Sífilis

Sífilis
Clasificación Internacional (CIE) A53.-

Básico

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por una bacteria, la cual es provocada por el patógeno Treponema pallidum. En los círculos médicos, la sífilis a veces se llama también lues venerea, pero algunas personas también conocen la enfermedad por el nombre de chancro duro o enfermedad francesa.

Una característica típica de la sífilis es que la enfermedad progresa en diferentes etapas. En los tiempos en que no había antibióticos, la última etapa (=4ª) era especialmente temida, ya que provoca daños en el sistema nervioso. Sin embargo, hoy en día la sífilis puede controlarse bien con una terapia antibiótica. Sin embargo, si la enfermedad no se trata, puede provocar daños consecuentes o incluso la muerte.

En la década de 1990, se produjo un fuerte descenso de los casos de sífilis porque muchas personas se protegían adecuadamente durante las relaciones sexuales por miedo a la infección por el VIH. Sin embargo, en los últimos años se ha producido un creciente abandono de la protección durante las relaciones sexuales, por lo que las tasas de infección de ITS han vuelto a aumentar.

El pico de la enfermedad se sitúa entre los 30 y los 40 años, y los hombres se ven afectados por la sífilis con más frecuencia que las mujeres. Toda infección por el agente patógeno de la sífilis está sujeta a la notificación obligatoria al departamento de salud pública.

Causas

La sífilis está causada por una infección con la bacteria Treponema pallidum. El patógeno se transmite a través de las relaciones sexuales sin protección. La bacteria forma pequeñas úlceras en la zona genital, que a su vez son fuentes de transmisión posterior. Sin embargo, el Treponema pallidum también puede transmitirse a través de otras formas de contacto sexual, como el sexo anal u oral. El riesgo de contraer la sífilis aumenta significativamente en las personas que cambian frecuentemente de pareja sexual.

Las mujeres también pueden infectar a su hijo en crecimiento a través de la placenta durante el embarazo. Si el feto se infecta durante el embarazo, puede producirse la llamada sífilis connatal, que provoca un aborto o malformaciones congénitas.

No es posible transmitir la sífilis a través de instalaciones sanitarias, piscinas o utensilios para comer contaminados, ni a través de suministros de sangre.

Síntomas

La sífilis, si no se trata adecuadamente, tiene un curso típico de la enfermedad, que se divide en cuatro etapas. La primera y la segunda etapa se agrupan como sífilis temprana, las etapas tres y cuatro juntas se llaman sífilis tardía.

Etapa primaria (1ª etapa)

El periodo de incubación, es decir, el tiempo que transcurre desde la infección hasta la aparición de los primeros síntomas, puede ser de entre 10 y 90 días. Después de este periodo de incubación, puede aparecer una úlcera en la piel o en la mucosa por donde entró el patógeno. También se denomina efecto primario o chancro duro. Dado que la sífilis se transmite a través de las relaciones sexuales en la mayoría de los casos, estas úlceras suelen aparecer en el pene o la vagina. Si se produce una úlcera en la zona íntima, siempre hay que pensar en la sífilis. Sin embargo, dicha úlcera también puede encontrarse en el intestino tras el coito anal y en la boca tras el coito oral.

Se trata de una úlcera enrojecida que suele segregar una secreción altamente infecciosa. Posteriormente, los ganglios linfáticos vecinos se ven afectados por la infección, lo que se nota por una hinchazón de los mismos. Incluso sin terapia antibiótica, la úlcera suele curarse al cabo de unas semanas.

Fase secundaria (fase 2)

Esta etapa, que se produce entre tres y seis semanas después de los primeros síntomas, se caracteriza por síntomas inespecíficos, como el aumento de la temperatura corporal, la fatiga y el dolor de extremidades y de cabeza. Además, muchos ganglios linfáticos pueden hincharse por todo el cuerpo. Al cabo de otras dos semanas, aparece una erupción cutánea, que inicialmente presenta manchas sensibles y ligeramente enrojecidas. Posteriormente, estas manchas se convierten en nódulos gruesos y oscuros, que también se denominan álamos. Los álamos especialmente grandes se denominan condilomas lata, que pueden reventar y, por tanto, segregar grandes cantidades de secreción infecciosa. En algunos casos, estas lesiones de sífilis también son visibles en la mucosa de la boca o en la zona genital. La pérdida de cabello también se observa en casos muy raros.

Estos cambios en la piel y la mucosa remiten después de hasta cuatro meses, pero sin un tratamiento adecuado pueden reaparecer una y otra vez en un plazo de dos años.

Fase latente

Después de las etapas de la sífilis temprana, la enfermedad puede volverse sésil en muchas personas afectadas. Sin embargo, a partir de la fase latente, la enfermedad puede reaparecer después de mucho tiempo y dar lugar a la llamada sífilis tardía. Incluso en la fase latente de la sífilis, las bacterias siguen estando en el cuerpo de la persona infectada, por lo que también existe el riesgo de infección en este momento. Sin embargo, cuanto más tiempo pase sin que aparezcan los síntomas, menor será el riesgo de infectar a otras personas.

Etapa terciaria (3ª etapa)

Entre tres y cinco años después de los síntomas locales (úlceras, ganglios linfáticos inflamados), la enfermedad puede tomar un curso sistémico. Varios órganos del cuerpo se ven afectados, como los vasos sanguíneos, el tracto respiratorio, el tracto gastrointestinal, los músculos y los huesos. Además, en los órganos afectados se forman unos nódulos endurecidos parecidos a la goma, llamados gomas (en singular: gumma).

Estos nódulos pueden abrirse y causar daños en el tejido circundante. Si estas gomas se producen en la zona de la aorta (arteria principal), puede producirse un abombamiento de las paredes del vaso (aneurisma), que puede poner en peligro la vida.

Neurolues (4ª etapa)

Si la sífilis se sigue tratando de forma inadecuada, la enfermedad alcanza una fase de diez a veinte años después de su aparición en la que se producen graves daños en el sistema nervioso. En aproximadamente el 25% de los casos, se produce una inflamación persistente del cerebro (sífilis cerebroespinal), que conduce a una pérdida constante de la capacidad cerebral y, finalmente, a la demencia.

La sífilis también puede afectar a la médula espinal y a las raíces nerviosas y nervios que salen de ella. Al principio, esto se nota a través de un dolor intenso, y luego la destrucción de los nervios lleva a una pérdida de la percepción del dolor y la temperatura. Las funciones de los órganos controlados por el sistema nervioso autónomo (inconsciente) también pueden verse afectadas. Por ejemplo, el control de la micción y la defecación puede verse alterado. Además, los enfermos tienen problemas de coordinación al caminar. En el peor de los casos, la enfermedad puede conducir a la parálisis.

Sin embargo, esta fase de la sífilis ya no se observa en los países occidentales, ya que la enfermedad es fácilmente tratable con antibióticos.

Diagnóstico

En un primer momento, el médico que le atienda le hará preguntas sobre los síntomas y la evolución de la enfermedad (anamnesis) y le hará una exploración física. Si se sospecha de sífilis, hará un frotis en el lugar de la infección y tomará una muestra de sangre. A partir de la sangre y del frotis se puede preparar un cultivo bacteriano que sirve para detectar el patógeno. Si se sospecha de sífilis, también debe examinarse si hay otras ITS.

-Durante la sífilis temprana (1ª y 2ª fase), el patógeno puede detectarse directamente tomando un frotis en el lugar de la infección o de la úlcera, observando el frotis al microscopio.

Mediante un examen de la muestra de sangre, se pueden detectar anticuerpos dirigidos contra el patógeno de la sífilis. Mediante la llamada reacción en cadena de la polimerasa (PCR), se puede examinar si el ADN de la bacteria está presente en la sangre.

Si ya hay neurolasitudes, se suele realizar una punción medular con examen del líquido cefalorraquídeo (LCR).

Hoy en día, todas las mujeres se someten a pruebas rutinarias de sífilis al principio del embarazo, lo que significa que la infección del recién nacido es ahora rara.

Terapia

Antibióticos

La sífilis puede tratarse bien con terapia antibiótica. La duración de la administración de los antibióticos viene determinada principalmente por el curso y la duración de la enfermedad y el estado del paciente.

Los estadios de la sífilis temprana (estadios 1 y 2) suelen tratarse con penicilina durante unos 14 días. La penicilina de depósito, que se inyecta en el músculo (por vía intramuscular) una o dos veces, es especialmente adecuada. Si la enfermedad ya ha progresado hasta la sífilis tardía, suele ser necesaria una terapia de tres semanas. Una terapia de esta duración puede ir acompañada de efectos secundarios similares a los de la gripe.

Si la sífilis ya ha alcanzado el estadio de neurolúes, es necesaria una dosis elevada de penicilina.

Si la persona afectada es alérgica a la penicilina, puede administrarse como alternativa eritromicina, doxiciclina o tetraciclina.

Tratamiento de la pareja

Dado que la sífilis se transmite a través de las relaciones sexuales, es necesario comprobar si la pareja de la persona infectada también está infectada. Además, las personas que tienen sífilis y están en la fase primaria deben ponerse en contacto con todas las parejas sexuales de los últimos tres meses e informarles de una posible infección.

Si el diagnóstico sólo se realiza en la fase secundaria, la persona afectada debe incluso informar a sus parejas sexuales de los últimos dos años.

La importancia de que las parejas sexuales se sometan a pruebas para detectar una posible infección se pone de manifiesto en los resultados de un estudio que mostró una tasa de infección de más del 50% de las parejas sexuales.

Exámenes de seguimiento

Tras el tratamiento exitoso de la sífilis, deben realizarse exámenes de seguimiento con muestras de sangre a intervalos mensuales durante los tres primeros meses. Además, se recomiendan otros exámenes de seguimiento a los seis meses y al año. Después de eso, se debe visitar al médico al menos una vez al año para un examen de seguimiento.

Una vez tratada la sífilis temprana, los análisis de sangre suelen ser adecuados para controlar la evolución de la enfermedad. Sin embargo, si la enfermedad sólo se ha detectado y tratado en la fase tardía de la sífilis, los análisis de sangre no siempre proporcionan resultados fiables, por lo que en estos casos debe realizarse una prueba de cardiolipina.

Previsión

El pronóstico de la enfermedad viene determinado esencialmente por el estadio de la misma en el momento del diagnóstico y por el éxito del tratamiento. Aunque los estadios primario y secundario de la sífilis también pueden curarse sin terapia farmacológica, el tratamiento médico es definitivamente necesario para los estadios de la sífilis tardía, ya que de lo contrario pueden producirse daños graves y permanentes.

En la mayoría de los casos, pueden evitarse los daños consecuentes irreversibles mediante un tratamiento eficaz, pero si la enfermedad ya ha alcanzado la fase de neurolasitud al inicio de la terapia, las perspectivas de curación suelen ser escasas incluso con una terapia antibiótica constante.

Prevención

Se pueden tomar ciertas medidas para prevenir la infección con el patógeno de la sífilis. Una de las medidas preventivas más importantes es el uso de preservativos durante las relaciones sexuales. En particular, las personas que cambian con frecuencia de pareja sexual deben prestar especial atención a una protección eficaz durante las relaciones sexuales. Aunque el riesgo de contraer la sífilis puede reducirse en gran medida a través de las relaciones sexuales protegidas, también es posible, en raras ocasiones, que el patógeno se transmita a través de los besos o el simple contacto.

Si cree que se ha infectado de sífilis, es aconsejable acudir al médico. Esto debe hacerse lo antes posible, porque sólo se puede lograr un buen pronóstico mediante un tratamiento rápido. También es importante recordar que su(s) pareja(s) sexual(es) también debe(n) ser examinada(s) y tratada(s).

Las mujeres embarazadas se someten a pruebas rutinarias de la enfermedad como parte del pasaporte materno-infantil. Si la mujer embarazada está realmente infectada por el patógeno, las medidas especiales pueden evitar en gran medida la transmisión al feto.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.