Diferentes adicciones: desencadenantes, consecuencias y salidas

Retrato de una cabeza humana en posición lateral, compuesto por sustancias adictivas como drogas, una planta de cannabis, etc.

Anuncio

Las adicciones pueden tener un enorme impacto en la vida cotidiana de una persona y pueden tener consecuencias drásticas en el curso de la vida, así como en la salud mental y física. Esto se aplica, por ejemplo, a la adicción al alcohol, la adicción a las drogas o la adicción al juego. ¿Cómo son realmente esas consecuencias? ¿Qué causa una adicción y qué opciones tienen los afectados para dejar atrás el problema? Una visión general.

Retrato de una cabeza humana en posición lateral, compuesto por sustancias adictivas como drogas, una planta de cannabis, etc.

/ @Adobe Stock / freshidea

Adicción a la nicotina

El tabaquismo es una de las adicciones más extendidas en la sociedad alemana, y a menudo se toma a la ligera. Sin embargo, la adicción a la nicotina tiene un fuerte impacto en la salud y, junto con la falta de ejercicio y una dieta poco saludable, es uno de los mayores factores de riesgo de enfermedades graves o incluso mortales. Alrededor del 26,2 por ciento de las personas en Alemania son adictos a la nicotina. Aunque la tendencia ha ido disminuyendo durante algunos años, esto supone una proporción enormemente grande de la población. Por lo tanto, no es de extrañar que alrededor de 140.000 personas mueran cada año en este país como consecuencia del tabaquismo activo. Pero incluso el tabaquismo pasivo puede ser mortal, ya que es responsable de alrededor del dos por ciento de las muertes. En consecuencia, la adicción a la nicotina es una gran carga no sólo para los propios adictos, sino también para su entorno social.

Las razones por las que alguien empieza a fumar son individuales. La curiosidad o la presión de los compañeros suelen influir. En algunas escenas, los cigarrillos siguen considerándose "cool", a pesar de todos sus riesgos. Sin embargo, una vez que se da una calada a un cigarrillo, todavía no se es adicto. En cambio, debe producirse un cierto efecto de habituación, por lo que a largo plazo se desarrolla una dependencia tanto psicológica como física. Esta última es causada por la nicotina, ya que es una sustancia altamente adictiva que actúa directamente sobre el sistema de recompensa del cerebro. Si eres adicto a la nicotina y quieres dejar de fumar, tienes que trabajar en ambos niveles, y ciertas situaciones "desencadenantes" pueden convertirse en un problema; el poder del hábito. Un cigarrillo después de la comida o sentarse con amigos que también fuman puede desencadenar una gran presión adictiva, y no es fácil para los afectados resistirse a ello. ¿Qué pueden hacer al respecto?

No existe ninguna estrategia probada para dejar de fumar. Cada problema de adicción es muy individual y debe ser tratado en consecuencia. Sin embargo, como se acaba de mencionar, es esencial trabajar tanto a nivel físico como mental para desactivar todos los "desencadenantes". En el caso de la dependencia física de la nicotina, se suelen utilizar sustitutos, como los parches de nicotina, para deshabituarse lentamente. Su dosis se reduce lentamente hasta que los afectados pueden prescindir de la nicotina y seguir sin sentir ninguna presión adictiva, al menos en forma de síntomas físicos de abstinencia. El nivel psicológico es algo más complicado y aquí la presión adictiva puede durar toda la vida, dependiendo de la gravedad y la duración de la adicción, es decir, los afectados tienen que resistir el deseo de fumar una y otra vez, especialmente en las situaciones ya mencionadas. Programas conductuales para dejar de fumar tienen el mayor porcentaje de éxito en este sentidoLa razón principal es que es difícil dejar de fumar por iniciativa propia, también porque a menudo no se abordan las verdaderas causas de la adicción.

Adicción al alcohol

Primer plano de una botella de whisky caída y casi vacía con una persona dormida con un vaso de whisky medio lleno al fondo.

/ @Adobe Stock / Photographee.eu

Mientras que el tabaquismo está ampliamente aceptado en la sociedad, esto es menos cierto para la adicción al alcohol. Por ello, los afectados suelen tratar de ocultar su adicción a su entorno social. En cuanto lo descubren, la adicción ya está muy avanzada y con ella cualquier problema de salud. A largo plazo, el consumo constante de alcohol provoca daños en los nervios, los órganos y el sistema inmunitario. Las consecuencias son, por ejemplo, un mayor riesgo de cáncer, diversas dolencias del músculo cardíacoel llamado síndrome de Korsakow o cirrosis hepática como una típica "enfermedad del alcohólico". El riesgo de que el alcoholismo acabe tarde o temprano de forma fatal es muy alto, por lo que la esperanza de vida de los afectados se reduce considerablemente. Pero la psique y otros ámbitos de la vida, como el social o el profesional, también sufren la adicción al alcohol. En algún momento, todo para la persona adicta gira en torno a la cuestión de cómo mantener su nivel.

El problema de la adicción al alcohol es que se desarrolla gradualmente y, por lo tanto, suele pasar desapercibida para el entorno social al principio. El hecho de que alguien beba alcohol en público no lo expone como un adicto, a diferencia del tabaquismo, por ejemplo. Por lo tanto, no siempre es fácil definir el punto en el que el consumo normal se ha convertido en una adicción anormal, y los propios afectados a menudo no quieren reconocer su problema durante mucho tiempo. Por lo tanto, suele pasar mucho tiempo hasta que están preparados para buscar la ayuda necesaria para vencer su adicción, y para entonces las consecuencias a todos los niveles ya son graves. Sin embargo, esto no significa que no sea posible.

Superar una pronunciada adicción al alcohol en solitario es extremadamente difícil. Los que toman medidas tempranas y se abstienen del alcohol suelen tener buenas posibilidades de éxito. Sin embargo, si ya existe una fuerte dependencia mental y física, se recomienda urgentemente la ayuda profesional. Los grupos de autoayuda como "Alcohólicos Anónimos" son un lugar popular para empezar a salvar la cara. Después de todo, la adicción al alcohol suele ir acompañada de mucha vergüenza. Sin embargo, para aquellos que están dispuestos o no pueden alejarse de la botella de ninguna otra manera, la abstinencia de alcohol en una clínica especial es la opción más prometedora. Por un lado, se produce una desintoxicación física, ya que el cuerpo puede recuperarse asombrosamente bien y con rapidez del consumo de alcohol, y cuanto menos dure la adicción, menor será el riesgo de daños permanentes. Por otro lado, se estabiliza psicológicamente a los afectados para minimizar la tasa de recaídas tras la retirada. En algunos casos, sin embargo, son necesarios varios intentos para superar la adicción al alcohol de forma permanente, así como en situaciones vitales difíciles.

Adicción a las drogas

Al igual que la adicción al alcohol y a la nicotina, la drogadicción pertenece a las llamadas adicciones relacionadas con sustancias. Esto significa que, además de la dependencia psicológica, también se desarrolla la dependencia física. En este caso, sin embargo, los afectados pueden ser adictos a diferentes sustancias. Se trata, por ejemplo, de medicamentos recetados o no, sustancias esnifadas o sustancias ilegales como opiáceos, cocaína, alucinógenos, cannabis y drogas sintéticas. Por lo tanto, en el caso de la drogadicción, es necesario diferenciar a qué son adictas las personas, porque en consecuencia las consecuencias también pueden ser diferentes. Por ejemplo, hay drogas que pueden provocar problemas físicos e incluso la muerte de forma comparativamente rápida, como la heroína o la metanfetamina, mientras que con otras los efectos tardíos sólo se notan después de muchos años, por ejemplo con el cannabis o la cocaína. Sin embargo, éstas siempre dependen de la frecuencia y la cantidad de uso, así como de factores individuales como la edad o la salud general.

En cualquier caso, los efectos sobre la psique, la vida social y a menudo también la profesional de los afectados son drásticos. La personalidad del adicto puede cambiar considerablemente, y en muchos casos se produce vergüenza, complejos de inferioridad o incluso depresión. Esto último puede llevar incluso al suicidio, y la adicción a las drogas también empieza a controlar toda la vida en algún momento. Por lo tanto, es importante actuar a tiempo y tomar contramedidas. Las medidas que tienen sentido para ello dependen de la sustancia a la que la persona es adicta, así como de las razones individuales de la adicción y su gravedad. Cuanto más largo y grave sea el problema, más difícil será la terapia.

Esta terapia puede llevarse a cabo de forma ambulatoria o en régimen de hospitalización, dependiendo de cada caso. Cuanto más fuerte sea la adicción, antes será necesario el tratamiento hospitalario y más duradero. Entonces, a saber En primer lugar, la retirada física y es igualmente importante comprender las causas psicológicas así como los patrones de comportamiento para romperlos. Por lo tanto, incluso la terapia de corta duración suele implicar unas 25 sesiones. En cambio, las terapias de larga duración pueden requerir más de 200 sesiones. Sin embargo, si se tiene el tiempo y la voluntad, así como el entorno adecuado (profesional), se puede superar definitivamente una adicción a las drogas, y en este sentido, también el cuerpo puede recuperarse a menudo sorprendentemente bien del consumo. Sin embargo, no siempre se pueden descartar las consecuencias a largo plazo, ni las recaídas. Por lo tanto, en los casos graves es aconsejable una atención prolongada, por ejemplo, por parte de psicoterapeutas o consejeros en materia de adicción.

Adicción a las drogas

Primer plano de una mujer que sostiene unas tabletas en la mano.

/ @Adobe Stock / doucefleur

Como ya se ha mencionado, también puede haber una adicción a los medicamentos prescritos o no prescritos. A menudo se habla de una adicción a las drogas más que de una drogadicción clásica. Puede tener diferentes causas, pero en la mayoría de los casos se trata de un dolor crónico que se alivia con la ayuda de medicamentos, o de estados de estrés mental de los que las sustancias adictivas suponen una cierta vía de escape. Al igual que la adicción al alcohol, la adicción a las drogas se desarrolla de forma secreta e insidiosa y, por tanto, sólo es advertida tardíamente por el entorno social o los médicos tratantes. En algunos casos, incluso se combinan, pero la adicción a los medicamentos puede desarrollarse mucho más rápidamente, por lo que se aconseja aún más precaución cuando se trata de los preparados correspondientes.

Los siguientes se consideran especialmente peligrosos en lo que respecta a la adicción Analgésicos, sedantes y pastillas para dormir. Se calcula que en Alemania hay dos millones de personas afectadas y el número de casos no declarados podría ser considerablemente mayor. La adicción a las drogas es especialmente frecuente entre las personas mayores, ya que tienen más problemas de salud, como el dolor crónico, y por tanto son más propensas a entrar en contacto con las pastillas & co. Pero las mujeres también son más propensas a recurrir a la medicación que a las sustancias adictivas en situaciones vitales difíciles. Por ello, cuando se toman medicamentos durante varias semanas o incluso meses, las personas afectadas, su entorno social y los médicos tratantes deben estar atentos. Sin embargo, es difícil controlar el consumo de medicamentos sin receta. Los indicios típicos de una adicción a las drogas son un aumento constante de la dosis, una fijación regular en la droga, es decir, que empieza a determinar la vida cotidiana, y tomarla más allá de la prescripción o del problema real.

La alarma también debería sonar si las drogas se consumen en secreto, porque entonces las personas afectadas suelen saber ellas mismas (al menos inconscientemente) que tienen un problema de adicción. Dado que el abuso de drogas puede tener todo tipo de consecuencias físicas y psicológicas, la intervención temprana también es importante en este caso. El médico que trata al paciente o el médico de cabecera pueden ser el primer punto de contacto. A continuación, la dosis puede reducirse lentamente para iniciar una abstinencia física. Sin embargo, el tratamiento psicológico debe seguir realizándose bajo orientación profesional, por ejemplo en el contexto de la terapia. En el caso de una dependencia mental o física muy acentuada, también puede ser aconsejable el internamiento. Para minimizar el riesgo de recaída, es importante el apoyo posterior, así como el tratamiento de cualquier problema psicológico que lo acompañe, que a menudo es la causa del abuso de drogas, o fue causado por él. Con este tratamiento holístico, las posibilidades de recuperación de la adicción a las drogas son buenas.

Adicción al juego

Además de estas adicciones relacionadas con sustancias, en las que se desarrolla (también) una dependencia física, existen las llamadas adicciones no relacionadas con sustancias, que son una dependencia puramente psicológica. Esto significa, al menos, que no hay que temer consecuencias tan drásticas para la salud física como, por ejemplo, con la adicción a la nicotina, el alcohol o las drogas. Sin embargo, estas adicciones también pueden perjudicar o incluso controlar completamente la vida en muchos aspectos. Además, superar una adicción psicológica no es nada fácil, y como no hay abuso de sustancias, los problemas correspondientes, como la adicción al juego, suelen tomarse a la ligera durante mucho tiempo.

Con una adicción al juego, las personas sienten una verdadera compulsión por los juegos de azar. Puede tratarse de un juego específico o de las apuestas en general: siempre esperando la gran victoria para compensar las pérdidas anteriores. Tarde o temprano, la adicción al juego lleva a la ruina financiera y también tiene un impacto negativo en la vida social y profesional. Las señales de advertencia típicas son seguir jugando a pesar de las elevadas pérdidas o cuando los afectados ya están endeudados. Pero también la irritabilidad sobre el tema o la ocultación de los propios hábitos de juego son señales de alarma frecuentes y los afectados empiezan a descuidar todo lo demás. Incluso pueden producirse síntomas de abstinencia con la adicción al juego, ya que actúa en el sistema de recompensa del cerebro y altera el control de los impulsos en él.

Para evitar una adicción al juego, la prevención es el mejor enfoque, por lo que cada vez más estados (federales) han Lanzamiento de varios proyectos tienen medidas para combatir la adicción al juego. Esto no sólo es cierto antes de que se desarrolle, sino que los que ya son adictos pueden encontrar ayuda de muchas maneras. Pero además, es aconsejable acudir a un médico para iniciar una terapia profesional. La abstinencia física no es necesaria para este tipo de adicción, pero el tratamiento psicológico es ciertamente necesario para reconocer las causas y los patrones de la adicción y romperlos definitivamente. Diferentes tipos de terapia han demostrado su eficacia: psicoterapia individual, terapia motivacional y terapia cognitivo-conductual. Los terapeutas a cargo tienen que decidir qué tiene sentido en cada caso individual. También tienen que decidir si una terapia ambulatoria es suficiente o si es más prometedora una hospitalización. En el tratamiento de la adicción al juego, el apoyo de la familia y los amigos es especialmente importante. En el caso de las deudas, también se debería consultar a un asesor en materia de deudas para volver a equilibrar la situación financiera, lo cual, por supuesto, sólo tiene sentido si la persona afectada no recae y vuelve a caer en la ruina financiera.

Adicción a los medios de comunicación

En principio, es posible una adicción psicológica a casi cualquier cosa, desde la adicción a las compras hasta la adicción a la pornografía. Sin embargo, la adicción a los medios de comunicación se ha convertido en un fenómeno relativamente nuevo. La razón es la creciente difusión de los medios digitales, con los que incluso los niños y los jóvenes entran en contacto hoy en día. Así pues, el peligro de adicción ya existe en una edad extremadamente sensible, pero, por supuesto, la adicción a los medios de comunicación también puede afectar a los adultos. Se calcula que 220.000 niños y adolescentes son adictos a los medios de comunicación. ya están afectados, con una fuerte tendencia al alza. Por ello, los médicos están alarmados y consideran que es deber de los padres, en particular, controlar los tiempos de uso de sus hijos en lo que respecta a las redes sociales, los juegos o Internet en general.

Sin embargo, es difícil aplicar este control en la vida cotidiana, después de todo, los niños no están bajo supervisión constante. A más tardar en la adolescencia, los padres a menudo sólo pueden estimar el tiempo que su hijo o hija pasa con los medios digitales. Por ello, es aún más importante estar atento a las señales de advertencia específicas también en estos casos: Incluso cuando los medios de comunicación están apagados, los pensamientos y las conversaciones sólo giran en torno a este tema. El consumo de medios también se vuelve cada vez más descontrolado y los afectados reaccionan de forma irritable cuando se les dice que lo dejen o se les pregunta por su comportamiento adictivo. Los intentos de reducir el uso de los medios de comunicación fracasan y, cada vez más, se descuidan otras áreas de la vida como las amistades o las obligaciones en la escuela, el trabajo, etc. Una vez más, la ocultación es también una clara señal de alarma y la adicción a los medios de comunicación puede provocar dolencias físicas como trastornos del sueño o dolor de espalda. Por lo tanto, quienes descubran estos signos en sí mismos, en otras personas o en sus propios hijos deben actuar con prontitud. Al principio, limitar el consumo de medios suele ser suficiente. Sin embargo, si ya se ha desarrollado una adicción tangible, estos intentos suelen fracasar, como ya se ha mencionado.

Entonces, la ayuda profesional en forma de terapia también es necesaria para superar la adicción a los medios de comunicación. En Internet hay numerosas ofertas de ayuda para los afectados o los padres, por ejemplo, autoexámenes o listas de terapeutas. Pero el pediatra o el médico de familia también es un buen primer punto de contacto. En la mayoría de los casos, se prescribe una psicoterapia o una terapia cognitivo-conductual. Dependiendo de la gravedad, puede realizarse en régimen ambulatorio o de hospitalización y en forma de terapia individual o de grupo. Además, también existen enfoques terapéuticos alternativos, especialmente para los niños, por ejemplo a nivel físico, que pueden ser útiles en casos individuales. Por ejemplo, pueden favorecer la relajación o agudizar las percepciones sensoriales y ayudar así a los afectados a resistir la presión de la adicción en la vida cotidiana. Otro factor importante para el éxito a largo plazo de la terapia es una forma diferente de pasar el tiempo libre, en la que la atención ya no se centra en los medios de comunicación, sino en los amigos o las aficiones deportivas, por ejemplo. Si esto tiene éxito, las posibilidades de curar la adicción a los medios son buenas a cualquier edad.

Autor

Medikamio

Última actualización

06.07.2022

Anuncio

Compartir

Anuncio

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.