TBE (meningoencefalitis temprana de verano)

TBE (meningoencefalitis temprana de verano)

Básico

La meningoencefalitis de principios de verano es una inflamación del cerebro o de las meninges causada por el virus de la TBE. Puede infectarse con el virus a través de la picadura de una garrapata. En 2009, 313 personas contrajeron TBE en Alemania. El riesgo de contraer TBE es especialmente alto entre junio y agosto.

Una vez que la enfermedad ha estallado, el tratamiento suele ser muy difícil. En un diez por ciento de los casos, el sistema nervioso también se ve afectado. Otro diez por ciento de los afectados sufre efectos tardíos. Entre ellos se encuentran los trastornos de concentración, las cefaleas y las psicosis. La parálisis, en cambio, sólo se produce en raras ocasiones. Aproximadamente entre el uno y el dos por ciento de los casos son mortales. Para prevenir la TBE, se puede administrar una vacuna preventiva.

La TBE se encuentra casi exclusivamente en zonas de riesgo como los bosques.

Causas

La TBE se transmite a los humanos a través de las picaduras de garrapatas. Las garrapatas pertenecen a la clase de parásitos que viven en la sangre de un huésped. Su hábitat es la hierba, los matorrales y los bosques caducifolios. Además de los trabajadores forestales, silvicultores y agricultores, la enfermedad también afecta a muchas personas que se infectan durante las actividades recreativas al aire libre.

En raras ocasiones, también es posible infectarse con la TBE al consumir leche cruda o productos lácteos crudos (como el queso de cabra u oveja). Esta fuente de infección es un riesgo importante principalmente en Europa del Este, pero en Alemania se considera muy poco probable.

Las garrapatas sólo se encuentran cuando las temperaturas están entre los siete y los diez grados centígrados, es decir, principalmente en los meses de marzo a noviembre. Los inviernos cálidos y los veranos húmedos se consideran extremadamente favorables para la reproducción de las garrapatas y, por tanto, aumentan el riesgo de infección por TBE.

Sin embargo, no todas las garrapatas están infectadas por la TBE, sino sólo entre el 0,2 y el 5%. El virus que causa la TBE es un virus de ARN y pertenece a la clase de los virus Flavi. Es similar a los patógenos que causan el dengue y la fiebre amarilla, así como el virus del Nilo Occidental. El virus se localiza en las glándulas salivales de las garrapatas y se transmite rápidamente una vez finalizado el acto de succión.

El periodo de incubación de la TBE es de unos diez días.

Síntomas

Normalmente, la meningoencefalitis de principios de verano tiene un curso de dos fases. Los primeros síntomas aparecen por término medio entre siete días y dos semanas después de la picadura de la garrapata. El paciente sufre síntomas parecidos a los de la gripe:

  • Fiebre y fatiga general
  • Rinitis
  • Dolor de cabeza y muscular
  • Pérdida de apetito, náuseas, dolor abdominal y diarrea

De media, uno de cada diez pacientes de TBE entra en la segunda fase de la enfermedad tras una semana en la que no aparecen síntomas. En esta fase, se producen principalmente síntomas neurológicos. La fiebre sube y se acompaña de fuertes dolores de cabeza y de las extremidades, así como de una fuerte sensación de enfermedad.

Las siguientes partes del sistema nervioso se ven afectadas por la TBE:

  • Aproximadamente el 25% de los afectados sólo padecen meningitis. Se caracteriza por fuertes dolores de cabeza, sensibilidad a la luz, mareos, náuseas y rigidez de cuello.
  • En aproximadamente la mitad de los pacientes, el cerebro también se ve afectado por la infección (meningoencefalitis). Además de los signos de la meningitis, también se producen parálisis, trastornos del habla, cambios de carácter, así como trastornos de la concentración y de la conciencia.
  • El diez por ciento de los afectados también sufre una inflamación del cerebro y la médula espinal (meningoencefalomielitis, meningoradiculitis), que se manifiesta de forma similar a la poliomielitis grave. Además, la respiración también puede verse afectada.

Los niños son menos propensos a contraer la TBE, que también afecta al sistema nervioso. Por esta razón, suele tener un curso más suave que en los adultos y se cura sin daños permanentes.

Los enfermos de TBE no pueden infectar a otras personas, ya que la transmisión de persona a persona no es posible.

Diagnóstico

Para diagnosticar la TBE, es crucial saber si la persona afectada fue picada por una garrapata y si esto ocurrió en una zona de riesgo. A partir de esta información, el médico ya puede sacar las primeras conclusiones sobre la presencia de TBE.

Para realizar el diagnóstico definitivo, se toman muestras de sangre y líquido cefalorraquídeo que se examinan en el laboratorio. Ciertos valores de laboratorio pueden servir para saber si hay inflamación en el organismo. Más específica es la detección de ciertos anticuerpos (IgG e IgM) que el sistema inmunitario produce como resultado de una infección por TBE. En la mayoría de los casos, los resultados de las pruebas son claros y se pueden descartar completamente otras enfermedades. Sin embargo, si hay un caso límite en el que un patógeno similar puede ser el desencadenante de la enfermedad, una prueba de neutralización (TBE-NT) puede aportar claridad.

Si se trata de un caso especialmente grave de TBE, o si el diagnóstico no está claro, también se realiza una resonancia magnética. Con la ayuda de este método, se pueden visualizar determinadas zonas del cerebro afectadas por los virus a partir de tres días después del inicio de la segunda fase de la enfermedad. Normalmente, las zonas afectadas se localizan en una región circunscrita del diencéfalo (tálamo).

Terapia

Una vez que la enfermedad ha estallado, la terapia es muy complicada. No existe ningún tratamiento específico contra los virus. Por ello, hay que tomar medidas de protección contra las picaduras de garrapatas. En este caso, la vacunación ha demostrado ser muy eficaz.

El tratamiento de la TBE tiene como objetivo aliviar los síntomas y prevenir posibles complicaciones. Las personas afectadas deben guardar reposo absoluto en cama y recibir medicación sedante y, si es necesario, antiepiléptica para aliviar el dolor.

Los pacientes que padecen una infección de TBE en el sistema nervioso están bajo vigilancia constante para poder tomar medidas inmediatas en caso de complicaciones, que pueden presentarse en forma de convulsiones, por ejemplo. Los cursos graves de la enfermedad acompañados de parálisis respiratoria y nubosidad de la conciencia (hasta el coma) se tratan en la unidad de cuidados intensivos.

Previsión

La mayoría de los casos de TBE no presentan complicaciones. El riesgo de morir por una meningoencefalitis de principios de verano es de sólo un 1% del total de casos.

Sin embargo, el riesgo aumenta con el número de estructuras nerviosas afectadas por el virus. La forma más grave de TBE, la inflamación combinada de las meninges, el cerebro y la médula espinal (meningoencefalomielitis), es letal en el diez por ciento de los casos. Los que sobreviven a esta forma de la enfermedad suelen sufrir problemas de concentración, parálisis, ataques epilépticos o dolores de cabeza durante meses o años. Algunos de estos síntomas también pueden permanecer de forma permanente.

La meningitis sin combinación de inflamación cerebral suele tener bastantes posibilidades de recuperación y pocos daños posteriores para la salud.

Después de sobrevivir a una infección por TBE, hay inmunidad de por vida.

Prevención

Para garantizar una protección segura contra la TBE, debe vacunarse de forma preventiva en invierno. De este modo, la protección de la vacunación ya está activa en primavera, cuando comienza la temporada de garrapatas. La vacunación es especialmente aconsejable si vive en una zona de riesgo de TBE o tiene previsto viajar a ella. Los trabajadores forestales, los agricultores y el personal de laboratorio también deben ser vacunados.

La vacuna común contra la TBE es una vacunación activa que consta de tres dosis (inmunización básica). Las dos primeras inyecciones se administran con un intervalo de uno a tres meses. La tercera dosis se administra entre nueve y doce meses después de la segunda. Si las vacaciones a una zona de riesgo son inminentes, dos inyecciones pueden ser suficientes.

Después de la vacunación básica, la primera dosis de refuerzo debe administrarse a los tres años. Los menores de 50 años tienen cinco años de protección, y los mayores necesitan un refuerzo después de sólo tres años.

Para prevenir la TBE, también es aconsejable protegerse de las picaduras de garrapatas. Para ello, debe usarse ropa ajustada y de color claro cuando se encuentre en el bosque o en praderas altas. También es aconsejable evitar la maleza. Los repelentes de garrapatas sólo tienen un efecto limitado de unas pocas horas.

Después de pasar tiempo en la naturaleza, hay que revisar la ropa y el cuerpo en busca de garrapatas. Las zonas preferidas por los niños son la cabeza peluda y el cuello. Las garrapatas prefieren quedarse en las partes calientes del cuerpo, por lo que también hay que registrar a fondo las axilas, las ingles y la parte posterior de las rodillas. Incluso si la garrapata se retira inmediatamente después de ser descubierta, esto no protege contra la TBE, ya que el virus se encuentra en las glándulas salivales y se transmite inmediatamente después de la picadura.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.