Obesidad (adiposidad)

Obesidad (adiposidad)
Clasificación Internacional (CIE) E66.-
Síntomas Aumento de peso, acumulación anormal de grasa, Rendimiento físico limitado, Hiperhidrosis, Acidez de estómago, Apnea del sueño, Mayor riesgo de enfermedades secundarias
Posibles causas Gene, factores psicosociales, Inactividad física, Demasiado consumo de energía, Medicamento
Posibles factores de riesgo Inactividad física, Demasiado consumo de energía, trastornos mentales, Estrés psicológico, cambios drásticos en la vida
disease.indicated_substances Orlistat , Sibutramina , Bupropión , Naltrexona

Básico

La obesidad es el aumento relativo de la masa grasa. Esto significa que hay una cantidad desproporcionada de grasa en contraste con los otros materiales de construcción del cuerpo. Se utilizan varias cuantificaciones para distinguir la obesidad del sobrepeso.

El índice de masa corporal (IMC)

Actualmente, el IMC desempeña un papel importante en el diagnóstico de la obesidad. Este valor relaciona la altura con el peso. El IMC se calcula aplicando la fórmula "(peso en kg) / (altura en m)²".

En función del IMC, se dividen varias clases de peso:

  • Bajo peso: IMC inferior a 18,5
  • Peso normal: IMC entre 18,5 y 25
  • Sobrepeso: IMC entre 25 y 30
  • Obesidad: IMC superior a 30

Aunque el IMC es probablemente la medida más común del peso corporal hoy en día, también tiene una desventaja decisiva. La composición del peso corporal no se tiene en cuenta en absoluto. Por ello, a menudo se indica sobrepeso o incluso obesidad, sobre todo en los deportistas, aunque su porcentaje de grasa esté dentro del rango normal.

Relación cadera-cadera (relación cintura-cadera)

Otro criterio importante de evaluación del peso corporal es la relación entre el perímetro de la cadera y el de la cintura. Para ello, basta con dividir el perímetro de la cintura por el de la cadera.

Según los límites de riesgo establecidos por la OMS, la relación cadera-cintura debe ser inferior a 0,85 para las mujeres y a 1,00 para los hombres. Otros institutos sugieren una relación cadera-cintura inferior. Por ejemplo, debe ser inferior a 0,80 para las mujeres y a 0,90 para los hombres.

Medición de la circunferencia abdominal

La circunferencia abdominal también puede utilizarse para evaluar el peso corporal. Estudios recientes han demostrado que la circunferencia abdominal es de gran importancia para la evaluación de un peso corporal saludable.

En el caso de las mujeres, el perímetro abdominal debe ser inferior a 80 cm, y en el de los hombres, inferior a 94 cm. Un perímetro abdominal de más de 88 cm en las mujeres o de más de 102 cm en los hombres se considera una distribución dudosa de la grasa, lo que conlleva un riesgo muy elevado de enfermedades secundarias.

Clasificación de la distribución de la grasa

La obesidad puede clasificarse en dos formas según la distribución de la grasa.

  • Obesidad abdominal: A menudo se denomina barriga cervecera y es más común en los hombres. El riesgo de enfermedades secundarias aumenta considerablemente con este tipo de distribución de la grasa. Por ello, se suele denominar grasa abdominal peligrosa.
  • Obesidad periférica: En este caso, la grasa se distribuye uniformemente en el tejido graso subcutáneo. Los depósitos de grasa más grandes se encuentran principalmente en las extremidades, como las caderas. Esta forma de distribución suele denominarse también forma femenina y es menos peligrosa que la obesidad abdominal.

Causas

La obesidad se divide en causas primarias y secundarias. En la obesidad secundaria, existe una enfermedad subyacente que podría ser la causa. En la obesidad primaria, la condición existe sin que se encuentre una enfermedad subyacente.

Obesidad primaria

En muchos casos, se desconoce la causa exacta. Dado que suele ser hereditaria, se supone que tanto los genes como los factores psicosociales desempeñan un papel. Además de los genes, también heredamos ciertos rasgos de comportamiento de nuestros padres. Estas se refieren principalmente al estilo de vida, que suele heredarse de los padres, aunque sea todo menos saludable.

Obesidad secundaria

En términos de números, esto sólo juega un papel menor. No obstante, es importante excluir esta forma antes de iniciar una terapia. De lo contrario, el tratamiento utilizado puede ser no sólo ineficaz, sino sobre todo peligroso.

Las posibles enfermedades subyacentes que pueden desencadenar la obesidad son

  • cambios hormonales
  • hipotiroidismo
  • Enfermedad de Cushing
  • Ovario poliquístico
  • Tumor benigno del páncreas con secreción de insulina
  • Cambios en el sistema nervioso central
  • Daños en el hipotálamo
  • Neoplasias en o sobre el hipotálamo

Además de otras enfermedades, los fármacos también pueden estar implicados en el desarrollo de la obesidad. Entre ellos se encuentran los antidepresivos, neurolépticos, hipnóticos, antiepilépticos, esteroides, antihistamínicos, antidiabéticos orales e insulina.

Investigación de otras causas

Aunque la obesidad afecta a un gran número de personas y tiene un impacto muy negativo en la salud, todavía hay relativamente pocos datos sobre su desarrollo y tratamiento. Hoy en día, cada vez se investiga más en este ámbito. Esto debería conducir al desarrollo de nuevos y más eficaces métodos de tratamiento y prevención.

Por ejemplo, ahora se sospecha que, debido a un desequilibrio de ciertos neurotransmisores en el cerebro, la regulación del apetito y la saciedad no funciona en muchas personas obesas. Así, se sigue enviando una señal de hambre incluso cuando hay un excedente de energía. Además, la sensación de saciedad está ausente, lo que aumenta aún más el exceso de nutrientes.

Esta teoría se apoya en el hecho de que todos los pacientes con obesidad tienen un balance energético positivo. Esto significa que se toman más nutrientes de los que el cuerpo consume. Sin embargo, se desconoce la razón por la que esto es así, por qué el cuerpo no lo evita por sí mismo.

Malos hábitos de vida y obesidad

Con todos los intentos de aclarar las causas de la obesidad severa, hay que mencionar, sin embargo, que por encima de todo, el estilo de vida también juega un papel importante. La inactividad física y la ingesta excesiva de energía deben conducir simplemente a la acumulación de reservas de grasa.

También se puede observar en muchas personas obesas que sobre todo el estrés psicológico y los cambios drásticos en la vida hacen que el peso se descontrole. Por ejemplo, un matrimonio, una separación o un cambio de carrera. En las mujeres, los embarazos también desempeñan un papel importante. Los trastornos mentales, como la depresión, también suelen provocar un aumento de peso.

A lo largo de la vida, el peso corporal aumenta casi automáticamente. Es un proceso lento que se prolonga hasta los 65 años aproximadamente. E incluso a una edad avanzada, el aumento de peso se observa a menudo porque las actividades físicas están limitadas debido al desgaste del sistema musculoesquelético y otras enfermedades. Por lo tanto, a menudo ya es un éxito si uno puede mantener su peso constante durante muchos años.

Síntomas

En general, el riesgo de enfermedades secundarias aumenta cuanto más prolongada y pronunciada es la obesidad. Por ejemplo, las llamadas adipokinas proinflamatorias, es decir, sustancias mensajeras de origen hormonal producidas en el tejido adiposo humano, pueden estar implicadas en el desarrollo de la diabetes mellitus de tipo 2 o la arteriosclerosis.

A continuación se describen algunos sistemas corporales y daños ejemplares causados por la obesidad. Esta no es en absoluto una lista completa de las posibles consecuencias de la obesidad.

Sistema cardiovascular

Sistema respiratorio

  • disnea de esfuerzo
  • Síndrome de apneaobstructiva delsueño
  • insuficiencia respiratoria
  • atelectasia
  • síndrome de hiperventilación

Sistema metabólico

Otros

Según varios estudios y estadísticas, la mortalidad aumenta con el IMC. Cuanto más pronunciada es la obesidad, más probable es la muerte prematura. Sin embargo, los daños causados por la obesidad no son necesariamente permanentes. Muchos cambios y trastornos pueden revertirse o al menos reducirse reduciendo el peso.

Diagnóstico

Al indicar el peso y la altura y medir el perímetro abdominal y de la cadera, es posible determinar de forma rápida y sencilla si existe un peso corporal normalizado o no.

El historial médico

Para que el tratamiento sea posible, hay que seguir haciendo una historia clínica detallada. Debe incluir toda una serie de puntos que sirvan para hacer un diagnóstico exacto y facilitar la elección de la terapia adecuada.

Debe abarcar al menos los siguientes temas:

  • Antecedentes familiares: discusión de la genética así como de la herencia social de los comportamientos, ya que ambos juegan un papel esencial en el desarrollo de la obesidad.
  • Historia social: búsqueda de información sobre la situación socioeconómica del paciente. Es importante que el entorno, la situación vital, las estructuras familiares y el círculo de amigos del paciente se tengan en cuenta en el diagnóstico y la terapia para lograr el éxito.
  • Historial de medicación: Tanto la medicación actual como la anterior pueden dar una indicación de las causas, de los daños en los órganos que ya se han producido y de los enfoques terapéuticos que no han tenido éxito. No sólo hay que hablar de los medicamentos recetados, sino también de los de venta libre y de los complementos alimenticios.
  • Historial depeso: Además del peso actual, también debe documentarse el historial de peso. Esto da pistas sobre las causas y, por tanto, también sobre los posibles enfoques terapéuticos.
  • Historial dela dieta: los intentos fallidos de reducir el peso dan indicios del sufrimiento causado por el sobrepeso y ayudan a utilizar mejores métodos cuando se vuelve a intentar.
  • Historial dietético: puede consistir en un diario alimenticio honesto y detallado. No sólo se utiliza para el diagnóstico, sino que también puede aplicarse con fines terapéuticos.
  • Motivospara la reducción de peso: Para desarrollar un plan, es importante conocer los motivos. Los valores objetivo también dependen de la motivación.

Exámenes físicos

Tras la anamnesis, está indicado un examen interno y físico completo para comprobar hasta qué punto la obesidad ha provocado ya daños en otros sistemas orgánicos. Especialmente el sistema cardiovascular, el metabolismo de las grasas, el metabolismo del azúcar y la presión arterial se ven afectados negativamente por la obesidad.

Terapia

El tratamiento de la obesidad sólo suele estar indicado a partir de un IMC de 30. Sin embargo, algunos factores pueden hacer que la intervención médica sea útil incluso a partir de un IMC de 25. Esto es especialmente útil en el caso de la obesidad abdominal o de dos factores de riesgo adicionales. Lo mismo ocurre con las enfermedades existentes que pueden mejorar con la reducción de peso.

Para que la terapia tenga éxito, debe establecerse un horario individual y realista. El objetivo debe ser primero estabilizar el peso actual y luego reducirlo lentamente. Las siguientes son algunas de las estrategias que podrían utilizarse en la reducción de peso.

Reducir el consumo de calorías

El objetivo principal debe ser reducir la ingesta de grasas, e idealmente reducir la ingesta total de energía. Debe procurarse un déficit energético diario total de 500 a 800 kcal.

Actividad física

La actividad física puede aumentar el consumo de calorías. Además, el ejercicio también puede reducir el apetito y controlar mejor el estrés. Para muchos, el deporte es también un evento social estabilizador. Además, el ejercicio siempre tiene un efecto positivo sobre el sistema cardiovascular, que se ve especialmente afectado por la obesidad.

Lo ideal es hacer ejercicio al menos tres veces por semana durante 30 minutos. Por supuesto, es mejor hacer ejercicio con más frecuencia y durante más tiempo. En general, sin embargo, debe fijarse objetivos alcanzables. Al fin y al cabo, es mejor hacer poco ejercicio de forma regular que realizar entrenamientos intensos de forma irregular. Estos no tienen ningún efecto positivo adicional sobre el peso y también pueden tener un efecto desmotivador.

Más apoyo

Dependiendo de su situación personal, la pérdida de peso puede apoyarse en muchas otras medidas. Entre ellas se encuentran las terapias conductuales, el apoyo psicosocial y la participación en grupos de autoayuda.

Tratamiento farmacológico

Existen formas de comprimidos y de polvo para ayudar a la gente a perder peso. Por ejemplo, se utiliza el antiadipositivo Orlistat (Xenical), que inhibe el páncreas para que las grasas no se absorban tan bien. Otro fármaco es la sibutramina anorexígeno (Reductil), que favorece la sensación de saciedad a través de sustancias mensajeras en el cerebro. Actualmente se están desarrollando otros medicamentos.

Sin embargo, ni siquiera el mejor medicamento de venta libre es adecuado como único medio de reducción de peso, por lo que los medicamentos deben tomarse en combinación con otras medidas de reducción de peso si es necesario. Además, sólo está indicada en casos especiales y después de que hayan fracasado las medidas conservadoras no farmacológicas.

Terapia quirúrgica

Los pacientes siempre deben ser informados detalladamente de los riesgos y consecuencias de la cirugía. Esto se debe a que la obesidad existente también aumenta en gran medida el riesgo durante la cirugía.

La indicación de la cirugía sólo se da a partir de un IMC de 40. Con un IMC superior a 35, se puede considerar la cirugía si las enfermedades concomitantes requieren una rápida reducción de peso o si todos los demás intentos de terapia han fracasado.

En principio, estas intervenciones quirúrgicas tratan de reducir el volumen del estómago. Esto hace que se limite la ingesta de alimentos, lo que a su vez hace que se reduzca el peso.

Los distintos procedimientos incluyen

  • Banda gástrica:Se coloca una banda de silicona alrededor del estómago y luego se llena de líquido según sea necesario. Esto hace que la entrada al estómago sea más pequeña y que sólo se puedan ingerir pequeñas cantidades de alimentos a la vez.
  • Gastroplastia vertical: Se utilizan grapas para separar parte del estómago y asegurarlo con una banda de silicona.
  • Balón gástrico: Se introduce un balón en el estómago y se rellena con más o menos líquido según sea necesario. Este método apenas se utiliza hoy en día porque conlleva algunas complicaciones.

Sin embargo, para una reducción permanente del peso corporal, también deben cambiarse y optimizarse los hábitos alimentarios. Además, los pacientes necesitan una atención interna, nutricional y psicológica intensiva después de la operación.

Recomendaciones dietéticas para la obesidad

Para poder mejorar la propia dieta, primero hay que conocer las propias necesidades energéticas. Esto depende, entre otras cosas, de la altura, el peso, el sexo y el esfuerzo físico de la vida cotidiana. En función de sus necesidades energéticas, podrá calcular la cantidad de calorías que debe consumir cada día.

Es importante asegurarse de que todos los componentes de los alimentos se consumen en cantidades suficientes. Para ello, hay que estudiar intensamente la composición de los alimentos y su contenido energético cuantitativo y cualitativo. Incluso a la hora de hacer la compra, hay que tener cuidado de comprar los alimentos adecuados. Para ello, hay que practicar la lectura e interpretación correcta de la información nutricional de los envases de los alimentos.

No sólo el tipo de alimentos que se consumen, sino también su preparación juegan un papel importante. Por ejemplo, hay que volver a los métodos de preparación bajos en grasa que además no destruyen el contenido vitamínico de los alimentos.

No hay cambios a corto plazo

Independientemente de cómo cambie su dieta, siempre debe ser una optimización a largo plazo y no dietas a corto plazo. Suelen conducir a una rápida reducción de peso, pero el temido efecto yo-yo rara vez está ausente.

Para conseguirlo, sólo hay que emprender cambios con los que se pueda vivir a largo plazo. Probablemente sea poco sostenible decir que no volverás a picar, pero puedes reducir drásticamente la cantidad de dulces que comes.

Consejos concretos para una mejor alimentación

Pero, ¿qué cambios concretos se pueden hacer ahora para conseguir una mejor alimentación? A continuación se dan algunas pistas. Al final, tienes que probar lo que es factible y eficaz para ti.

Posibles cambios para una buena alimentación:

  • Eliminar o reducir drásticamente el alcohol.
  • Reducir los carbohidratos, que impiden que el cuerpo descomponga las grasas
  • Aumentar la cantidad de proteínas en la dieta, que sobre todo también frena el apetito
  • Reducir la ingesta de grasas, concentrándose en los ácidos grasos insaturados
  • Ingesta suficiente de líquidos en forma de bebidas no azucaradas

Medidas generales para mejorar el comportamiento alimentario

  • Las comidas deben realizarse siempre en el mismo lugar, si es posible.
  • Hay que tomarse el tiempo suficiente para disfrutar de la comida.
  • Una preparación y presentación atractiva de la comida aumenta el factor de disfrute.
  • Deben evitarse por completo las distracciones durante la comida.
  • En lugar de recoger más, se debe servir una porción adecuada al principio.
  • Mejora de la sensación de saciedad gracias a la alta ingesta de proteínas y a la reducción de grasas
  • Carbohidratos en forma de hidratos de carbono complejos (fibra, cereales integrales)
  • Reducción de los hidratos de carbono simples (azúcar)
  • En caso de que surja la sensación de hambre, la distracción puede lograrse mediante una actividad deportiva, pasatiempos o medidas sencillas como lavarse los dientes.

Previsión

La reducción de peso real no es el gran problema para muchos de los afectados. Mediante dietas y ejercicios, siempre consiguen perder algunos kilos de peso. Pero después de la dieta suele ser casi imposible mantener el nuevo peso. El efecto yo-yo suele hacer que, unos meses después de la dieta, el peso sea aún mayor que antes de la misma.

Una reducción de peso permanente sólo puede lograrse mediante conceptos de tratamiento a largo plazo. No hay que querer llegar a un determinado peso deseado en un tiempo determinado, sino llevar una vida más sana a través de un cambio permanente en el estilo de vida, que elimine lenta pero permanentemente los kilos de más.

Por lo tanto, una dieta no debe estar orientada principalmente al éxito, sino que debe funcionar como una dieta equilibrada para toda la vida. Hay que optimizarlo para que sea sano y tenga buen sabor. Sólo así es factible a largo plazo. Una buena nutrición por sí sola tampoco es suficiente, sino que debe combinarse siempre con una actividad física suficiente.

Prevención

La medida más importante y eficaz para prevenir la obesidad es alcanzar y mantener un peso estable. A lo largo de la vida, la tendencia del peso corporal es siempre creciente. Ya es un éxito si uno puede mantener el peso actual y desafiar la tendencia general de aumento de peso.

Para ello, se debe hacer hincapié en una composición alimentaria baja en grasas y rica en fibra. Los alimentos con baja densidad energética son especialmente adecuados para evitar el aumento de peso. Estos tienen pocas calorías porque son ricos en agua o fibra.

Hay que evitar, en la medida de lo posible, los tentempiés, la comida rápida y las bebidas azucaradas o alcohólicas.

Al hacer ejercicio, el entrenamiento de resistencia es especialmente útil, ya que aumenta el consumo de calorías de forma desproporcionada. De este modo, el aumento de la actividad muscular puede prevenir permanentemente la obesidad.

Principios editoriales

Toda la información utilizada para los contenidos procede de fuentes verificadas (instituciones reconocidas, expertos, estudios de universidades de renombre). Concedemos gran importancia a la cualificación de los autores y a la base científica de la información. Así nos aseguramos de que nuestra investigación se base en hallazgos científicos.

Danilo Glisic

Danilo Glisic
Autor

Como estudiante de biología y matemáticas, le apasiona escribir artículos de revista sobre temas médicos de actualidad. Debido a su afinidad por los números, los datos y los hechos, se centra en la descripción de resultados relevantes de ensayos clínicos.

El asistente personal de medicamentos

afgis-Qualitätslogo mit Ablauf Jahr/Monat: Mit einem Klick auf das Logo öffnet sich ein neues Bildschirmfenster mit Informationen über Medikamio GmbH & Co KG und sein/ihr Internet-Angebot: medikamio.com/ This website is certified by Health On the Net Foundation. Click to verify.
Medicamentos

Busca aquí nuestra extensa base de datos de medicinas de la A a la Z, con efectos e ingredientes.

Sustancias

Todas las sustancias activas con su aplicación, composición química y medicinas en las que están contenidas.

Enfermedades

Causas, síntomas y opciones de tratamiento para enfermedades y lesiones comunes.

El contenido que se muestra no sustituye al prospecto original del medicamento, especialmente en lo que respecta a la dosis y el efecto de cada uno de los productos. No podemos asumir ninguna responsabilidad por la exactitud de los datos, ya que los datos se han convertido en parte de forma automática. Siempre se debe consultar a un médico para el diagnóstico y otras cuestiones de salud. Más información sobre este tema se puede encontrar aquí.