Sinusitis (inflamación de los senos paranasales)

Sinusitis (inflamación de los senos paranasales)
Clasificación Internacional (CIE) J32.-

Básico

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales. Normalmente, la mucosa nasal también se ve afectada. Los desencadenantes de la sinusitis son las bacterias, los hongos o las alergias. El desarrollo de la enfermedad se ve favorecido por las constricciones de la nariz.

Los senos paranasales son cavidades situadas en los huesos faciales a ambos lados de la nariz que se abren hacia ella. El seno frontal se encuentra directamente encima de la nariz, en el centro. Los senos etmoidales (también llamados laberinto etmoidal) son pequeñas cavidades situadas entre la nariz y el ángulo interno del ojo. El seno maxilar está situado directamente junto a la nariz en el hueso facial. Al igual que la nariz, los senos paranasales están cubiertos por una membrana mucosa.

Además de las enfermedades alérgicas y víricas de las vías respiratorias superiores, la inflamación de los senos paranasales se considera una de las enfermedades más comunes de las vías respiratorias. Puede producirse tanto temporalmente (sinusitis aguda) como a lo largo de un periodo de dos a tres meses (sinusitis crónica).

Causas

Si no hay sinusitis, los senos suelen estar bien ventilados. Contienen la misma mucosa que la nariz, que es la encargada de producir las secreciones que limpian la cavidad. Esta secreción es transportada fuera de los senos a la nasofaringe. Si esta vía no es clara, la secreción se acumula en la cavidad. La congestión crea condiciones favorables para el crecimiento de bacterias y otros patógenos, que desencadenan una inflamación de la mucosa. Así es como se desarrolla la sinusitis.

Los principales desencadenantes de la sinusitis son las infecciones virales o bacterianas de la nariz. Incluso con un simple resfriado, los senos paranasales también se ven afectados en más del 80% de los casos (rinosinusitis). En la mayoría de los casos, la inflamación bacteriana de los senos paranasales se desarrolla a partir de una rinosinusitis viral. El desencadenante de la sinusitis maxilar (uno de los senos) es a veces la inflamación de la raíz dental, ya que las raíces de los molares superiores tienen una posición topográfica cercana al seno maxilar.

La sinusitis crónica suele estar causada por cambios en la nariz que hacen imposible una ventilación adecuada. Entre ellos se encuentran las curvaturas del tabique nasal o los pólipos nasales. Otras causas de la sinusitis pueden ser la inflamación de las membranas mucosas debido a una reacción alérgica, la fibrosis quística o las enfermedades del sistema inmunitario.

Síntomas

Aguda:

La sinusitis aguda se caracteriza porque suele ir precedida de un resfriado unos días antes. Puedes reconocer que hay una inflamación de los senos paranasales por los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza o sensación de presión en la cabeza. En los casos graves, también puede haber un dolor punzante por encima de la frente, en la zona de las mejillas, detrás de los ojos u ocasionalmente en la parte posterior de la cabeza.
  • Si se dobla la parte superior del cuerpo hacia delante (por ejemplo, al agacharse), o si se pisa fuerte con el pie, el dolor se intensifica. El dolor también se intensifica si se aplica una ligera presión en la zona afectada.
  • El resfriado puede ser a menudo purulento.
  • Si la enfermedad es grave, pueden aparecer fiebre, fatiga y alteraciones visuales. En algunos casos, la hinchazón es claramente visible desde el exterior.

Crónica:

En la sinusitis crónica, los síntomas suelen ser mucho menos graves. Incluso puede ocurrir que el dolor esté completamente ausente. Sin embargo, las alteraciones olfativas son características de la sinusitis crónica. Si se sufre este tipo de trastornos olfativos, la persona afectada puede oler mucho menos y, en algunos casos, nada en absoluto. La respiración nasal se ve dificultada y puede descargarse una secreción mucosa o purulenta.

Diagnóstico

El diagnóstico comienza con un interrogatorio detallado de los síntomas. A continuación, un otorrinolaringólogo examina la nariz desde el interior (rinoscopia) con la ayuda de un tubo fino, normalmente rígido (endoscopio), en cuyo extremo hay una fuente de luz y una cámara. El endoscopio puede utilizarse para examinar los conductos excretores de los senos paranasales.

Si la rinitis es purulenta, se puede realizar un frotis para encontrar las bacterias que la causan. Las bacterias más comunes que causan sinusitis son Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae. Una radiografía puede mostrar si ya hay una acumulación de líquido en los senos paranasales. Algunos senos paranasales también pueden examinarse mediante ecografía. Si la enfermedad se ha extendido a varios senos o si hay una sinusitis crónica, una tomografía computarizada puede aclarar la situación.

Si la causa de la sinusitis es una reacción alérgica, es necesario averiguar qué alérgeno está provocando la reacción. Para ello, pueden utilizarse pruebas cutáneas especiales, como la prueba de punción o la prueba de provocación.

Terapia

Inflamación aguda:

Para tratar la sinusitis, se utilizan medicamentos para reducir la inflamación de la mucosa nasal. El propósito de esto es limpiar los conductos excretores y así asegurar la ventilación de los senos paranasales. Si la infección está causada por una bacteria, también se pueden utilizar antibióticos.

Los medicamentos mucolíticos se utilizan si la intención es licuar la secreción para que pueda drenar mejor. Los aerosoles nasales y las inhalaciones con un 0,9% de agua salada tienen el mismo objetivo. Los enjuagues mandibulares que se utilizaban con frecuencia en el pasado ya casi no se usan.

Con estos factores, puede prevenir incluso la sinusitis aguda:

  • Debe asegurarse de beber suficientes líquidos para licuar la mucosidad. Es aconsejable beber entre tres y cuatro litros de líquido al día, que deben consistir en té y zumos de fruta diluidos.
  • La irradiación de luz roja reduce la inflamación.
  • En la cama, la cabeza debe estar elevada para que la mucosidad pueda drenar.
  • Durante los meses de invierno, es importante un buen clima interior. La humedad no debe ser demasiado baja. Esto puede conseguirse, por ejemplo, con una ventilación regular o con humidificadores.
  • El humo del cigarrillo irrita las mucosas. Por esta razón, debe evitarse.

Inflamación crónica:

Si se trata de una inflamación crónica de los senos paranasales, la causa exacta debe ser aclarada por un médico. Si la causa es una alergia o una inflamación de las raíces de los dientes, hay que tratarla. Pueden corregirse causas como un tabique nasal torcido, conductos sinusales estrechos o pólipos. Los enjuagues nasales y las inhalaciones con agua salada pueden aliviar la sinusitis crónica.

Previsión

Por regla general, la sinusitis aguda remite al cabo de cierto tiempo. Si la sinusitis se produce más de cuatro veces al año o dura más de dos meses, se considera una sinusitis crónica, en la que el entorno de la mucosa está sujeto a cambios. Esto puede explicarse por el hecho de que la salida de las secreciones está bloqueada todo el tiempo. Esto favorece la propagación de gérmenes que normalmente no se encuentran en los senos paranasales.

Las complicaciones se producen en los casos más raros. Sin embargo, si no se administra un tratamiento a tiempo, la inflamación puede, en el peor de los casos, extenderse a los huesos adyacentes en dirección al ojo, a la membrana cerebral (meningitis) o al cerebro (encefalitis). Si este es el caso, se trata de una emergencia con consecuencias mortales. Si se producen estas complicaciones, el tratamiento posterior se lleva a cabo en el hospital.

Prevención

Para evitar la sinusitis, hay que procurar que las conexiones entre los senos y la nariz estén libres de obstrucciones. Esto garantiza que la secreción pueda salir sin obstáculos. Abstenerse de fumar y llevar un estilo de vida saludable favorece el funcionamiento de la mucosa.

Los sprays que contienen una solución pura de agua salada pueden utilizarse con seguridad durante un periodo de tiempo más largo. Hidratan y cuidan la mucosa nasal. Las duchas nasales con soluciones de agua salada humedecen las membranas mucosas y pueden eliminar las partículas de polvo y la suciedad de la mucosa nasal.

Para minimizar el riesgo de sinusitis durante un resfriado, asegúrate de beber lo suficiente e hidratar las membranas mucosas regularmente. Si los síntomas son graves, los aerosoles nasales descongestionantes de la mucosa pueden ayudar. Estos facilitan la salida de las secreciones. Sin embargo, hay que tener cuidado de no utilizar estos medicamentos durante más de cinco o siete días, ya que la mucosa puede adaptarse a estos medicamentos e hincharse aún más como respuesta. Además, se pueden tomar preparados de hierbas que también favorecen la licuación de la mucosidad y protegen los senos nasales de las infecciones.

Si la causa es una alergia, los tratamientos con agua salada también pueden proporcionar alivio. Los aerosoles y comprimidos nasales antialérgicos se dirigen directamente a la alergia. También pueden utilizarse durante un periodo de tiempo más largo. Dado que la alergia dura lo que dura un resfriado, no se recomienda el uso de aerosoles nasales descongestionantes de las mucosas debido al riesgo de habituación.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.