse de la infección por el virus de la rubéola es vacunarse. La vacuna suele administrarse a los niños de entre 12 y 15 meses de edad como parte de la vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubéola. Para lograr una protección suficiente, debe realizarse una segunda vacunación en el segundo año de vida. Sin embargo, esta vacuna no debe administrarse antes de un mes después de la primera vacunación.

Un objetivo importante de la vacunación es evitar las primeras infecciones durante el embarazo, ya que pueden provocar daños graves en el niño. Sin embargo, dado que la vacunación de las niñas por sí sola no ha tenido el éxito deseado en el pasado, es importante que también se vacune a los niños.

Si el estado de vacunación no está claro o si no se está seguro de haber contraído la rubéola, un análisis de anticuerpos en la sangre puede aportar claridad. Esto es especialmente importante para las niñas y mujeres que quieren quedarse embarazadas.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.