Toxoplasmosis

Toxoplasmosis
Clasificación Internacional (CIE) B58.-

Básico

La toxoplasmosis pertenece al grupo de enfermedades infecciosas causadas por el parásito Toxoplasma gondii. La infección se produce con gran frecuencia en todos los grupos de edad, aunque la mayoría de las infecciones por toxoplasmosis son poco llamativas. Sin embargo, si la enfermedad aparece por primera vez durante el embarazo, puede dar lugar a complicaciones, ya que aumenta la tasa de abortos y pueden producirse malformaciones en el feto. Una infección por toxoplasmosis también es amenazante si la persona afectada tiene el sistema inmunitario debilitado.

El número de personas que han tenido una infección por toxoplasmosis aumenta constantemente con la edad. A los 40 años, una media de una de cada dos personas en Europa Central ha sido infectada por Toxoplasma gondii. Una vez superada la infección, existe inmunidad de por vida contra la toxoplasmosis si no se produce una inmunodeficiencia posterior.

Causas

El portador de la toxoplasmosis es el parásito sanguíneo unicelular Toxoplasma gondii. Los gatos y los depredadores felinos actúan como huéspedes principales, los humanos asumen el papel de huéspedes intermedios. El parásito se multiplica en el intestino del gato, donde forma estadios preliminares (ovocitos) que se excretan en grandes cantidades en las heces. Si los ovocitos permanecen en el aire durante unos días, se vuelven infecciosos en cuatro días y conservan este estado durante varios meses.

En los mamíferos, las aves y el ser humano, los ovocitos de la toxoplasmosis se ingieren principalmente con los alimentos, y en este caso sobre todo al comer carne cruda (sarro) o alimentos que pueden estar contaminados con heces de gato (verduras, frutas). La infección por frotis también desempeña un papel en la transmisión, que también puede producirse directamente tras el contacto con gatos o sus excrementos (arena para gatos).

Si las mujeres embarazadas están afectadas por una infección de toxoplasmosis, el feto se infecta en aproximadamente el 50% de los casos (toxoplasmosis congénita). En Alemania, sólo se realiza un examen de toxoplasmosis si se sospecha de una infección. Sin embargo, el análisis de sangre para detectar la toxoplasmosis suele realizarse al principio del embarazo.

Síntomas

El periodo de incubación de la toxoplasmosis es de una a cuatro semanas. Si la persona infectada tiene un sistema inmunitario intacto, la enfermedad no presenta síntomas en nueve de cada diez casos. En raros casos, hay una ligera fiebre, dolor de cabeza y dolor en las extremidades, fatiga e inflamación de los ganglios linfáticos del cuello.

Sin embargo, si hay una inmunodeficiencia (por ejemplo, en pacientes con SIDA), la toxoplasmosis puede afectar a todos los órganos, pero con mayor frecuencia al cerebro. Como resultado, se forman grandes focos de inflamación, que pueden conllevar síntomas como cambios de carácter, signos de parálisis, convulsiones, fiebre y dolores de cabeza.

En los niños no nacidos, el alcance de los síntomas depende del momento de la infección. Si la infección se produce al principio del embarazo, puede provocar graves alteraciones en los órganos, especialmente en el cerebro. Tampoco se pueden descartar los abortos espontáneos. Los daños característicos del recién nacido son la inflamación del cerebro (encefalitis), la acumulación de agua en la cavidad craneal (hidrocefalia) y los daños oculares (coriorretinitis).

Si se produce una infección al final del embarazo, sólo cabe esperar ligeros cambios. Alrededor del 50% de los niños infectados por la toxoplasmosis que no muestran ningún signo de la enfermedad al nacer pueden desarrollar secuelas tardías. Entre ellos se encuentran el retraso mental, los trastornos del desarrollo, la sordera y los daños oculares.

Diagnóstico

Si se sospecha de toxoplasmosis, se toma una muestra de sangre, que se analiza para detectar los anticuerpos propios del organismo contra la toxoplasmosis. Esto se hace principalmente si una mujer embarazada ha tenido contacto con gatos, y especialmente con heces de gato. Este método de examen puede determinar si la persona afectada ya ha sido infectada por la toxoplasmosis y, si existe una infección actual, en qué fase se encuentra. Los toxoplasmas también pueden detectarse en pruebas con animales o a través del genoma del virus (con la ayuda de la PCR).

Si una mujer embarazada está afectada por la toxoplasmosis, el tratamiento debe iniciarse inmediatamente. La amniocentesis puede servir para determinar si el feto ya está infectado. En raras ocasiones, una muestra de sangre tomada del cordón umbilical (punción del cordón umbilical guiada por ecografía) también puede proporcionar información sobre la infección por toxoplasmosis de un niño.

La ecografía puede servir para determinar si ya existen alteraciones orgánicas en el niño. Los recién nacidos también pueden someterse a la prueba de la toxoplasmosis mediante una muestra de sangre.

Terapia

Si una enfermedad de toxoplasmosis es asintomática, el paciente no tiene que someterse a tratamiento.

Sin embargo, el tratamiento es necesario para los pacientes con un sistema inmunitario débil (pacientes con SIDA), para las primeras infecciones durante el embarazo o para los pacientes que presentan síntomas. Si los recién nacidos están afectados por la toxoplasmosis, también debe administrarse una terapia antibiótica. El antibiótico que se utiliza depende de la fase del embarazo.

Previsión

Normalmente, la enfermedad de la toxoplasmosis es bastante inofensiva. Sin embargo, en raras ocasiones pueden surgir complicaciones, por ejemplo si la persona afectada padece una inmunodeficiencia. En este caso, la enfermedad se agrava. Esto puede conducir a la inflamación del cerebro, el corazón o la retina.

Una terapia antibiótica constante durante el embarazo puede prevenir daños en el feto. No obstante, en algunos casos pueden quedar cicatrices en la retina. Algunos niños pueden seguir padeciendo síntomas, como el trastorno por déficit de atención, años después, por lo que debe aplicarse un tratamiento médico suficientemente prolongado (hasta un año) en una fase temprana.

Prevención

Para prevenir una infección de toxoplasmosis, deben observarse algunas reglas que mantienen el riesgo relativamente bajo. Esto es especialmente cierto para las mujeres embarazadas que nunca han estado en contacto con el patógeno de la toxoplasmosis.

  • Lavarse las manos con jabón es una prioridad especial, sobre todo después de haber estado en contacto con carne o verduras crudas. También hay que limpiarse las manos después de trabajar en el jardín.
  • Nunca se debe besar a los gatos y, de nuevo, es especialmente importante lavarse las manos tras el contacto con ellos. Durante el embarazo, otro miembro de la familia debe limpiar la caja de arena con agua caliente (70 grados Celsius). Así se evitará que las etapas previas lleguen a la adolescencia y se vuelvan infecciosas.
  • Debe evitarse el consumo de productos cárnicos o embutidos que no hayan sido suficientemente calentados. El mero hecho de probar estos alimentos puede provocar una infección. Hay que tener especial cuidado con la carne de cerdo, cordero y cabra. En cambio, es más seguro asar o hervir los productos cárnicos hasta el final.
  • Las verduras, las lechugas y las frutas deben lavarse bien antes de su consumo.
  • Durante el embarazo, la gata no tiene por qué ser apartada del hogar. No obstante, hay que procurar alimentar al animal principalmente con comida enlatada y/o seca.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.