Meningitis bacteriana

Meningitis bacteriana
Clasificación Internacional (CIE) G00.-
Síntomas Dolor en las extremidades, Sensibilidad a la luz, Sensibilidad al dolor, Vómitos, Fiebre, Dolor de cabeza
Posibles causas Bacterias
Posibles factores de riesgo Infección por gotas

Básico

La meningitis es una inflamación de las meninges blandas y de la médula espinal causada por diversos agentes patógenos como bacterias, virus y, en casos raros, hongos y parásitos.

La meningitis bacteriana, que es un tipo muy peligroso de meningitis, afecta principalmente a los niños y a los jóvenes. Si no se administra un tratamiento adecuado, la enfermedad puede ser letal.

La meningitis meningocócica es especialmente amenazante porque puede propagarse de forma epidémica. Aunque la meningitis meningocócica se da en todo el mundo, el número de casos en los países industrializados es de 0,5 a 5 por cada 100.000 habitantes.

En Alemania, es obligatorio notificar los casos de sospecha de enfermedad, así como la enfermedad y la muerte causadas por la infección meningocócica.

Causas

La meningitis bacteriana está causada por diferentes tipos de bacterias. Los más comunes son los meningococos, los neumococos, las listerias, los estafilococos, las enterobacterias y el haemophilus influenzae.

Los meningococos pueden colonizar la nasofaringe y permanecer en ella sin ningún síntoma. Sin embargo, estas bacterias pueden propagarse a otras personas y causar meningitis. Todavía no está claro por qué las bacterias causan meningitis en algunas personas y no en otras.

Transmisión:

Los meningococos se transmiten principalmente a través de las gotitas del aire que respiramos (infección por gotitas), pero en algunos casos también a través del contacto directo con personas infectadas. En raras ocasiones, la meningitis también puede producirse como resultado de la migración de bacterias desde senos paranasales infectados o infecciones del oído medio. El periodo de incubación de la mayoría de las infecciones meningocócicas es de una media de dos a cinco días, a veces hasta diez días.

Síntomas

Los síntomas de la meningitis bacteriana aparecen rápidamente. Inicialmente, pueden parecerse a los signos de una infección similar a la gripe:

  • Fiebre alta
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolor en las extremidades
  • Náuseas, vómitos
  • Fuerte sensibilidad a la luz
  • Alta sensibilidad al dolor

Unas horas después de la aparición de los primeros síntomas, el cuello se pone rígido (meningismo). En casos extremos, la columna vertebral también se dobla hacia atrás. Si el curso de la enfermedad progresa, se produce confusión, alteración de la conciencia, ataques epilépticos y posiblemente parálisis si el tejido cerebral también está afectado por la inflamación (meningoencefalitis). Algunos pacientes también sufren trastornos auditivos, ya que el oído interno también puede verse afectado (laberintitis).

Los cambios repentinos en la piel se consideran una prueba de que los meningococos son el desencadenante de la meningitis. Se manifiestan como pequeñas hemorragias puntuales en la piel, también llamadas petequias. El lugar de origen más común son las piernas.

Bebés y ancianos:

En las personas mayores y los bebés, los síntomas no suelen ser tan evidentes. Los bebés afectados suelen ser perezosos para beber, somnolientos y apáticos. En cambio, los ancianos, a los que afecta menos la fiebre, suelen mostrar confusión como único síntoma, por lo que una infección por meningitis puede confundirse fácilmente con un accidente cerebrovascular.

Diagnóstico

El diagnóstico de la meningitis puede hacerse a menudo sobre la base de la historia clínica y la exploración física del paciente. Un rasgo característico de la meningitis es que el enfermo no puede levantar la cabeza cuando está tumbado y no puede bajar la barbilla hacia el pecho cuando está sentado. Estos movimientos son extremadamente dolorosos. En lenguaje técnico, esta sintomatología se denomina meningismo (rigidez de nuca).

Punción lumbar:

Para diagnosticar la meningitis con certeza y determinar el patógeno, se extrae líquido (líquido cefalorraquídeo) del canal espinal (punción lumbar). Este líquido cefalorraquídeo puede utilizarse para identificar el patógeno al microscopio o a través de un cultivo dirigido (diagnóstico del LCR).

Análisis de sangre y PCR:

A continuación se toma una muestra de sangre para determinar el tipo y la cantidad de bacterias. Si se sospecha de meningitis meningocócica, se prefiere la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) porque es un método de detección especialmente rápido. La muestra de sangre también puede utilizarse para averiguar los niveles de inflamación, que son elevados en la meningitis.

Más exámenes:

Otros métodos de examen son la resonancia magnética o la tomografía computarizada. Con la ayuda de estos exámenes, se pueden detectar las complicaciones y los cursos graves en una fase temprana (por ejemplo, la inflamación del cerebro y las alteraciones del drenaje del líquido cefalorraquídeo), y se puede encontrar el lugar de origen de la infección (por ejemplo, nasal, sinusitis y sinusitis): Inflamación de los senos nasales, inflamación de la apófisis mastoides detrás del oído medio).

La meningitis bacteriana también puede provocar trastornos de la audición y el equilibrio, que pueden comprobarse con la ayuda de pruebas audiométricas, potenciales evocados acústicos (audiometría de tronco cerebral, AEP) y pruebas de equilibrio.

Terapia

La meningitis bacteriana no debe ser tratada en ningún caso por uno mismo, por lo que la persona afectada debe acudir inmediatamente al médico.

Una vez extraída la sangre y el líquido cefalorraquídeo (es decir, el líquido nervioso), el tratamiento con antibióticos tiene lugar inmediatamente. Esto también se hace si sólo hay una sospecha y aún no se ha determinado el patógeno definitivo. En este caso, se administra una combinación de varios antibióticos (cefalosporina y ampicilina).

Una vez conocido el patógeno y comprobada su sensibilidad a los antibióticos, el tratamiento posterior se realiza con un solo fármaco adecuado. Además, se administra un preparado de cortisona (dexametasona) para contrarrestar la inflamación del cerebro.

Las personas afectadas por la meningitis bacteriana deben ser tratadas definitivamente en el hospital. A menudo, incluso es necesario el ingreso en la unidad de cuidados intensivos. El tratamiento aislado se administra en los primeros días para prevenir una mayor infección. Una vez que la terapia antibiótica ha mostrado sus primeros efectos, el peligro de infección ha terminado.

Otra medida importante es eliminar el lugar de origen de la infección, siempre que la persona afectada no haya sido infectada por un paciente con meningitis. Por este motivo, primero se realiza un examen por parte del otorrinolaringólogo, seguido de un examen del tórax y el abdomen. Si se detecta una infección de los senos o de la mastoides o un absceso, se repara quirúrgicamente lo antes posible.

Previsión

El estado general del paciente y el momento en que se inicia la terapia son decisivos para el proceso de curación. La infección meningocócica tiene el mejor pronóstico. La tasa de mortalidad media aquí es del 10%.

En cambio, la tasa de mortalidad de las infecciones neumocócicas es de aproximadamente el 25%, y la de la listeria, del 50%.

Los bebés y las personas mayores suelen tener un peor pronóstico. La razón es que la meningitis suele reconocerse y tratarse más tarde. Como resultado, la tasa de mortalidad aquí es de alrededor del 70%.

Aproximadamente la mitad de los afectados por la meningitis bacteriana sufren complicaciones como parálisis de los nervios craneales, accidentes cerebrovasculares o edema cerebral (acumulación de agua en el cerebro).

Una vez superada la meningitis, algunos pacientes siguen sufriendo secuelas persistentes, como trastornos auditivos, problemas de concentración y memoria, parálisis y ataques epilépticos.

Prevención

Para prevenir la meningitis bacteriana, la Comisión Permanente de Vacunación del Instituto Robert Koch (STIKO) ha emitido una recomendación de vacunación para los lactantes y niños pequeños. Esto incluye las vacunas contra el haemophilus influenzae, los neumococos y los meningococos.

En el caso de los adultos, esta recomendación de vacunación sólo se aplica si su sistema inmunitario está debilitado por una enfermedad crónica, si entran en contacto con material infeccioso en un laboratorio microscópico o si se planea un viaje a un país donde la meningitis bacteriana es frecuente. Este es el caso de África, por ejemplo. También se habla del cinturón de la meningitis, que se refiere a una zona en la que se producen con más frecuencia epidemias de meningitis bacteriana causada por meningococos.

Anuncio

Anuncio

El asistente personal de medicamentos

Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.

This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.