Tos

Tos
Clasificación Internacional (CIE) R05

Básico

La tos se considera una reacción del organismo cuya finalidad es despejar las vías respiratorias. Durante el proceso de tos, el diafragma se contrae de forma brusca, despejando las vías respiratorias del aire restante. Las partículas, los cuerpos extraños y los agentes patógenos se liberan al aire exterior con el flujo de aire al ser expulsados por la tos. Sin embargo, si se sufre de tos durante un largo período de tiempo, se debe determinar la causa.

La tos no se considera una enfermedad en sí misma, sino simplemente un síntoma. Las causas son, por tanto, muy variadas. Las enfermedades de los pulmones, el corazón o el estómago pueden ser el desencadenante, así como las reacciones a ciertos medicamentos.

Si la tos dura menos de tres semanas, se denomina aguda. En cambio, se denomina tos crónica si no desaparece después de más de tres semanas sin tratamiento. Si este es el caso, se debe consultar a un médico.

Causas

La reacción a la tos se entiende como una función de defensa clásica del organismo, que se desencadena por cuerpos extraños (como el polvo) en las vías respiratorias.

Normalmente, no hay gérmenes en los pulmones y las vías respiratorias. Sin embargo, este clima natural se destruye cuando el polvo o las partículas de suciedad entran en los pulmones, ya que esto crea mejores condiciones de vida para las bacterias. Al reaccionar con la tos, el organismo expulsa las bacterias y los cuerpos extraños y previene la enfermedad.

La tos aguda suele ser consecuencia de un resfriado, que va acompañado de una inflamación de las vías respiratorias causada por virus o bacterias. La tos crónica puede tener muchas causas, por lo que debe ser aclarada por un médico. Son posibles las siguientes causas: asma bronquial, alergias, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o insuficiencia cardiaca (insuficiencia cardíaca).

Síntomas

La tos puede ser un síntoma de varias enfermedades. Las causas más comunes son los resfriados. Según la duración de la tos, se distingue entre tos aguda y crónica.

Tos aguda:

La duración de la tos aguda es inferior a tres semanas. Suele estar causada por un resfriado, que desencadena una inflamación de las vías respiratorias causada por virus o bacterias. En casos raros, una embolia pulmonar también puede ser responsable de la tos.

Tos crónica:

La tos crónica se prolonga durante más de tres semanas. Hay varias causas posibles, que deben ser descubiertas por un examen médico. Las causas más comunes son:

  • Bronquitis crónica (por ejemplo, en la tos del fumador).
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Dilatación de los bronquios (enfisema)
  • Sinusitis crónica (inflamación de los senos paranasales)
  • Alergia
  • Asma
  • Insuficiencia cardíaca
  • Reflujo del contenido del estómago hacia el esófago (reflujo gastroesofágico)
  • Efectos secundarios de los medicamentos (como los inhibidores de la ECA)

En raras ocasiones, un tumor en los pulmones también puede ser la causa de una tos crónica.

La tos puede diferenciarse según los siguientes criterios:

Tos con mucosidad (productiva):

Las causas más comunes de la tos son los resfriados, la neumonía, la bronquitis crónica y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. El aumento de la producción de moco también puede estar causado por el asma u otras reacciones alérgicas. Esta mucosidad expulsada suele tener una consistencia líquida y un color cristalino. En los resfriados, adquiere un color amarillento o verdoso y es dura.

Hemoptisis:

La tos con esputo sanguinolento puede estar causada por las siguientes enfermedades: Embolia pulmonar, tuberculosis, insuficiencia cardíaca o cáncer de pulmón. En raras ocasiones, los trastornos de la coagulación, como la hemofilia, también pueden desencadenar la tos.

Tos irritante:

La tos irritativa se desencadena como un reflejo del polvo o las partículas en los pulmones. Sin embargo, también puede ser causada por ciertos medicamentos, como los inhibidores de la ECA, como efecto secundario. A veces, una tos irritante también puede indicar una embolia pulmonar.

Diagnóstico

Para identificar la tos, el médico pregunta por el historial médico del paciente y la naturaleza de las molestias (anamnesis). A continuación, se examina físicamente a la persona afectada y, si es necesario, se la somete a otros exámenes. Entre ellas se encuentran:

  • Muestra de sangre
  • Examen de los esputos (esputo) en caso de tos productiva
  • Radiografía de los pulmones
  • Prueba de función pulmonar
  • Gammagrafía pulmonar
  • Pruebas cutáneas (por ejemplo, prick test) para descartar alergias
  • Endoscopia de las vías respiratorias (broncoscopia)
  • Ecografía del corazón, los vasos sanguíneos y el abdomen

Terapia

La primera prioridad es tratar la enfermedad subyacente. Se pueden utilizar medidas adicionales para aliviar la tos:

  • Los medicamentos antitusígenos sólo son útiles para la tos seca y tras consultar con el médico.
  • Los expectorantes (mucolíticos) pueden ayudar en caso de tos con mucosidad al licuar la mucosidad dura. Este proceso facilita la tos.
  • También pueden ser útiles las inhalaciones con infusiones de hierbas (como el aceite de manzanilla) y las compresas de pecho.
  • Los antibióticos sólo son eficaces en caso de inflamación bacteriana.

Lo que puede hacer usted mismo

  • Evite fumar
  • Asegúrate de beber suficiente líquido. Debes beber al menos dos litros al día.
  • Si el aire de la habitación es muy seco, los paños húmedos colgados en la habitación o los humidificadores pueden ayudar.

Si la tos no desaparece después de tres semanas, si hay fiebre o sangre en el esputo, hay que consultar al médico.

Previsión

Normalmente, una tos aguda se cura sin complicaciones. Las posibilidades de recuperación de una tos crónica dependen de la enfermedad subyacente.

Prevención

En general, hay que evitar fumar cuando se tose y prestar atención a fortalecer el sistema inmunitario mediante un estilo de vida saludable. Para ello, ayuda una dieta equilibrada rica en vitaminas y nutrientes, así como el ejercicio regular.

El grupo de riesgo incluye a las personas mayores de 60 años, a los pacientes con enfermedades crónicas, así como a las personas con un mayor riesgo de enfermedad (por ejemplo, educadores y profesores). Estas personas deben vacunarse contra la gripe y las bacterias que pueden causar neumonía (neumococos).

La tos provocada por las alergias puede tratarse con una hiposensibilización. El médico inyecta el alérgeno bajo la piel en concentraciones cada vez más altas durante un periodo de varios años, o puede gotear en la lengua. Esto es para que el cuerpo se acostumbre al alérgeno.

Anuncio

Anuncio

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.